Río Cuarto | Facundo Macarrón | Nora Dalmasso | Michel Rohrer

Facundo volvió a insinuar una relación entre su madre y el francés: "Los vi besándose"

Lo confirmó públicamente después de que la testigo Margarita Dalmasso lo dijera frente a los jueces. Como sucediera la semana pasada, Michel Rohrer volvió a aparecer como el sospechoso que la Justicia no investigó suficientemente

La profesora de historia jubilada, Margarita Riega de Dalmasso, aclaró de entrada al tribunal que no la unía parentesco alguno con Nora Dalmasso, sino una amistad que se inició en la adolescencia.

En honor a la amistad con Nora y con el viudo, dijo ayer que iba a contar todo lo que sabía para ayudar a encontrar la verdad.

Declaró que la hipótesis del crimen le cerraba “más para un lado que para el otro”. Con esa expresión aludió a que el sospechoso para ella no era Marcelo Macarrón sino Michel Rohrer.

La primera vez que declaró a la Justicia dijo desconocer infidelidades por parte de Nora. “Esas cosas no se andan diciendo, no se la cuentan los hombres, menos las mujeres”, justificó.

Pero confió que con el paso de los años y luego de haber tenido una conversación con Facundo Macarrón no descarta que la noche en que fue asesinada, Nora pudo haber estado con el empresario Michel Rohrer.

Su hipótesis es que Rohrer esa noche se encontró con Nora Dalmasso y la mató luego de leer los mensajes que llegaron al celular de su amigo, de parte de su amante Albarracín. “A lo mejor no pensaba matarla, pero al ver los mensajes se puso violento. Como él era una persona violenta, ocurrió lo que ocurrió”, elucubró.

Dijo que en una ocasión se reunió con Facundo, le planteó sus sospechas y él le confió que en una oportunidad había visto a su madre y a Rohrer abrazados y besándose en el patio de su casa.

En un cuarto intermedio del tribunal, se le preguntó al hijo de Macarrón si era verdad eso y él lo confirmó. Incluso dijo que no lo contó en su última declaración porque esa situación ya constaba en otra exposición que había hecho en la Justicia.

Durante dos horas, la amiga del matrimonio Macarrón desplegó una encendida defensa del acusado.

Comentó que nunca había observado peleas fuertes en la pareja, ni reproches por dinero. “Mi marido me contó que supo que Marcelo tenía una participación en un pool de siembra junto con Rohrer, y que era de diez mil dólares. Creo que no es una cifra como para que alguien mande a matar a una persona”, concluyó.

A pedido del fiscal Rivero, se le proyectó a la testigo el video de la primera conferencia de prensa que ofreció el viudo junto a su hijo Facundo.

En un tramo de la filmación se vio cuando Macarrón -rodeado por los micrófonos- dijo que se quedaba con la mejor imagen de su esposa y “si se ha equivocado en el último tramo de su vida, la perdonamos”, y agregó: “no soy quién para juzgarla, la va a juzgar Dios si hizo algo malo”.

Cuando el fiscal le preguntó sobre ese párrafo, Margarita Dalmasso repuso:

-Me parece que ha dicho la verdad, que no se imaginaba que (Nora) pudiera tener una relación.

Sobre la frialdad que caracterizaba el viudo, la testigo dijo que no le sorprende porque se trata de una persona inexpresiva. “Además, por su condición de médico y de cirujano, está habituado a dar malas noticias sin dejar traslucir sus sentimientos”, dijo.

A continuación la testigo evocó varios episodios protagonizados por Rohrer. “En las fiestas solía levantar a las mujeres de las nalgas y las tiraba para arriba, Nora era una de ellas”.

Luego contó que su yerno era vecino de él en el country San Esteban y describió distintas anécdotas que lo mostraron como una persona impulsiva y avasallante.

Así, fue como llegó al relato del encuentro que a sólo días del crimen de Nora habrían protagonizado Marcelo Macarrón, Daniel Lacase y el propio Rohrer, champagne de por medio.

La potencia de semejante imagen marcó un testimonio que empezó favoreciendo la imagen del acusado y acabó hundiéndola.