Regionales |

Ezequiel egresó vestido de gaucho en homenaje a su papá del corazón

El joven estudió en el Ipea N° 1 de Malena y el pasado sábado tuvo su fiesta de fin de secundario. Llevaba la rastra de su padre fallecido y desfiló del brazo de su mamá Liliana

César Ezequiel Arriola vivió anoche su gran fiesta de egreso y lo hizo homenajeando a su papá del corazón. Orgulloso, lució la vestimenta gaucha y la rastra con las iniciales de quien le dio todo su amor y apoyo siendo niño y adolescente, Raúl Ledesma.

Pero además su historia aún tiene otro hecho que conmueve: eligió ingresar de la mano de su mamá Liliana Arriola, quien en realidad es su tía, pero que lo crió desde muy pequeño por problemas de salud de su madre biológica.

Así la felicidad absoluta de una familia humilde que en plena pandemia sufrió la pérdida del papá y tuvo que afrontar un conflicto por el desalojo del campo donde trabajaban en la zona rural de Holmberg.

El joven estudió en el Ipea N° 1 “Ingeniero Luciano Almirón” de Malena. El colegio posee alojamiento, pero llegaba viajando diariamente y era su papá de crianza quien lo llevaba. Luego una enfermedad se cobró la vida del hombre y Ezequiel prometió completar sus estudios. Con gran esfuerzo, porque vivía con su familia en el campo, hacía varios kilómetros caminando o en bicicleta hasta llegar a la ruta 8, en proximidades de Holmberg, para esperar el paso del director del colegio con el que completaba el resto del viaje.

Ezequiel ingresó el pasado sábado de la mano de su mamá Liliana, acompañado de otros familiares, como su hermana y sobrinos.

Con mucho sacrificio, pudo comprarse la ropa. Su mamá de crianza es cuidadora de adultos mayores y así adquirió una nueva bombacha, una corralera, el sombrero y la rastra que heredó de su padre completaron el atuendo.

Con 19 años y tímido al hablar, Ezequiel contó horas antes de la fiesta lo que sentía: “Yo la verdad no me veía con traje y creo que mi papá estaría orgulloso de verme vestido así. Él era un jinete conocido y siempre compartíamos las jineteadas”, señaló.

De su papá del corazón heredó el amor por las pilchas campestres, así también por las actividades tradicionalistas.

En total egresaron 10 jóvenes y, de todos, él fue el único que eligió la ropa tradicional argentina. “Un compañero, del que me hice amigo desde primer año, pensaba hacer lo mismo, pero después cambió. Yo no me veo con traje”, reiteró Ezequiel.

Orgullosa, Liliana Beatriz Arriola lo acompañó en este recorrido en la fiesta. También para ella fue un momento especial para compartir en familia, recordar a su pareja y en el que también estuvo presente la mamá biológica del joven.

“Estoy muy emocionada, movilizada”, dijo Liliana a Puntal, mientras se preparaba y acomodaba los horarios para llegar a la peluquería.

Para esta familia que hoy vive en Río Cuarto, los últimos años fueron de lucha permanente. Durante la pandemia, sufrieron la pérdida de Ledesma -por un cáncer-; luego un conflicto en el lugar donde trabajaban. Hasta que finalmente decidieron irse del campo y radicarse en Río Cuarto, donde la mujer sigue trabajando.

Sobre el tiempo de pandemia y todo lo sufrido, Ezequiel asume que tuvo ganas de “abandonar todo”; sin embargo, el acompañamiento de su familia le permitió seguir.

Por un nuevo desafío

Tras finalizar el secundario y recibir el título de Técnico Agropecuario, Ezequiel Arriola está dispuesto a seguir superándose y ya eligió carrera.

“Al principio me gustaba Veterinaria, pero no estamos tan bien como para afrontar los gastos y demás. Entonces me decidí y voy a ir a la Base Aérea de Las Higueras para hacer la carrera de suboficial.

“Ya me averigüé todos los requisitos y espero que me llegue el certificado de finalización del secundario para inscribirme. Estoy contento”, destacó.

La fiesta continuó hasta la madrugada y Ezequiel con sus compañeros, amigos y profesores disfrutaron del final de una importante etapa y del inicio de una nueva. El joven, que sabe de esfuerzo y sacrificio, eligió su noche para homenajear a su papá del corazón y a su mamá/tía para compartir tan importante acontecimiento.

Patricia Rossia. Redacción Puntal