Río Cuarto | entrevista | Giordano | Anses

"El Gobierno comunica bien pero muestra incapacidad para actuar"

Osvaldo Giordano dijo ayer a Puntal que se encontró con una Anses "precaria" y agregó que denunció una "caja negra" porque era "perjudicial". Reclamó una "solución urgente" a la deuda con Córdoba. No irá a la Provincia

“El Gobierno tiene muy buena capacidad comunicacional pero muestra una gran incapacidad para llevar a la práctica sus ideas”, dijo ayer a Puntal Osvaldo Giordano, quien habló de la “caja negra” de la Anses, de su salida del organismo nacional, del impacto de la quita de subsidios en Córdoba y de su futuro político.

- ¿Cómo fue que detectó esa “caja negra” del Anses por 20 mil millones de pesos?

- En realidad, es un análisis que hicimos de decisiones de gestión en relación a una serie de contrataciones que tiene Anses. Anses es una institución muy grande con un despliegue territorial en todo el país y dentro de ese proceso de ordenamiento, porque realmente lo que encontramos es una administración muy precaria y muy primitiva en varios aspectos, hallamos este tema del seguro que teníamos que tomar la decisión de renovar o no la póliza. Éste es un seguro, para quienes no lo saben, que contrata Anses a los fines de cubrir la eventualidad de que un beneficiario, generalmente un jubilado que ha tomado un crédito otorgado por Anses, fallezca y no se pueda recuperar el monto debido a la muerte de esta persona. Esta cobertura tradicionalmente Anses la hizo con una figura de autoseguro, es decir, les descontaba a todos los créditos un pequeño porcentaje y con eso cubría las pérdidas. Pero durante el gobierno de Alberto Fernández se decidió cambiarla hacia un seguro explícito, una contratación con Nación Seguros a los fines de cubrir esas pérdidas. Lo que pedí es muy simple, es decir, comparar cuánto cuesta el seguro, cuánto le cuesta a Anses el seguro de Nación respecto a cuánto costaría una administración autoseguro y ese cálculo, muy simple, muy rudimentario, mostraba una diferencia muy grande. Por eso en enero le comunicamos a Nación Seguros la decisión de no continuar con esa cobertura y volver a lo que tradicionalmente hizo Anses, el autoseguro. A partir de ahí hay una investigación periodística. Yo no conocía todo lo que su colega Ricardo Roa explicó en la nota de Clarín respecto a lo que pasaba después de que Anses pagaba a Nación y todo esto causó polémica y una denuncia en la Justicia. Pero lo nuestro fue estrictamente una decisión de gestión, como tomamos muchas en estos pocos días que tuvimos a cargo de Anses, en relación a buscar la mejor alternativa que proteja al Estado.

- ¿Con qué Anses se encontró cuando asumió?

- Impacta las dimensiones del organismo y por otro lado lo primitivo de los mecanismos de gestión.

- ¿Faltaba modernización?

- Exactamente, comparado con lo que era nuestra experiencia en Córdoba, era como volver varias décadas para atrás. Las formas de trabajo, de contratación, el bajísimo uso de tecnología, el maltrato que se le da al ciudadano haciéndole hacer trámites inútiles, muy costosos, burocráticos y lentos. Sorprendió mucho ver tanta brecha con lo que era nuestra experiencia en Córdoba y eso abría una agenda enorme de trabajo porque, como le digo es un organismo muy grande, por lo tanto los cambios no son fáciles de hacer. Difícil también el tema de los recursos humanos. Son 14.000 empleados. De manera inmediata tomamos la decisión de rescindir un poco más de 500 contratos de cargos políticos, lo cual no fue fácil en la implementación. Y así podemos enumerar un montón de cosas.

- ¿Y cómo reaccionó ante la decisión del presidente Javier Milei de sacarlo del cargo?

- Fue una decisión fruto del enojo, que tiene implícito algo. Por ahí muchos creen que es cierto, pero no lo es, que es que la llegada mía y de mi equipo a Anses formaba parte de un acuerdo político que involucraba a (Juan)Schiaretti y a (Martín)Llaryora, que implicaba un apoyo de los legisladores de Córdoba a las iniciativas de gobierno y a cambio unos cargos a nivel nacional, dentro de los cuales estaba el mío. La verdad no es ésa.

- ¿Y cuál es?

- A mí me convocó, primero, Guillermo Francos (Interior) y, luego, Sandra Pettovello (Capital Humano), planteándome esto, el desafío de mejorar la gestión de la Anses y partiendo de un diagnóstico no muy alejado de la realidad, de que es un organismo, además de importante, muy mal administrado. Creo que observaron lo que hicimos en Córdoba. Entonces fue una convocatoria estrictamente para un trabajo de gestión. Ymolesta mucho que se involucren cuestiones personales y se mezclen cosas que no tenían nada que ver con lo que nos habían pedido. Porque si el despido era porque no cumplimos con las metas de mejorar la gestión uno entendía, pero cuando se involucra el hecho de que yo debería haber condicionado el desempeño de mi pareja (Alejandra Torres) en el Congreso es bastante poco justo. Pero, bueno, yo lo entiendo como un error y no más que un enojo por el fracaso que ellos tuvieron en el Congreso y esa reacción que obviamente no la justifico.

- ¿Y cómo ve esta quita de subsidios, la demora en el pago a la Caja de Jubilaciones y esta convocatoria al Pacto del 25 de Mayo?

- Yo creo que el Gobierno tiene una buena capacidad comunicacional y de planteo de temas relevantes. Si usted ve por ejemplo los 10 puntos de esta convocatoria tienen mucho paralelismo con lo que nosotros planteamos en nuestro libro “Una Vacuna Contra la Decadencia” en cuanto a la necesidad de un replanteo profundo del Estado y no caer en ese facilismo de manejarse siempre en un entorno de lo políticamente correcto y no entrar en temas conflictivos. En ese sentido, yo creo que el mérito está claro del Gobierno. Lo que sí muestra el Gobierno es una gran incapacidad para llevarlo a la práctica, tanto desde el punto de vista político como de la gestión. Hasta ahora no ha demostrado habilidades, las mínimas habilidades como para llevar eso a lo concreto y que creo que lo bueno que lo desarrolle. Es imprescindible para el país reformas profundas y tener una buena agenda, pero es clave poseer capacidad para que esa cosa se vea en la práctica, que no es fácil desde la experiencia de gestión en el Estado y ver el nivel de deterioro que tenía antes. Se necesita muchísima capacidad y habilidad para poder cambiar esta triste realidad.

- ¿Córdoba puede quedar desfinanciada con esta quita de fondos y que se demore el pago de la deuda con Anses?

- A eso hay que sumarle la imprudencia o la demagogia de haber quitado Ganancias sin haber contemplado las consecuencias y que ha generado un enorme impacto al financiamiento de la Nación y de las provincias. Con lo cual se empiezan a encender luces rojas. En esa enumeración yo creo que claramente el problema central para Córdoba, y no sólo para Córdoba sino para provincias parecidas como Santa Fe o Entre Ríos, es el problema de la Caja. La decisión del gobierno nacional de no hacer transferencias es totalmente ilegal, injusta y muy desestabilizadora de las finanzas públicas. De manera que es un problema serio que requiere una solución urgente.

- Finalmente, ¿qué va a ser de su futuro?

- Yo le agradezco mucho a Martín (Llaryora)el reconocimiento a mi trabajo en un momento profesional tan difícil que sufrimos tanto Alejandra como yo. Pero él ya tiene el equipo armado. Estoy evaluando alternativas.