Regionales | Gina | familia | Marcha

Decenas de vecinos y familiares se movilizaron por Gina en Deheza

Allegados de Gaspar y Paola -papás de acogimiento de la niña-, amigos y ciudadanos de la localidad marcharon en plaza San Martín para pedir que la nena sea restituida. El intendente Morra se sumó en apoyo a los Recosta

General Deheza se solidarizó con el dolor que atraviesa la familia Recosta, luego de que la Justicia retirara la guarda de la pequeña Gina tras 14 meses y la entregara en adopción. Gran número de vecinos, amigos y allegados se convocaron a través de las redes sociales en plaza San Martín, en una marcha pacífica para pedir la restitución de la pequeña a Paola y Gaspar, quienes la acogieron durante más de un año. En el lugar también estuvieron presentes el intendente Franco Morra y el párroco Ignacio Amaya.

Pasadas las 13 horas, comenzaron a llegar los ciudadanos al lugar de encuentro. Allí, estaban los abuelos de Gina y también sus tíos, quienes junto a los juguetes de la nena y visiblemente conmovidos, pidieron al Juzgado de Menores de Río Cuarto que revea el caso y dé marcha atrás.

Una de las tías de la niña, con lágrimas en sus ojos y un profundo desconsuelo, apuntó duramente contra el juez de Minoridad, Mariano Correa, y fustigó: “Fue atroz lo que hiciste, nos sacaste a la gordita del amor de nuestros brazos, nos destruiste. Lo único que hicimos con Gina fue darle amor y más amor”. “Este hombre tendría que pedirle disculpas a todo el pueblo porque Gigi es de General Deheza, es nuestra”, expresó.

Fue atroz lo que hiciste, nos sacaste a la gordita del amor de nuestros brazos, nos destruiste. Lo único que hicimos con Gina fue darle amor y más amor Fue atroz lo que hiciste, nos sacaste a la gordita del amor de nuestros brazos, nos destruiste. Lo único que hicimos con Gina fue darle amor y más amor

Por su parte, Susana Ricetti, una de las vecinas precursoras de la marcha, manifestó que gran cantidad de personas se sumaron a la movilización por empatía y solidaridad. “Todos sentimos dolor por lo que está viviendo esta familia que no se merece esto y por eso estamos acá. Sabemos que hay un período de vinculación (con la familia adoptiva), cosa que aquí no se realizó. Fue un trámite, pasar una puerta y de ahí ir a otra familia. Esto no se puede permitir, no podemos dejar que le pase ni a Gina Recosta ni a otras Ginas de todo el país”, advirtió.

Asimismo, hizo hincapié en que “las autoridades deben rever el manejo que tienen, la Ley de Adopción y la normativa de vinculación. No puede ser que represente un expediente y nada más”.

“El sistema de adopción merece una discusión”

En medio de la marcha, el intendente Morra expresó su pesar por la situación que atraviesa la familia dehecina y a su vez puso bajo la lupa la legislación sobre adopción en el país.

“Creo que el sistema de adopción en Argentina merece una discusión interdisciplinaria. Si bien en la última modificación del Código Civil tuvimos un acortamiento de plazos, la realidad es que en la práctica quienes hablan en primera persona de lo que significa el proceso cuentan las peripecias que deben pasar”, dijo el mandatario a Radio Vos.

Creo que el sistema de adopción en Argentina merece una discusión interdisciplinaria. Si bien en la última modificación del Código Civil tuvimos un acortamiento de plazos, la realidad es que en la práctica quienes hablan en primera persona de lo que significa el proceso cuentan las peripecias que deben pasar Creo que el sistema de adopción en Argentina merece una discusión interdisciplinaria. Si bien en la última modificación del Código Civil tuvimos un acortamiento de plazos, la realidad es que en la práctica quienes hablan en primera persona de lo que significa el proceso cuentan las peripecias que deben pasar

En este sentido, adelantó que en las próximas semanas en la localidad se tratará de avanzar en una discusión, “para mejorar el programa de familias de acogimiento para que esto no vuelva a pasar, creo que el mensaje que nos deja Gina es ese”.

Asimismo, reconoció su cercanía con Gaspar y Paola desde el primer instante en que se hicieron cargo de la niña, y expresó: “Acá en un pueblo de 17 mil habitantes nadie es un número o una carpeta, todos tienen nombre y apellido, todos tenemos historia”. “Es que cuando uno escucha el relato de ellos, dejás todo tipo de funciones y estás acá, acompañando”, dijo.