Herrera | bienes | funcionario

Herrera omitió declarar bienes por casi $ 85 millones ante el Municipio

El subsecretario de Deportes le reclama departamentos por 735 mil dólares al "Beto" Márcico. Sin embargo, no incluyó los boletos de compraventa de esos inmuebles en su declaración jurada a pesar de que está obligado

Martín Herrera, exarquero de clubes como Boca Juniors o Estudiantes de La Plata y que llegó a jugar en equipos de España e Inglaterra, le compró en 2012 a Alberto “Beto” Márcico, ídolo xeneize devenido en empresario de la construcción, cinco departamentos en la Ciudad de Buenos Aires por un total de 735 mil dólares.

Herrera, subsecretario de Deportes de la Municipalidad, se encuentra en pleno litigio judicial con su excompañero, a quien acusa de estafa por haberle entregado los boletos de compraventa de los departamentos pero nunca los inmuebles.

En los últimos días, como contraataque, Márcico aseguró que Herrera en realidad era su financista y que fue cobrando intereses en dólares por el dinero que le prestó.

Pero, más allá del capítulo judicial, Herrera es actualmente funcionario público y está obligado, por la ordenanza 747/98 a declarar todos sus bienes, ya sean muebles, inmuebles, depósitos en efectivo, deudas o acreencias. La ordenanza exige exhaustividad.

Márcico dijo que Herrera no le compró inmuebles sino que le prestó dinero. El funcionario no declaró ninguna de las dos actividades.

Sin embargo, en las sucesivas declaraciones juradas que Herrera hizo ante el Municipio no aparecen los cinco departamentos en Buenos Aires valuados en 735 mil dólares. El funcionario sólo reconoce poseer dos departamentos en Río Cuarto y el 50% de otro, más la mitad de una Chevrolet Tracker valuada en 4.408.900 pesos.

El funcionario que en 2012 invirtió 735 mil dólares en efectivo en los departamentos de Márcico, en 2022 no declaró depósitos ni en pesos ni en dólares.

Si se suman todos los bienes enumerados por Herrera en su declaración jurada, entre los tres departamentos y el vehículo atesora un total de 10.453.919 pesos.

Pero, como posee boletos de compraventa de los departamentos en Buenos Aires, también tiene derechos sobre esos inmuebles y debió haberlos consignado: si lo hubiera hecho, su declaración jurada se habría acrecentado en $ 84,5 millones a la cotización oficial que el dólar alcanzó ayer.

Herrera le reclama a Márcico 735 mil dólares y en su propia declaración jurada ante la Municipalidad asegura poseer bienes por apenas 90.903 dólares.

La ordenanza 747/98, en su artículo 3, enumera los datos que los funcionarios deben consignar en su declaración jurada:

Nómina y detalle de todos los bienes, créditos y deudas de la autoridad o funcionario declarante, de su cónyuge y de las personas que se encuentren a su cargo, ubicados u originados en el país o en el extranjero, que se indican seguidamente:

Bienes inmuebles.

Bienes muebles registrables: automotores, naves, aeronaves, yates, motocicletas y similares.

Bienes muebles no registrables: equipos, instrumental, joyas, objetos de arte, semovientes y otros similares que, por su valor actual, representen una cifra de importancia dentro de la suma total del patrimonio.

Capitales invertidos en títulos, acciones y demás valores cotizables en bolsa.

Capitales invertidos en explotaciones unipersonales y en sociedades que no coticen en bolsa.

Depósitos en bancos y otras entidades financieras, y dinero en efectivo y moneda extranjera.

Créditos hipotecarios, prendarios y comunes.

Deudas hipotecarias, prendarias y comunes.

Especificación de sus labores, profesión u ocupaciones, generadoras de recursos económicos, con indicación del monto de los ingresos a opción del funcionario.

En la declaración que Herrera presentó el 7 de enero de este año, casi todos los casilleros aparecen vacíos. No declara depósitos en bancos ni en otras entidades financieras, ni capitales invertidos en sociedades. Sólo consigna ingresos por un total de 74.813 pesos por los alquileres de los 3 departamentos que tiene en Río Cuarto.

Marcos Jure. Redacción Puntal