Deportes | Estudiantes | Marcelo Vázquez | jugadores

Marcelo Vázquez: de la emoción al sueño de escribir una página gloriosa

"Estamos en nuestro mejor momento y queremos traer el campeonato a Río Cuarto", remarcó el entrenador de Estudiantes en la previa de la final ante Sarmiento de Junín

Marcelo Vázquez cumplió hace poco cinco años en el banco de Estudiantes. Los logros conseguidos en este tiempo se han encargado de generar lazos difíciles de destruir entre el mendocino y el Celeste.

#ElDeportivo con Marcelo Vázquez

En esta temporada se sumaron dos hechos que vinieron a fortificarlos. El primero fue el coronavirus. No sólo porque le tocó superar la enfermedad, sino porque las medidas sanitarias lo obligaron a mantenerse alejado de sus vínculos familiares. Río Cuarto se convirtió ya en una especie de hogar adoptivo. El otro suceso es que su equipo está a 90 minutos de conseguir el ascenso a Primera División. De lograrlo, coronará un ciclo espectacular y dará el paso más importante de su carrera como DT.

En diálogo con El Deportivo, Vázquez contó cómo viene siendo esta semana previa al enfrentamiento con Sarmiento de Junín.

-¿Cómo están viviendo esta semana previa?

-Algo que tenemos que rescatar de esta institución es la gran familia que es. Esto queda demostrado en el día a día, cada vez que nos juntamos. Creo que es una política tanto de Alicio como de toda su gente. El sentido de pertenencia es muy fuerte. Estamos todos comprometidos con la causa.

-Cuando pasan estas cosas se suele decir que todas las patas funcionan, que hay mucha cohesión entre las partes que componen el proyecto.

-Siempre lo que nos caracterizó a nosotros para armar grupos es que sea buena gente. Más allá de lo que pueda pasar en lo deportivo. Siempre la hemos pegado en los jugadores que hemos traído. Después, tenés buenos o malos días desde lo deportivo, que no hacen a lo que cada uno es como persona. Ahora estamos enfocados en estos últimos 90 minutos. Ojalá que sea un paso a la gloria.

-En el fútbol se habla mucho de mantener la continuidad y su caso es un ejemplo porque no todos fueron momentos exitosos. Uno recuerda aquella eliminación ante Huracán Las Heras...

-Yo creo que, más allá de esto, lo más importante fue la decisión del presidente. Siempre lo digo, lo remarcó y lo hago público. Primero, porque lo siento así. Segundo, porque es lo que ha demostrado a lo largo de estos años. Es tal cual vos lo decís. Lamentablemente, nos quedamos afuera en aquella oportunidad por penales. Esa misma noche me llamó para decirme que el proceso continuaba. Que creía en el trabajo y no en el resultado. Gracias a Dios, el resultado actual es la consecuencia de ese trabajo y nosotros nos aferramos a ese trabajo. A ese sentido de pertenencia a la institución. Fuimos creciendo mano a mano, pasamos por cosas muy buenas, por cosas no tan buenas, pero siempre creciendo y tratando de dar el máximo. Después, obviamente, tenés que empezar a saltar obstáculos en esto del fútbol. Como siempre repito, yendo de la mano siempre podemos conseguir grandes cosas.

-¿Cómo se imagina el partido con Sarmiento? Es un equipo con mucha experiencia y ustedes tienen una estructura que viene creciendo con todos juntos desde el Federal.

-Hoy (por ayer) con los chicos charlábamos de que este siempre ha sido un grupo que tiene hambre de gloria, de conseguir cosas importantes, de jerarquizarse, de crecer. Más allá de lo deportivo, también desde lo económico, porque uno vive de esto, es un trabajo y es un salto de calidad importante para nosotros. Pero, más allá de eso, me aferro a lo que puede significar la frutilla del postre. Lograr el objetivo para toda la gente de Estudiantes, para toda la ciudad. Sobre todo después de esta pandemia que fue tan sufrida para todos. Poder poner en alto a Río Cuarto y meternos en el hogar de cada uno y darle una alegría es lo que más queremos. También una alegría para nosotros, porque yo particularmente no pasé unos meses muy buenos y la sufrí bastante por muchas cosas personales y hoy tenemos al alcance de la mano algo muy importante. Es algo que está muy cerca y muy lejos, porque son 90 minutos y puede pasar cualquier cosa. Pero nosotros confiamos a muerte en este grupo de jugadores y los chicos están excelente. Esta final nos encuentra en el mejor momento.

-¿Siente que Estudiantes debió haber tenido más puntos de los que finalmente consiguió en la Fase Campeonato?

-Sí, pero no me quejo de nada. Al contrario, siempre estuve convencido con el grupo. Salvo el partido con Deportivo Morón, creo que merecimos un poco más. Dios sabe por qué hace las cosas. Nos tocaba empatar, no podíamos ganar, no podíamos abrir los partidos, de hecho eso nos pasó el domingo con Agropecuario en el primer tiempo. Pero siempre creímos en los jugadores y en que el resultado iba a llegar.

-¿Qué recaudos hay que tomar para la final? ¿Qué diferencias encuentra entre Sarmiento y Estudiantes?

-Lo tenemos bien visto. Es un equipo con jugadores de mucha jerarquía. Un sistema totalmente definido, más allá del cambio de entrenador hace unos partidos atrás. Es un rival que ha llegado los últimos años ha jugar finales y por uno u otro motivo no ha podido ascender. Nosotros sabemos a quién vamos a enfrentar. Seguramente, los rivales nos deben conocer y bastante. Pero hoy me aferro a lo que está haciendo mi equipo. Los jugadores están muy bien desde lo físico y desde lo mental y queremos que lleguen así al sábado. Creo que lo vamos a lograr en estos días que vamos a pasar allá en Santa Fe. No vamos a cambiar nada de lo que venimos haciendo, absolutamente nada. Ni desde lo táctico ni desde lo futbolístico. Al contrario, vamos a tratar de acentuar nuestro funcionamiento y lo que nos ha traído hasta acá, es lo que vamos a poner en cancha para afrontar la final. Vamos a tratar de ganar los duelos, de presionar en campo contrario, de ser intensos, de manejar todo lo que venimos manejando desde que comenzó este torneo.

-¿Dónde se van a entrenar? ¿Cómo va a ser la aclimatación en Santa Fe?

-En ese sentido, quiero destacar el gesto de la dirigencia de permitir que viaje todo el plantel y el cuerpo técnico. Todos los que estamos en el día a día vamos a tener la posibilidad de estar allá. Vamos a entrenar en el predio de Unión. Vamos a un hotel, como corresponde. Creo que vamos a estar muy bien. Vamos a ver qué pasa con la temperatura, no se sabe si no va a haber lluvia. Más allá de eso, nada nos tiene que cambiar la óptica de lo que vamos a buscar, que es traer el campeonato a Río Cuarto y compartirlo con toda la gente.

-Se lo vio muy emocionado después de que terminó el partido con Agropecuario. ¿Qué fue lo que se le vino a la mente en ese momento?

-Me emocioné por cómo fue el partido. Fue muy emotivo. No sólo por lo que pasaba acá, sino porque había que estar prestando atención a lo que pasaba en cada cancha. Después porque, como dije recién, la pase muy mal durante la pandemia, viví momentos muy duros. Estuve lejos de la familia. Más allá de eso, creo que nos faltaba el fútbol, nos faltaba nuestro trabajo. Con Alberto (Salomón) no pudimos viajar y nos tuvimos que quedar acá en Río Cuarto. Fueron momentos duros y todo eso fue un cúmulo de cosas. Me acordé de mis hijos, de mis viejos y creo que ahí exploté un poco. Más allá de eso, estoy bien, muy tranquilo y en el mejor momento, como llegamos todos.

-¿Qué te pasó por la cabeza cuando Estudiantes no podía convertir?

-Yo hablé con los chicos en el entretiempo y les dije que teníamos que abrir el partido. Que era inmerecido el 0 a 0. Sabía yo que Platense iba ganando 2 a 0. Pedí que los chicos no se enteraran de ese resultado. El primer gol llegó desde el arranque y eso nos ayudó muchísimo. Nosotros notábamos que era mucha la diferencia física. Era cuestión de hacer el primer gol, de que se abriera el arco y a partir de ahí empezar a generar situaciones. Se trataba de no disminuir la intensidad. Por eso estaban en el banco los jugadores que estaban. Era para que no se perdiera eso. Hemos evaluado mucho el tema de los cinco cambios y te pueden cambiar los ritmos del partido. Es medio equipo casi el que cambiás. Así que los que están en el banco tienen que estar igual o mejor que los que están adentro.

-¿Cómo se trabaja para conseguir la simbiosis entre los experimentados y los jugadores más chicos que han ido creciendo?

-Yo creo que primero hay que destacar la humildad de Néstor (Ortigoza), de Luis (Ardente), de Gastón (Bottino). Son jugadores que han logrado cosas importantes en la elite del fútbol argentino y, en el caso de Ortigoza, haber jugado mundiales. Yo les reconozco mucho su humildad para transmitirles a los chicos la tranquilidad para afrontar estos momentos. Tenemos un grupo con hambre, con ganas de triunfar y seguir creciendo. Eso se traduce en cómo juega este Estudiantes. Es un equipo ambicioso que siempre quiere seguir progresando. Estamos ante una oportunidad histórica y no queremos dejarla pasar.

-¿Tiene el equipo confirmado?

-Sí, están. No vamos a cambiar demasiado de lo que fue el domingo. Lo vamos a terminar de definir en Santa Fe. La idea es que arranquen los mismos. Por ahí puede haber algunos cambios posicionales.