Política | Fernández | Indec | pobreza

Fernández: "Si hubiera 40% de pobreza, Argentina estaría estallada"

En entrevista en la intimidad de la Quinta de Olivos, el presidente saliente hizo un balance de sus 4 años de gestión y confirmó que estará en al acto de traspaso con el electo Milei. "Está mal medida", dijo sobre los indicadores que define el Indec

A una semana de dejar la Casa Rosada, el presidente Alberto Fernández aseguró ayer que la pobreza "está mal medida" porque si hubiera un 40,1% como dice el Indec "la Argentina estaría estallada".

En una extensa entrevista que le concedió a Noticias Argentinas en la intimidad de la Quinta de Olivos, el mandatario saliente trazó un balance de sus cuatro años de gestión, habló de su fluctuante relación con la vicepresidenta Cristina Kirchner, del vínculo con Sergio Massa, del futuro del PJ y confirmó que estará en al acto de traspaso con el presidente electo Javier Milei.

"La pobreza se mide a través de la Encuesta Permanente de Hogares, es una encuesta. Yo me temo que la gente no diga toda la verdad, porque si le preguntás a una persona y te dice: ‘Tengo un plan’, de ahí en más empieza a mentir porque tiene miedo de que se lo quiten", resaltó el jefe de Estado sobre el cálculo que -a su entender- "comienza a ser muy impreciso". Al referirse a su relación con la vicepresidenta reveló que no se sintió acompañado por ella en estos cuatro años y expresó: "Tiene un modo de hacer política que a mí no me gusta" (ver aparte).

A continuación, los principales pasajes de la entrevista con NA:

-NA: "Volvimos mejores", fue la frase que se recuerda el inicio de su gestión. ¿Volvieron mejores?

-AF: Estoy seguro de que no logramos cubrir todas las expectativas de la ciudadanía, si lo hubiéramos logrado otro hubiera sido el resultado electoral. Pero estoy seguro de que aprendimos de cosas que pasaron en el pasado y no las repetimos, y son cosas que no se valoran adecuadamente. No interferimos nunca con la Justicia, nunca perseguimos a nadie, nunca presionamos a ningún periodista, fuimos un gobierno que siempre dio absoluta libertad a todo el mundo.

- A la luz de los hechos, ¿hubiera sido mejor que usted fuera candidato?

- Yo descreo de las reelecciones, lo mejor es buscar renovaciones. Había muchos que me pedían que fuera, pero yo observaba que mi posible candidatura lo que podía generar era una ruptura del espacio, porque había una parte del espacio que estaba muy renuente a mi candidatura.

- ¿Quiénes querían romper?

- No tengo ganas de revivir esa situación, pero estaba claro que un espacio no quería mi reelección.

- El kirchnerismo.

- A mí no me interesaba romper el espacio, yo haría todo lo que debiera hacer, aunque por eso pagara un costo personal. Pensaba que si se rompía podía conducirnos a la derrota, lo mejor era que me corriera y abriera paso a otros que querían ser candidatos.

- ¿Una interna hubiera sido mejor?

- Una interna hubiera sido mejor, hubiera movilizado mucho más a nuestra gente. Unas Paso hubieran dado más fuerza, pero creo que Sergio hizo un gran esfuerzo, una gran elección, pero no alcanzó.

- ¿La derrota fue por la economía?

- Seguramente, uno tiene que preguntarse por qué perdimos y no podemos pensar que perdimos porque la gente está equivocada, perdimos porque evidentemente el problema inflacionario se profundizó con la falta de dólares. Cuando la inflación alcanza los niveles que alcanzó los bolsillos se deterioran y no pudimos encontrar una respuesta a eso.

- ¿Fue la mejor decisión poner de candidato al ministro que no pudo con la inflación?

- Ese ministro era la tercera cabeza de la coalición, Cristina y yo ya habíamos sido presidentes y él tuvo mucho coraje, porque sabía que partía con esa debilidad, hizo un enorme esfuerzo, y de ningún modo voy a criticarlo ahora.

- ¿Terminó la carrera política de Massa?

- No, de ninguna manera, Sergio tiene 50 años, que va a terminar. Hizo una gran elección, pero está claro que hubo algo que no supimos sintonizar y debemos revisar. Por eso yo planteo esto que debemos analizar qué somos. Qué somos, eso hay que resolverlo.

- ¿Cómo convive el ADN peronista con el 40% de pobreza?

- Si miras los 99 días iniciales de nuestro gobierno, hasta que empezó la pandemia, todos lo índices mejoraron. Te cae la pandemia con una deuda en dólares con el 77% del producto bruto. No teníamos nada de crédito, y aún así hicimos el ATP y protegimos el empleo privado, pusimos el IFE, la Tarjeta Alimentar, sostuvimos la Asignación Universal por Hijo. Yo me preocupé mucho por esos sectores y cada diciembre me anunciaban un saqueo y terminé mi mandato sin ningún saqueo y no es que tenía a los gendarmes en la calle reprimiendo, sino que me ocupé de que llegara el oxígeno que necesitaban. Después el problema se potencia con la inflación y como la inflación se mide en función del dinero que ingresa, y bueno, en esos términos la pobreza se potencia.

- Usted expresó dudas sobre la medición de la pobreza.

- Absolutamente, si las tengo, creo que está mal medida.

- ¿Hay menos de 40% de pobreza?

- Es que si hubiera semejante cantidad de pobreza, la Argentina estaría estallada. Yo no puedo entender cómo se concilia que haya 40% de pobreza y al mismo tiempo llevemos 37 meses consecutivos de creación de empleo registrado. Tengamos constatados que 1.300.000 puestos de trabajo fueron registrados en nuestro gobierno. El consumo lleva 30 meses consecutivos de crecimiento y no es consumo de los sectores altos, porque en los bajos también es algo. Hay algo que no me cierra y como la pobreza finalmente se mide a través de la Encuesta Permanente de Hogares, es una encuesta.