Río Cuarto | Francisco | Argentino | Mama Antula

"Le dije al Papa que lo esperamos por Argentina y él asintió con la cabeza", contó una jovitense

Entre los peregrinos que saludaron a Francisco estuvo Adriana Siccardi, quien relató a Puntal el emotivo encuentro en el Vaticano

“Le dije al Papa que lo esperamos por Argentina y él asintió con la cabeza”, contó a Puntal la jovitense Adriana Siccardi, quien formó parte de la delegación de 300 argentinos que se reunieron con el papa Francisco antes de la canonización de Mama Antula.

“En el marco de todas las actividades previas a la canonización de esta primera santa argentina, María Antonia de Paz y Figueroa, tuvimos una audiencia privada con el Papa (Francisco) unos 300 peregrinos de Argentina. Previamente ya habían tenido una audiencia los familiares directos que vienen de la familia de Mama Antula, que descienden de su familia. Fue un momento en el que no hay muchas palabras para explicarlo, porque sólo los que lo vivimos lo sentimos con el corazón. El Papa estuvo ahí con nosotros y dijo unas palabras destacando las virtudes de Mama Antula”, dijo Siccardi.

“Al saludarlo, el Papa nos dio la mano a todos. Algunos le han llevado obsequios, otros le pudimos decir unas palabras. En mi caso, yo le agradecí el darnos esta alegría al corazón, el permitirnos estar este ratito, que muchos de nosotros siempre soñamos este momento, y le dije que lo esperamos en Argentina y él asintió con su cabeza”, afirmó.

“A continuación de eso nos regalaron un rosario bendecido por él a cada uno de nosotros y después se hizo una foto grupal. Fue muy lindo porque fue un encuentro de hermanos argentinos. Todos estábamos con lo mismo, con el corazón lleno por todo esto que estábamos viviendo”, relató.

¿Quién fue Mama Antula?

Mama Antula fue una mujer laica que se consagró en forma privada a los 15 años, en 1745, y que colaboró con la misión de los jesuitas en nuestro país. Durante esa época, bajo la dirección del padre jesuita Gaspar Juárez, Mama Antula se dedicó a la educación de los niños, al cuidado de los enfermos y al socorro de las personas más vulnerables.

“Mama Antula tuvo la gran misión de recorrer varias provincias llevando el Evangelio y ahora se convertirá en la primera santa argentina”, dijo a Puntal fray José Adolfo Larregain, conocido popularmente como padre Fito.

Sin embargo, para 1767, los jesuitas fueron expulsados del territorio por orden del rey de España, Carlos III. Cuando esto ocurrió, Mama Antula salió a recorrer todo el norte del país. Difundiendo los ejercicios de San Ignacio de Loyola, siguió adelante la obra de los jesuitas y llegó a Buenos Aires.

Así, viajó por diversos lugares del Virreinato del Perú para promover los ejercicios espirituales ignacianos: entre ellos, las actuales provincias de Santiago del Estero, Tucumán, Salta, Jujuy, Catamarca, La Rioja y Córdoba. Llegó a la ciudad de Buenos Aires en septiembre de 1779 y fundó la Santa Casa de Ejercicios Espirituales.

Falleció el 7 de marzo de 1799, a los 69 años, y sus restos descansan en la Basílica Nuestra Señora de la Piedad.

El milagro que dio paso a su canonización fue la supervivencia milagrosa del Sr. C.P. (nacido en 1959) que sufrió un ictus isquémico con infarto hemorrágico en varias zonas, coma profundo, sepsis, shock séptico resistente, con fallo multiorgánico, cuyo proceso ante el Vaticano ha culminado.