Una serie de acontecimientos políticos interesantes se sucedieron en los últimos días en la Argentina y merecerían ser subrayados, si no fuera por la pandemia de Covid-19 que continúa avanzando en la Argentina y por ciertos matices con potencial para nublar probables buenas intenciones.

Entre las medidas que dispuso el presidente Alberto Fernández durante la semana figuran tres anuncios por de más significativos, como el lanzamiento de la reforma judicial, su marcha atrás con la decisión de intervenir e intentar expropiar la compañía agroindustrial Vicentin y la confirmación de que el país se mantendrá en cuarentena a causa del coronavirus.

La resonante presentación del proyecto para introducir cambios en el sistema de Justicia nacional, en especial en el fuero federal y muy posiblemente también en lo que se refiere a la integración de la Corte Suprema, tuvo lugar en la Casa Rosada, con Fernández acompañado por integrantes de un "comité de expertos" que está previsto que lo asesore.

La iniciativa, por más necesaria que resulte, se produce sin embargo en medio de un contexto nacional en el que las prioridades de la sociedad casi en su conjunto están relacionadas con otros asuntos, como la pandemia de Covid-19, la crisis económica y sobre todo el aumento de la inseguridad, en especial en la provincia de Buenos Aires, con epicentro en el Conurbano.

La propuesta, además, genera sospechas en dirigentes de la oposición de que tenga como finalidad licuar el poder de los tribunales federales de Comodoro Py, allí donde la actual vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, acumula causas por supuestos actos de corrupción durante su mandato.

Si no fuese por las investigaciones judiciales aún pendientes de resolución que ubican a la exjefa de Estado en el centro de la escena, la reforma que impulsa el Gobierno habría cosechado quizás una respuesta distinta, menos refractaria en sectores de la clase política y de la sociedad que consideran que el objetivo real es favorecer la situación legal de Cristina.

En este sentido, la oposición, en especial Juntos por el Cambio, cuestionó severamente esta semana a la diputada Graciela Camaño por su voto funcional al oficialismo para que el Consejo de la Magistratura habilitara una revisión del traslado de 10 jueces que se produjo durante el gobierno de Mauricio Macri.

En esa nómina figuran tres magistrados que investigan a la actual número dos del Poder Ejecutivo nacional, cuyo abogado Carlos Beraldi integra la comisión que "aconsejará" al Gobierno sobre una eventual ampliación del máximo tribunal de Justicia: una decisión que también levantó polvareda y corrió el eje de la discusión tras el lanzamiento del proyecto de reforma.

En otra medida relevante de la semana, Fernández confirmó su intención de dar marcha atrás con sus planes para Vicentin, tras haber reconocido que se trató de un error haber dispuesto la intervención y la -eventual- expropiación de la compañía, que se encuentra en convocatoria de acreedores.

El proyecto oficial habría seguido su curso si no fuera por la reacción popular que generó la iniciativa, en especial, en ámbitos de la sociedad vinculados con la industria agropecuaria y con la propia empresa con sede en la localidad santafecina de Avellaneda, pese a las sospechas de manejos financieros fraudulentos por parte de sus dueños y administradores.

En este sentido, en las últimas horas el oficialismo en la Cámara de Diputados, con el respaldo de legisladores aliados, logró aprobar la propuesta de moratoria ampliada que envió la Casa Rosada y que permite la adhesión de empresas en quiebra, como la petrolera Oil Combustibles, de Cristóbal López, un hombre de negocios cercano al kirchnerismo.

En su discurso de cierre del debate en la Cámara baja, el jefe de bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner, cargó una vez más contra Macri y dijo que el Fondo Monetario Internacional (FMI) le prestó "44 mil millones de dólares para que ganara las elecciones y las perdió", en referencia a los comicios de 2019.

"Un intendente del pueblo más recóndito del interior con ese dinero le gana las elecciones", agregó el legislador.

En este sentido, con relación a lo ocurrido finalmente con Vicentin y los planes desechados por el Gobierno, no fueron necesarios millones de dólares sino que un jefe comunal diera el primer paso, con una convocatoria a marchar en contra de la iniciativa, para que el proyecto oficial se terminara desmoronando.

Se trata de Dionisio Scarpin, intendente de Avellaneda, que motivó a los vecinos de su localidad a expresarse en las calles en favor de la continuidad de Vicentin en manos privadas y generó un suceso popular con las consecuencias ya conocidas por todos: en definitiva, Fernández debió recular - preventivamente-, para quedar ahora expuesto a críticas de militantes kirchneristas.

A propósito, el hijo de Néstor y Cristina Kirchner también dijo que la actual vicepresidenta de la Nación le "ganó la elección" al macrismo el año pasado, en otra frase que dejó tela para cortar. Además de expresar un punto de vista particular sobre la relación entre la política y el dinero -en este caso, aportado por el FMI, según dijo-, también resaltó la figura de su madre como la artífice de la victoria en las urnas.

Mientras tanto, cuando restan días para que se cumplan los primeros ocho meses de gobierno de "Alberto Fernández presidente", la pandemia de coronavirus no da tregua en la Argentina y en medio de la crisis, el jefe de Estado asegura que no cree en "planes económicos" sino en "objetivos", aunque sin precisar cómo planea alcanzar esos objetivos justamente.

La cuarentena se extenderá al menos hasta el próximo 16 de agosto en principio, tras haber comenzado ¡el 20 de marzo pasado!, en una medida acertada por el Gobierno, aunque da la sensación de que cada vez resulta más alambicada la tarea de convencer a la gente sobre la importancia de permanecer en aislamiento.

Finalmente, un barón del Conurbano como Mario Ishii queda expuesto al mencionar que encubre supuestamente a quienes venden "falopa" en ambulancias en su distrito de José C. Paz y en la populosa La Matanza se vuelve a "inaugurar" un hospital, con funcionarios locales, provinciales y nacionales montándose en la memoria del genial cardiocirujano René Favaloro -al cumplirse 20 años de su muerte- solo para promocionar sus gestiones.

Si no fuera por, qué idea extraordinaria habría sido...