Río Cuarto | Gobierno | tasa | Municipio

A una tasa del 38%, el Municipio al final colocó deuda por $ 252 millones

El gobierno local tenía la meta de colocar $ 300 millones pero estuvo por debajo. Ahora podría recurrir a otros instrumentos financieros para cubrir el resto. Los fondos se usarán para cancelar los vencimientos en dólares

El objetivo eran 300 millones de pesos. Con esa cifra, el gobierno municipal hubiera cubierto el total de los compromisos en dólares que tiene hasta fin de año. Sin embargo, después de tres años sin salir al mercado, consiguió financiarse finalmente por 252 millones de pesos. Lo que le restaría por conseguir representa una de las cuotas que quedan por delante hasta diciembre de 2021.

La Municipalidad de Río Cuarto emitió Letras de Tesorería por un total de 300 millones pero la cifra finalmente fue más baja, en una jornada en la que el gobierno nacional captó financiamiento por 163 mil millones de pesos, la mayoría atado a la inflación.

Al Municipio le quedan cuotas de US$ 648 mil por mes hasta fin de año.

La tasa de interés que consiguió Río Cuarto estuvo, a valores actuales, apenas por encima de la tasa del plazo fijo tradicional que están ofreciendo los bancos. Mientras las entidades otorgan un 37 por ciento anual, Río Cuarto consiguió tasa Badlar más cuatro puntos, que representaba ayer un 38 por ciento.

La toma de deuda de la ciudad es de corto plazo. Lo que necesita en realidad es conseguir liquidez para asumir los vencimientos en moneda extranjera que llegan hasta diciembre y que representan, cada uno, 648 mil dólares.

La devolución de las Letras de Tesorería está prevista para mediados o finales de octubre. La calificadora de riesgo Fix había remarcado que el principal inconveniente de Río Cuarto es conseguir liquidez en el corto plazo para afrontar los vencimientos en dólares y que, una vez superada esa instancia, la presión por los pasivos se descomprime.

Uno de los objetivos del gobierno municipal no solamente es conseguir liquidez sino, además, evitar quedar atado al riesgo de nuevas devaluaciones bruscas. Ahora, la emisión se hizo en pesos y, por lo tanto, el horizonte de devolución es más previsible.

Con los pesos se cancela la deuda en dólares y el pasivo se reconvierte. Que la emisión se haya hecho hasta octubre no es casual:es una fecha anterior a las elecciones y, por lo tanto, despeja para los inversores la incertidumbre.

¿Cómo hará el Municipio para cubrir ahora los casi 50 millones de pesos que le faltan para llegar a los 300 millones?

Una de las posibilidades que se barajan es que el gobierno sondee la posibilidad de avanzar con otro instrumento financiero que le permita obtener los fondos para pagar las cuotas. Sin embargo, todavía no hay definiciones.

Lo dos colocadores que trabajan para el Municipio son el Banco de Córdoba y Puente Hermanos.

Una de las herramientas que le permitieron a la Municipalidad no caer en incumplimientos con los acreedores fue la decisión del gobierno provincial de diseñar un esquema que implicaba que se hacía cargo de los vencimientos en dólares, y los municipios, a su vez, pasaban a deberle al Estado cordobés, que reconvertía la deuda en pesos y, además, establecía una financiación a tasa baja, con período de gracia y una devolución a largo plazo.