Familiares y amigos de Alexis González, el joven de 19 años asesinado a puñaladas durante el último fin de semana en la ciudad de Córdoba, realizaron una protesta pidiendo justicia por el crimen, que terminó con serios incidentes y enfrentamientos con la policía.

La concentración tuvo como epicentro la vivienda del joven de 22 años acusado de ser el autor del hecho. Se trata de la esquina de las calles Paso de Uspallata y Esmeralda de barrio San Martín, a pocas cuadras del lugar del crimen.

La manifestación terminó con disturbios de gravedad, la Policía disparó con balas de goma y proyectiles disuasorios para desconcentrar la protesta. Los manifestantes también dañaron un patrullero policial.

Los familiares del joven asesinado aseguraron que los uniformados reprimieron con balazos de goma luego de que ellos quemaran ramas en la calle y de que pintaran mensajes contra el supuesto asesino en la vereda de su vivienda. Valeria, la hermana de Alexis, afirmó a El Doce: “Estábamos tranquilos y cuando los chicos quisieron escribir ‘asesino’, nos corrieron a los balazos”.

Sumado a esto, los allegados de la víctima afirmaron que la madre del supuesto asesino tendría un cargo político como funcionaria. También acusaron al padrastro del joven de 22 años de haberle suministrado el cuchillo con el que mataron al joven.

Señalaron que la familia del detenido tiene “conexiones en la Policía”, situación que le otorgaría ciertos privilegios. “Mientras tanto, Alexis está enterrado. Quiero justicia”, exclamó Valeria.

Desde la Policía indicaron que los protestantes dañaron un patrullero y que se usaron armas no letales para repeler las agresiones. También se presentó en el lugar personal de bomberos para sofocar el fuego por la quema de ramas en la calle.