Río Cuarto |

Energías renovables, una materia que aún está pendiente en la ciudad

Si bien se han impulsado algunas acciones aisladas, todavía falta una política integral. Respeto pide que se instalen paneles solares en el Concejo. Cambiemos dice que se incumplió con una ordenanza

Aunque la actividad es ponderada cada vez que se plantea en el debate público, el desarrollo de energías renovables en Río Cuarto es una materia todavía pendiente. Sin bien se han impulsado algunas acciones aisladas desde el Estado, falta una política integral que permita fomentar las propuestas de este tipo. 

En ese marco, el partido Respeto presentó un proyecto de ordenanza para que se instale un sistema fotovoltaico de 5Kw/h de potencia en el techo del Concejo Deliberante, como una prueba piloto de generación distribuida de energía (adhiriendo a la Ley Nacional 27.424/17). 

Franco Altamirano, autor de la iniciativa, explicó a PUNTAL que la idea es que la implementación de este sistema se replique en otras dependencias municipales, con el objetivo de que el Estado local genere la energía que consume.

“Entendemos que es necesario que el Municipio comience a generar y a utilizar energías renovables en sus dependencias. En todo el mundo, la sustentabilidad se está estableciendo como un nuevo paradigma. Sin embargo, se lo ve como algo para aplicar en el futuro, ya que no se desarrollan acciones en el presente. Se habla mucho de las cuestiones del ambiente, pero no se llevan a la práctica”, dijo Altamirano.

“El sol es una de las fuentes de energía limpia e inagotable, a diferencia del petróleo y el gas. Hoy, el 80 por ciento de la energía que utilizamos en el país se basa en energías agotables. El objetivo del proyecto es instalar un sistema que permita convertir la radiación solar en electricidad”, agregó. 

Para el concejal opositor, los paneles solares ya son competitivos y remarcó que se utilizan en muchas viviendas rurales. 

“Una de las cuestiones más importantes es que la energía solar no genera calentamiento global debido a que no produce monóxido de carbono. Es decir, casi no tiene niveles de contaminación. Además, no es necesario contar con un gran cableado para su instalación”, detalló. 

-¿Cómo es el sistema que proponen?

-Proponemos un sistema que esté conectado a la red por medio de transformadores, para que no sea necesario implementar baterías. De esta forma, la energía solar que se genere podrá ser conectada a la red de Epec para compensar el gasto. Es el mismo esquema que actualmente utiliza el colegio Leonado Da Vinci. 

-¿De qué forma?

-El colegio Leonardo Da Vinci tiene 46 paneles solares que producen 10 Kw/H. A través de un convenio, inyectarán los excedentes a la red, principalmente durante el verano, cuando la institución tiene actividad reducida. Esto le permitirá compensar casi el 90% del consumo eléctrico que tiene el colegio. Si bien no llega al autoabastecimiento total, de $ 20 mil pesos mensuales que pagaban de electricidad, van a abonar $ 2 mil. La Facultad de Ingeniería de la Universidad va a implementar un sistema similar. El Municipio de Olaeta ya lo hizo y va a tener un ahorro anual de $ 250 mil. 



Energía social



A todo esto, Franco Altamirano dijo que sería muy importante que el Municipio desarrolle el concepto de energía social. Al respecto, el concejal explicó que, además de ahorrar gastos con la implementación de paneles solares, la comuna podría distribuir el excedente energético entre las instituciones y viviendas que se encuentran en emergencia económica. 

-¿Qué costo tendría el sistema que proponen en el Concejo?

-El costo total de la implementación del sistema ronda los 13 mil dólares ($ 300 mil). Si se firma el convenio con Epec, se produciría un ahorro energético equivalente al 40%. A medida que pase el tiempo, el beneficio será más importante. 

-¿Es aplicable desde el punto de vista económico?

-El ejemplo más claro que hay en la ciudad es el sistema del colegio Leonado Da Vinci. Ellos gastaron $ 1 millón y ahorran $ 18 mil por mes en electricidad. Por lo tanto, en tres o cuatro años ellos van a cubrir la inversión inicial. Las pantallas solares tienen una vida útil de al menos 20 años, por lo que tendrán no menos de 16 años de beneficios. Es decir, van a tener luz casi gratis, van a ahorrar mucho dinero. 



Qué dice el Municipio 



Desde el Municipio aseguraron que están dispuestos a analizar el proyecto de ordenanza presentado por el partido Respeto y que, para eso, se va a buscar el asesoramiento de especialistas. 

Además, indicaron que todo lo que tiene que ver con las energías limpias y renovables se está trabajando en conjunto con la Fundación Leonardo Da Vinci. 

En ese sentido, recordaron que se instalará un árbol tecnológico en Plaza Olmos, que ofrecerá wi fi gratuito y agua caliente. La unidad se alimentará de energía por medio de paneles solares, lo que marca un primer paso hacia la incorporación de este tipo de sistemas en la ciudad. 



Nicolás Cheetham

ncheetham@puntal.com.ar