Regionales | intendente | Municipio | crisis

Cómo afrontan los municipios de la región la crisis y sus estrategias para sostenerse

La inflación, la suba de tarifas y la incertidumbre económica han impactado en las localidades del sur cordobés y cada una busca alternativas para poder sobreponerse. No obstante, en algunas zonas ya se nota una importante baja en la recaudación municipal

La crisis económica y política que vive el país ha impactado fuertemente en las poblaciones del interior que viven el presente en medio de una gran incertidumbre. Si bien la realidad de cada localidad del vasto sur cordobés es diferente, los municipios han aplicado diferentes estrategias para paliar los efectos del constante aumento del costo de vida y el incremento de las tarifas de luz y gas, que resienten cada vez más en los bolsillos de los vecinos. En algunos casos, las administraciones locales ya han notado una baja en la recaudación de las tasas municipales durante los últimos meses, pero pese a ello han reforzado la ayuda social. Y otros han apuntado a fortalecer los programas para emprendedores con talleres de oficios para generar salidas laborales rápidas.

“Estamos en una situación sumamente compleja porque no tenemos previsibilidad, no sabemos qué puede venir ahora, teniendo una inflación semejante en medio de un invierno tan complejo como el que tenemos actualmente, especialmente para esta zona sur donde todavía no tenemos gas natural, donde nos calefaccionamos con electricidad y leña. Es muy complicado y los vecinos a donde vienen primero a golpear la puerta es al Municipio que es el primer Estado que está presente”, relató a Puntal el intendente Oscar Saliba de Huinca Renancó.

El mandatario admitió que si bien “la coparticipación se está manteniendo y va al ritmo de la inflación”, señaló que “cuesta mucho si no hay un panorama claro de lo qué va a suceder a futuro”.

Al mismo tiempo, precisó que en Huinca “hay sectores donde se visualiza mucho la pobreza y recurren permanentemente a la Municipalidad”. Y en este orden, precisó que se reforzó la entrega de bolsones de alimentos, a lo que se suma la contención en el comedor municipal y los centros infantiles que garantizar la asistencia a las familias vulnerables.

“El Estado no puede estar permanentemente dando, sino que debe estar brindando las herramientas para que la gente pueda tener un empleo digno. Circunstancialmente se puede ayudar para cosas puntuales, pero la solución pasa por otro lado. Nosotros lanzamos varios cursos de oficios. Esto funcionó mucho durante la pandemia y pospandemia”, dijo Gramaglia. “El Estado no puede estar permanentemente dando, sino que debe estar brindando las herramientas para que la gente pueda tener un empleo digno. Circunstancialmente se puede ayudar para cosas puntuales, pero la solución pasa por otro lado. Nosotros lanzamos varios cursos de oficios. Esto funcionó mucho durante la pandemia y pospandemia”, dijo Gramaglia.

“Tratamos de colaborar y paliar la situación, pero se hace difícil para los municipios mantener este ritmo en el marco de una crisis tan profunda en el país. Tenemos la suba permanente de insumos, los sueldos municipales que deben ir aumentando cada tres meses y otra de las cuestiones es que ha bajado el pago de las tasas municipales porque lógicamente lo primero que se deja de pagar es esto cuando la gente lo que busca es comer”, opinó Saliba.

Por su parte, el titular del Ejecutivo de General Cabrera, Guillermo Cavigliasso, coincidió en que la recaudación municipal se han resentido fuertemente en este panorama de crisis, por lo que implementaron una campaña para que cada vecino pueda regularizar su deuda y de esa manera lograr normalizar las arcas locales. “Queremos buscar la mejor manera de resolver esto en conjunto para seguir adelante. Esto lo hacemos entre todos. Hoy la Municipalidad está haciendo un gran esfuerzo, hay deuda muy grande", sostuvo.

El mandatario destacó que, al menos en cuanto a fuentes laborales, la localidad sigue marchando sin problemas de falta de empleo, aunque remarcó la necesidad habitacional que han manifestado varias familias a las que les cuesta sostener el pago del alquiler.

“Se está asistiendo a personas a las que ya se les estaba dando soluciones desde el área de Acción Social. Todo está controlado. A la gente que lo solicita la estamos ayudando y apoyando, tratando de avanzar pasándola de la mejor manera. Estamos en una ciudad donde no hay una fila en la puerta del Municipio buscando trabajo", dijo.

Iván Galfré, intendente de Carnerillo, advirtió sobre el impacto negativo de la crisis en el sector productivo y agropecuario, motor del desarrollo de la zona. En este sentido, sostuvo: “Vemos este panorama nacional con precaución y aplomo porque no sabemos a qué nos enfrentamos de un día para otro. Las políticas macroeconómicas del Gobierno no han generado la tranquilidad que es necesaria para enfrentar cualquier problema y eso nos preocupa”.

También hizo hincapié en la inquietud de la población por tener la casa propia, por lo que se está promoviendo en conjunto con la Provincia el programa Vivienda Semilla, para de esa manera aliviar a las familias.

No obstante, se mostró optimista acerca de la posibilidad de que, a través de la obra pública, se puedan reactivar las economías regionales. “Espero con muchas ansias que las políticas que tome el Gobierno nacional le traigan estabilidad y previsibilidad al agro y al sector de la producción”, recalcó.

Menos subsidio, más trabajo genuino

El intendente de la localidad de Alcira Gigena, Fernando Gramaglia, afirmó que desde el Municipio se ha buscado incentivar a los emprendedores para que puedan encontrar por sí solos una salida con trabajo genuino. En este orden, resaltó los resultados positivos que han tenido los talleres de oficio que se ofrecen desde la administración local. Apuntó contra los subsidios y planes sociales.

“El Estado no puede estar permanentemente dando, sino que debe estar brindando las herramientas para que la gente pueda tener un empleo digno. Circunstancialmente se puede ayudar para cosas puntuales, pero la solución pasa por otro lado. Nosotros lanzamos varios cursos de oficios. Esto funcionó mucho durante la pandemia y pospandemia, por ejemplo la gente que había hecho capacitaciones de repostería logró poner su emprendimiento. Al vecino hay que alentarlo para que se forme, no se puede estar dando planes todo el tiempo”, afirmó el jefe municipal.

No obstante, recalcó que “en nuestro pueblo hay muchas instituciones que trabajan y hacen un dique de contención para ayudar a los más vulnerables”.

A su vez, insistió en que la población está muy ligada al agro, por lo “en esta época de cosecha no se ve una necesidad tan fuerte, además por el momento no se ha frenado la construcción acá”. Sin embargo, no descartó que la escasez de ciertos materiales por los constantes incrementos del dólar puedan afectar a esta actividad.

También lanzó duras críticas a la conducción nacional del presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner, contra quienes apuntó por el impacto de sus desacuerdos políticos. “Estas peleas entre ellos terminaron generando corridas cambiarias y hasta la salida del ministro de Economía, esto da vergüenza. Esto es politiquería barata, estar generando ellos mismos este caos y que no les importe la gente”, fustigó.

Por último, el mandatario laboulayense, César Abdala recalcó que si bien la inflación afecta de gran manera a la población, el Municipio ha logrado sobrellevar la adversa situación económica haciendo un saneamiento interno de las cuentas, sin frenar la obra pública con fondos propios.

“Si bien hemos tenido una merma en la recaudación que va de acuerdo a los tiempos que corren, podemos decir que está en niveles aceptables y por eso se puede cristalizar en obras. Además, desde hace tiempo hemos tenido la precaución de ir ahorrando, ya que tenemos un fondo reservado exclusivamente para sueldos”, precisó el intendente.

En tanto, opinó que, a nivel nacional, el Gobierno “debería ocuparse de resolver el problema del hambre, están centrados en otras cosas en el Congreso y no ven que hay gente que no come”.

En referencia a esto, Abdala indicó que en Laboulaye funcionan dos comedores comunitarios que asisten a quienes menos tienen, pero recalcó que “la gente que llega allí es la que realmente necesita, nosotros no regalamos nada”. “Tenemos mucho cuidado a la hora de asignar una ayuda social o habitacional”, afirmó y se diferenció de la actual presidencia a la que calificó de “populista”.

En este orden, coincidió con Gramaglia respecto de los subsidios a algunos sectores y advirtió que “cuando buscás gente para una obra pasa que no quieren trabajar porque están en su casa sentados esperando cobrar el plan y esto no puede ser. Esto envició el sistema de trabajo en la Argentina”.

El intendente de La Carlota, Fabio Guaschino, advirtió que en su localidad se ha acentuado la necesidad en cuestiones de salud, ya sea para compra de medicamentos o por gastos de transporte para la realización de estudios médicos. “Hay muchos análisis que no se realizan aquí y estamos ayudando a lo que es el pago del remís para que puedan viajar. Y en cuanto a los medicamentos, si bien en el dispensario hay, otros son recetados en el hospital para personas que tienen enfermedades crónicas y los estamos comprando. Hay mucha demanda”, manifestó.

Paralelamente, reconoció que el Municipio local comenzó a colaborar con el pago de “facturas de luz y de gas y también alquileres. Muchos tienen que renovar contrato y no llegan. Estamos viendo que los niños llevan el alimento de la guardería a sus casas y en el Hogar de Día hacemos 30 viandas o más para enviar a los abuelos que no pueden asistir a comer”.