Deportes |

Estudiantes cerró el año con un gran encuentro familiar en el Predio Pablo Aimar

El Celeste culmina el 2022 del bloque infanto/juvenil. Federico Lussenhoff, coordinador del Predio, y Ariel Abascal, coordinador de infantiles, hacen un balance del año y proyectan el 2023

Estudiantes termina el 2022 en todas sus categorías, desde Primera Nacional hasta 2015. En el Predio Pablo Cesar Aimar se cierra un año que tuvo todos los días más de 400 chicos que iban a entrenar durante la semana y el fin de semana se calzaban la “Celeste” para representar al conjunto de Avenida España en todas sus categorías. En el bloque juvenil consiguieron el título liguero en Sub 17 y Sub 13. Además, hubo un gran desempeño en el bloque de A.F.A jugando de igual a igual contra grandes de la categoría como Belgrano, Instituto o San Martín de San Juan.

En diálogo con Puntal Federico Lussenhoff, coordinador del Predio Pablo Aimar, pudo realizar un análisis de lo que dejó el año en el bloque juvenil, tanto de Liga Regional como la competencia en A.F.A. Además, contó que se pretende desde el Club a la hora de formar a los chicos y lo que se espera de todos los jugadores en formación que pasan por la institución.

- ¿Qué trabajo se realizó desde tu llegada a Estudiantes?

- Pudimos mejorar la proyección de los chicos desde que llegué, junto a profesionales y la gente que trabajaba en el club. Hicimos un proyecto para poder minimizar errores y que los chicos puedan tener una base sólida para poder evolucionar en las competencias. Transcurrieron dos años desde el inicio del proyecto y este club, con estas características, tiene mucho para mejorar a nivel nacional. El primer equipo está a las puertas de jugar una Primera División y desde el bloque infanto/juvenil nos estamos tratando de acercar a ese lugar.

- ¿El bloque juvenil tuvo los resultados esperados este año?

- Si porque se pudo clasificar en varias categorías de la Liga a la próxima instancia. La sub 17 “A” y sub 13 “A” consiguieron el campeonato. Estamos trabajando la adaptación a la cancha grande y por eso jugamos un torneo en Banda Norte. El bloque de A.F.A fue competitivo y estuvo a la altura de las circunstancias, hasta le pudimos ganar en una categoría a Belgrano de Córdoba por primera vez en la historia (7ma 4-2 en el Predio Pablo Aimar). También en categorías 2009, 2010 y 2011 hicimos varios amistosos a nivel nacional para que puedan competir a nivel de A.F.A. Hay una idea a nivel club de que si queremos ser mejores debemos jugar contra los mejores. Respetamos, y le damos valor, a la Liga Regional, pero tratamos de hacer amistosos con equipos que están en primera división.

- ¿La temporada en A.F.A en juveniles fue como esperaban?

- Desde lo personal siempre quiero más. En todas las categorías tuvimos un muy buen inicio de año y después se pudo mantener. En la cuarta categoría pudimos adquirir el video análisis y esperamos poder llevarlo a las demás categorías. La novena también se proyecta de buena manera así que es todo positivo.

- ¿Hacia donde apunta el Predio Pablo Aimar a la hora de formar jugadores?

- Primero lo acompañamos cuando empiezan a entender que quieren ser jugadores de fútbol y eso te lo da cuando vuelven de los viajes a otros clubes y tienen el roce con jugadores de otra categoría. También trabajamos desde la parte humana para que estudien y desde la parte familiar para que haya un feedback desde el club y la familia. Se trabaja lo nutricional y psicológico para que puedan estar alineados también con los jugadores de Primera Nacional. Apuntamos a darle un orden para que no sea sólo resultado y que el chico entienda que cuando entra al Predio Pablo Aimar lo vamos a formar para que sea un buen jugador, pero sobre todo una buena persona.

Ariel Abascal: “Fue un año que tuvo la competencia necesaria para dar frutos a futuro”

En el mismo contexto, el coordinador de categorías infantiles de Estudiantes realizó un reconocimiento del año que culmina y los esquemas de trabajo al momento de “formar” a los más chicos del club.

- ¿Qué balance pueden hacer del 2022?

- Cuando uno comienza los años las expectativas son muchas y termina siendo un año muy positivo. Fue competitivo porque tuvimos competencias por todos lados: Liga Regional, torneo en Banda Norte (el clásico campeonato de inserción para los chicos que pasan de cancha chica a grande) y el fin de semana dos categorías van a jugar a Monte Maíz. Fue un año largo y a su vez lindo, pero tuvo la competencia necesaria para dar frutos a futuro.

- ¿En este fin de año se cumplieron las expectativas que tenían al comienzo?

- Claro que sí. Pero el objetivo principal que nos planteamos en cancha chica es el proceso y no el resultado. Eso lo vamos a ver cuando nos sentemos en la tribuna y ver algún jugador en Primera División o que esté dando vuelta por el país. Como formadores apuntamos a darle la herramienta para que puedan pelear donde les toque jugar. Armamos la “pre A.F.A” y eso nos da la posibilidad de llevar a muchos chicos a jugar Córdoba y Buenos Aires. Entonces eso permite la experiencia que años anteriores no teníamos.

- ¿Cómo fue la actividad en el Predio Pablo Aimar para cerrar el año?

- Se realizó como si fuese un entrenamiento, pero fue un “mini” campeonato entre los chicos de distintas edades. Después hicimos choripanes para todos, entrega de medallas, diplomas a jugadores destacados de cada categoría y mejor compañero. También invitamos a la familia para que acompañen. Además, pudieron jugar de manera informal un partido de fútbol enfrentando a padres de distintas categorías y compartir desde ese ámbito.

- ¿Cómo fueron los resultados en infantiles este año?

- Este año no logramos ningún campeonato, pero apuntamos a formar a los chicos que dan el paso a cancha grande. Participamos en el torneo adaptación en Banda Norte con cuatro categorías, que de hecho todas clasificaron, y la 2011 logró el título. Hay que tener en cuenta que llevamos a jugadores dos años más chicos a empezar a jugar en cancha grande y que recién van a dar el salto en 2024 o 2025, pero ya se van formando. También a tener en cuenta que en varias categorías se llegó a semifinales y finales, te diría que en la mayoría.

- ¿Se podría decir, entonces, que el año fue altamente positivo?

- Si ya que en esto de fomentar chicos de abajo hacia arriba fue muy positivo porque respondieron bien y se cumplieron las expectativas que teníamos. Sobre todo, por todos estos niños que consideramos que tienen futuro y ojalá sean el presente del club más adelante. Hoy tenemos buen presente en cancha chica que se va reflejando con el correr de los años en cancha grande.

- ¿Cómo se da el paso a cancha chica a cancha grande?

Hoy por hoy es mucho más fácil y rápido. Años anteriores debíamos enseñarle de todo, desde un offside hasta la posición. Hoy el chico tiene muy incorporado todo, hasta cuestiones tácticas, sólo lo acompañamos en darle orden y herramientas para que esté bien ubicado. La idea es encontrarle la posición en cancha grande y es más fácil por todo lo que ve en la tele, entonces ya sabe posición y movimientos en cancha grande, por lo que sólo nos queda ordenarlos y acompañarlos. Hace dos años que estamos buscando la adaptación a cancha grande. Hay días que sólo hacemos entrenamientos en cancha grande en las categorías mayores (2012 y 2011). Este año empezamos a fomentar jugadores que recién en cancha grande van a jugar en 2025 y para ese entonces van a tener todo más claro. Esto se da porque en el interior estamos atrasados con respecto a Córdoba y Buenos Aires, entonces al tener esa falencia tratamos de acercarnos lo más posible desde los entrenamientos porque allá se trabaja mucho antes el proceso a cancha grande.

- ¿Va a haber torneos de verano o actividad en estos meses próximos?

- A nosotros nos quedará la categoría 2012 que va en enero a jugar a Balcarce y este fin de semana la 2010, 2011 y 2013 van a jugar a Monte Maíz un torneo en cancha intermedia (de 9 jugadores).

- ¿Qué proyectos tienen planeados a futuro, pensando en 2023?

- Hay varias cuestiones a nivel club para sentarse a charlar, pero la idea es seguir con el proceso de adelantar categorías a cancha grande por más que sigan en cancha chica. Hay que adaptar todo y acomodar para que todos tengan la misma experiencia, aunque a veces no se puede por la cantidad de chicos. De igual manera siempre tratamos de que la mayoría pueda pasar por ese proceso.

- ¿Qué se siente cuando un chico que tuviste en cancha chica llega a primera? Ya sea en Estudiantes u otro club.

- Es una sensación hermosa porque uno sigue a todos los clubes en donde hay chicos que han pasado por la cancha chica de Estudiantes. Uno sigue, por ejemplo, a Aldosivi para ver a Rufino Lucero jugar y sé los resultados de ellos por ver a “Rufo” jugar. Lo mismo en el caso de Lucas Suárez (Talleres), Nico Ferreyra (Barracas Central) y todos esos chicos que tuvimos en cancha chica y ahora los vemos triunfar. Lo mismo que el “Chupa” Peralta acá o Foglia, que los tuvimos de muy chicos y ahora triunfan en la primera del club a nivel nacional.

- ¿En el caso de todos estos jugadores el cariño es recíproco y se acercan cuando tienen la posibilidad?

- Siempre están dispuestos a lo que necesitemos. En la pandemia, por ejemplo, trabajamos mucho de manera virtual y todos estaban atentos para hacer alguna charla con los chicos. Tuvimos la chance de que cuenten sus experiencias a los chicos, lo que les costó, como vivieron jugar en cancha chica y disfrutaron el proceso. Te diría que todos respondieron sin problemas y cuando se los acudía nunca dijeron que no. Así que estamos muy contentos porque queda un muy lindo recuerdo, tanto de nosotros con ellos y al revés también.