Nacionales | Estado | vehículos |

Ligero incremento de 2,3 por ciento en la venta de autos 0 km después de dos años de caída

No obstante, Acara alertó que los concesionarios van rumbo hacia una "descapitalización alarmante" en los próximos meses

Durante junio se comercializaron 36.991 autos 0 km, lo que representó una leve suba del 2,3% interanual tras dos años de caída, incluso a pesar de la pandemia de coronavirus en el país, informó ayer la Asociación de Concesionarios de Automotores (Acara).

El repunte de ventas se produjo tras una baja continua de 24 meses, y acumula en el año 153.099 unidades patentadas en la primera mitad de 2020.

Acara advirtió sobre el "estado de descapitalización alarmante" de los concesionarios.

La marca Volkswagen encabezó las ventas, con 6.309 unidades; seguida de Renault, con 4.675; Chevrolet, 4.112; Fiat, 3.883; Toyota, 3.698; Ford, 3.311; Peugeot, 2.490; Nissan, 1.549; Jeep, 1.241; Citroën, 1.173, y Honda, 537.

El presidente de Acara, Ricardo Salomé, advirtió que 2020 "será un año de casi 200.000 vehículos menos que en 2019, que fue un año muy gravoso para el sector".

"Queremos alertar que ya hay muchos inconvenientes para reponer lo vendido y si la producción e importación no acompañan, en tres meses estaríamos en un estado de descapitalización alarmante por no haber podido reponer 13.000 vehículos de nuestro stock", señaló Salomé.

“La gente sacó turno y visitó las concesionarias con una decisión de aprovechar las bonificaciones vigentes”, explicó Salomé. Otro factor que impulsó las operaciones fue la brecha cambiaria entre el dólar oficial y el blue (a pesar de que bajó en junio), ya que muchos compradores vieron una oportunidad ante la expectativa de devaluación futura.

El comunicado de la cámara indicó que "sería grave detener la demanda por no disponer de vehículos para comercializar, no sólo para nosotros, sino también porque cada 100.000 autos que no se patentan son 83.000 millones de pesos menos de recaudación que el Estado deja de percibir".

Por su parte, el secretario general de Acara, Rubén Beato, sostuvo que la actividad está "sumamente amenazada, poniendo en riesgo a 75.000 familias y esperamos que se pueda dar impulso a un plan de estímulo para el sector, que debe ser uno de los motores de la recuperación".