Río Cuarto | hermana | Femicidio | soledad

A un año del crimen de Mónica Ordóñez: "Sin la verdad, ella no descansa en paz"

Soledad, su hermana, reclama avances a la Justicia para saber quién mató a la joven. Cree que la prueba apunta al padre, fallecido después del hecho, pero aún espera un informe clave. Pide el cambio de carátula a femicidio

A un año del brutal crimen de Mónica Ordóñez, su hermana, Soledad, reclama que se esclarezca el caso para que ella “pueda descansar en paz”. Quiere saber quién la mató, una pregunta que hasta el día de hoy no tiene respuesta. Sostiene que las pruebas genéticas apuntan al padre, que falleció tiempo después del hecho. Pero lamenta que el análisis no fue completo y que falta un segundo informe que podría ser determinante. Además, al igual que al principio de la investigación, reclama el cambio de carátula a femicidio.

El cuerpo sin vida de la joven de 35 años fue encontrado por un transeúnte en una garita de El Andino, a metros de la pasarela sobre las vías del tren, el 5 de agosto del año pasado. Desde entonces, la causa pasó por diferentes estadios, sin llegar a una conclusión sobre el autor del crimen.

De no tener ninguna pista firme a inculpar a dos personas que solían dormir en las inmediaciones y que a la postre fueron desvinculadas del caso, hasta una larga espera por el resultado de los perfiles genéticos en el cuerpo de la joven, que cuando llegó estaba incompleto.

En medio del dolor y casi empujando la tortuosa investigación judicial, Soledad Ordóñez busca desconsolada alguna certeza sobre el asesinato de su hermana, que considera debe ser caratulado como femicidio.

“Se está por cumplir un año del femicidio de mi hermana, que es este jueves (mañana), y la investigación -yo lo siento así- no ha dado ningún resultado. Lo único que nos acercó un poco más a la verdad fueron los estudios de ADN, que llegaron a la mitad. Esto fue muy duro para mí, porque el informe de esos análisis, que es fundamental, vino incompleto”, señaló la mujer.

En el mismo sentido, detalló que la prueba genética apunta a su padre, que antes de fallecer fue denunciado por la misma Soledad por abuso sexual reiterado contra su hermana.

“Pido que la Justicia trabaje”

“No me importa que él haya muerto; yo necesito la verdad para que mi hermana descanse en paz. Lo único que pido es que la Justicia trabaje, porque me vi orillada, empujada a tener que salir a hablar, y a quejarme de sus acciones”, aseguró Ordóñez.

La mujer apuntó sus críticas a la investigación que lleva adelante el fiscal de instrucción Fernando Moine, a quien le reprochó que nunca la citó a declarar.

Mañana, a un año del crimen de Mónica, se realizará al mediodía un mural conmemorativo en el lugar del hecho, frente a la pasarela de El Andino.

“Siento que no se ponen en el lugar de la víctima, que les falta humanidad, porque de otra forma no permitirían que sigamos sufriendo, que nos cierren las puertas, que no nos atiendan. Tuvimos que expornernos con mi abogada para que, después, llegaran los primeros resultados de las muestras de ADN”, sostuvo.

Informe parcial

Como se dijo, el análisis de las muestras de ADN tomadas del cuerpo de Mónica Ordóñez fue, según la familia, incorporado a la causa en forma parcial, y se epera una segunda parte.

¿Qué elementos nuevos puede aportar a la causa? Para Soledad, son determinantes a la hora de establecer quién mató a su hermana.

Lo que está pendiente es determinar a quién pertenece el perfil genético del material encontrado en las uñas de Mónica, lo mismo que un cabello canoso que fue encontrado en una de sus manos, y del material que había en el objeto contundente que se utilizó para darle muerte a la joven.

“Creo que, con eso, se llega al final de todo, porque se completaría el análisis de los rastros genéticos que se le encontraron a Mónica en el cuerpo. Una vez que estén esos elementos, creo que no habrá dudas sobre quién fue la persona que terminó con su vida”, señaló su hermana.

Y agregó: “Mónica luchó. Mónica se defendió, y dejó servidas las pruebas para que llegaran a los resultados de forma rápida. Pero sufrimos por la forma de trabajar que tiene la Justicia de Córdoba. Todavía no llego a entender cómo es que llega la mitad del análisis de las muestras de ADN. En Río Cuarto, en todos los casos judiciales graves, quedaron muchas cosas sin resolver. Es vergonzoso”.

Cambio de carátula a femicidio

Usted viene reclamando desde hace tiempo que este hecho sea recaratulado como femicidio, ¿tuvo alguna respuesta?

Desde que se incrimina y se detiene a dos personas que pasaron dos meses presas, aunque no tenían nada que ver, la causa fue caratulada como homicidio. Desde ese entonces nos preguntamos por qué no se lo considera como femicidio. Parece que no la quieren usar a esta figura, y no lo digo solamente por el asesinato de mi hermana, sino por otros casos, como el de Nora Dalmasso, Claudia Muñoz, que también murieron a manos de un hombre. Pido el cambio de carátula, así se descubra que el culpable fue el padre y que está muerto. Solamente quiero lo justo para Mónica, y no voy a descansar hasta que salga a la luz la verdad.