Río Cuarto | german-di-bella | CRA | Bioeconomía

Con Di Bella en Agricultura, se completó el organigrama de la Secretaría de Bioeconomía

El riocuartense estará al frente de un área clave para el futuro del campo. Ya avisó que se sentará a hablar con CRA y que hará una gestión con territorialidad

Con la confirmación de German Di Bella al frente de la estratégica subsecretaría de Agricultura y Ganadería de la Nación, el organigrama de la secretaría de Bioeconomía que encabeza Fernando Vilella completó uno de los casilleros más importantes que aún quedaba pendiente.

En principio, ese lugar iba a ser ocupado por Germán Paats, expresidente de Barbechando, pero un duro cruce de CRA le quitó esa posibilidad y lo dejó relegado dentro de la jefatura de gabinete de la Secretaría.

Di Bella está actualmente al frente de la Secretaría de Desarrollo Económico de la Municipalidad, pero es un ingeniero agrónomo que pasó del trabajo en los lotes a impulsar junto a otros colegas y socios la creación de una de las empresas insignias de Río Cuarto y la provincia: Bio4. Fue la primera etanolera a base de maíz de la Argentina que comenzó a producir en septiembre de 2012 y a partir de allí empezó un desarrollo con fuerte eje en la economía circular y las energías renovables. Poco después, se lanzaría Bioeléctrica, para producir electricidad a partir de silo de maíz y desechos biológicos. Fue el responsable de poner en marcha el emprendimiento y gestionar en el Gobierno nacional las habilitaciones y licitaciones correspondientes para ingresar con cupo de entrega al sistema interconectado nacional. Tanto Bio4 como Bioeléctrica se mantuvieron en un proceso de expansión que no se detuvo. Al poco tiempo esa economía circular montada en el sur de la ciudad sumó un nuevo eslabón: Bio5, un feedlot que recibe la burlanda de la etanolera para alimento animal y entrega el estiércol al biodigestor para generar electricidad.

Ese modelo de negocio tiene una identificación directa con la idea general que impulsa Fernando Vilella ya desde el nombre de la flamante Secretaría de Bioeconomía.

En el plano institucional, Di Bella fue presidente de la Fundación FADA, la organización que trabaja en el desarrollo de políticas públicas orientadas a las cadenas agroindustriales y a al generación de datos e información sobre el sector. Luego tuvo paso por Aapresid y finalmente llegó al Municipio convocado en su segundo mandato por el intendente Juan Manuel Llamosas.

Di Bella tiene por ese tránsito institucional una relación de cercanía, especialmente con quien será el jefe de Gabinete de la Secretaría, Pedro Vigneau, expresidente de Aapresid y de Maizar. Fue el mismo Vigneau quien se comunicó con Di Bella por teléfono para invitarlo a sumarse al equipo. El miércoles por la tarde terminaron de cerrar los detalles. Los dos tienen a su vez una estrecha relación con otra integrante, que ocupará la vicepresidencia del INTA, María Beatriz “Pilu” Giraudo, presidenta honorífica de Aapresid. Giraudo y Vigneau tuvieron paso por la cartera agropecuaria en la gestión de Mauricio Macri. El presidente de ese organismo será otro cordobés: Juan Cruz Molina, responsable hasta aquí del Inta Córdoba, a donde llegó por concurso luego de hacer sido secretario de Agricultura de Córdoba.

Si bien muchas de las señales que necesita el sector agropecuario y agroindustrial dependen de políticas macro, con raíz en el Ministerio de Economía, no serán pocos los desafíos que tendrá la cartera de Di Bella que de base deberá alcanzar un nuevo nivel en la producción de granos en el país y devolverle las condiciones a los ganaderos para quebrar el estancamiento del rodeo nacional y que comience nuevamente a crecer. Bajo su órbita estaría también la Dirección de Lechería, un área al que le sobran problemas con tambos que se liquidan cada semana y un negocio que perdió cualquier horizonte de rentabilidad en el segmento de los chicos y algunos medianos. Deberá sumar también una Ley de Semillas que está impidiendo el ingreso al país de los últimos avances en materia genética y eso opera finalmente como techo productivo.

Ayer Di Bella marcó una serie de ejes sobre los que va a asentar su gestión: territorialidad, con presencia permanente en zonas productivas y menos en las oficinas del Paseo Colón, en Buenos Aires, donde está la Secretaría de Agricultura de la Nación; diálogo con las entidades y sectores privados del campo y la agroindustria para “aplicar el modelo cordobés de articulación público-privado”. También hizo hincapié en la necesidad de articulación con otras áreas de Gobierno y de la propia Secretaría para potenciar resultados. “Vamos a trabajar con una interacción fuerte porque entendemos que así vamos a obtener las mejores ideas, propuestas y acciones para alcanzar más resultados”, dijo Di Bella.