Deportes | Estudiantes | San Lorenzo | Néstor Ortigoza

"Voy a ser técnico y me gustaría el día de mañana dirigir a Estudiantes"

Néstor Ortigoza ya planifica su futuro después del fútbol profesional y lo tiene bien claro y decidido. Por supuesto que antes hay un último paso por San Lorenzo, que lo espera con los brazos abiertos

“Para mí no es un chau sino un hasta luego, voy a ser técnico y me gustaría el día de mañana poder dirigir Estudiantes, fueron muy amables conmigo, el cariño, el respeto. Lo agradezco y me voy muy contento.”

Nestor Ortigoza en exclusiva con Puntal AM

Así se despedía Néstor Ortigoza el día de ayer en nota con Puntal AM. El volante central está viviendo sus últimas horas en Río Cuarto pero con la sensación de que ya en otra función alguna vez podría volver.

El paso de Ortigoza no pasará jamás desapercibido, por lo que una figura así significa para el fútbol argentino y sudamericano. Uno de los tipos importantes de la década anterior con todo su recorrido, superdistinguido.

Hoy Estudiantes jugará su partido con Almirante Brown y Néstor Ortigoza llevará su ilusión rumbo a San Lorenzo en lo que será el último paso por un club, como jugador de fútbol profesional.

Esto dijo Ortigoza en Puntal AM.

-Me voy contento, feliz, la verdad que la pasamos bien con mi familia, el cariño de la gente que recibimos ni bien llegamos fue impresionante. Hoy, poder volver al club que tanto quiero y reiterarme ahí es un sueño.

-¿Lo tenés programado en términos de fecha al retiro?

-Voy a ir de a poco, pero es mi último contrato seguro.

-¿Qué pensás hacer post fútbol?

-El proyecto está, es ser entrenador. Tengo que prepararme y tratar de tener conocimiento y todo lo que fui aprendiendo como jugador, volcar la experiencia esa y aprender día a día, esa es la idea que tengo, y trabajar mucho.

-Sacado a River, da la impresión de que los clubes grandes se están quedando sin referentes históricos en sus planteles. ¿Pensás que tu incorporación a San Lorenzo obedece a una razón así?

-Sí, por eso es mi llegada a San Lorenzo. Están buscando eso, es un plantel de muchos chicos. Yo al club lo quiero mucho, lo respeto, eso tengo que transmitírselo a mis compañeros, que sepan que están en un equipo grande y para pelear cosas importantes, esa es la idea. Tengo que sumar desde donde me toque.

-¿Qué idea tenés para estar en San Lorenzo?

-Voy a ir a pelear un puesto, a ser suplente no. Esa palabra no me gusta, pero a veces los técnicos toman decisiones, en este caso será así. Si me toca entrar al vestuario y remarla y quedar afuera o si me toca ser titular y estar a la altura de las circunstancias.

-Antes de venir a la ciudad ¿sabías algo de Río Cuarto?

-No tenía conocimiento y me encontré con una ciudad muy limpia, muy ordenada. La gente muy ubicada y el cariño que me llevo de la gente es impresionante. Me voy lleno y muy feliz, por el respeto. También porque se jugadoron dos finales, no pudimos llegar al objetivo. En lo deportivo fueron las derrotas más duras de mi carrera. Yo tengo una edad que no sé si voy a volver a jugar finales. Hoy vuelvo a un equipo grande y se me renueva esa ilusión, pero es muy difícil jugar finales, no es fácil.

-Perdón por la obviedad pero ¿qué impresión te quedó de esos partidos?

-El primer tiempo del primer partido fue espectacular, en el segundo nos quedamos un poco y obvio que con un sabor amargo y me hubiese encantado irme de Estudiantes en Primera División.

-¿Se han acostumbrado hoy a jugar sin público?

-Jugar con cancha vacía es muy raro, cambia todo. La adrenalina cuando entrás a la cancha y empezás a escuchar que la gente está cantando, cuando salís a hacer la entrada en calor, o cuando errás un pase o cuando la pisás. Siempre está ese murmullo para bien o para mal que hoy ya no se escucha. Cuando llegué a Estudiantes la cancha explotaba, le ganamos a Platense, fue hermoso y me encantó.

-Llegaste en un tiempo sin pandemia y en un mediocampo con Cabrera y Bottino que prometía mucho fútbol.

-Nos sentimos muy cómodos, después el Colo se va para Banfield. Eso es otra cosa que tiene el fútbol, te acostumbrás a jugar con un sistema y después o se va el técnico o se va un compañero. Tenés que cambiar constamente el chip.

-La impresión que queda es que la esencia del pibe de Merlo, partido de Libertad, no se perdió nunca ¿vos lo sentís así?

-Yo disfruto siempre los momentos, disfruté mi infancia, cuando estuve en Primera, disfruté estando en Estudiantes y ahora disfrutaré mi último paso en San Lorenzo. Trato de ser feliz donde estoy y llegar a los objetivos.

-¿Con Paraguay te quedó vínculo futbolístico?

-Sí, claro, hace unos diez días hablé con Justo Villar (histórico arquero paraguayo), también hablo con Roque Santa Cruz, Paulo Da Silva. Hablo mucho con los chicos.

-Con todo tu recorrido en el fútbol ¿qué es lo que más te queda de tu carrera?

-Siempre traté de vivir y disfrutar el momento. Yo juego al fútbol desde los 9 años en un club y todo ese proceso que yo hice lo disfruté un montón y a medida que vas llegando a Primera te das cuenta para qué estas. Si es para encarar ese desafío o no, llegar llegás a Primera pero después cuesta un montón mantenerse. Vienen técnicos nuevos, jugadores nuevos, hay lesiones y un montón de cosas. Vos tenés que ser fuerte de la cabeza y saber transitar esos momentos.