Nacionales | Israel | Argentina | hamas

La embajada de Israel en Argentina ratificó sus críticas al comunicado de Cancillería

"El comunicado no refleja las buenas relaciones que tenemos la Argentina e Israel", dijo Galit Ronen sobre el mensaje difundido por el Gobierno.

La embajadora israelí en la Argentina, Galit Ronen, ratificó hoy sus críticas al comunicado realizado por la Cancillería respecto al agravamiento del conflicto entre Israel y Palestina y destacó que recibió el "apoyo de políticos" argentinos.

"El comunicado no refleja las buenas relaciones que tenemos la Argentina e Israel. Recibí el apoyo de varios políticos", sostuvo la diplomática.

En declaraciones a TN, Ronen también se refirió a las declaraciones del presidente Alberto Fernández, quien señaló que la postura del Gobierno va en sintonía con la de la ONU.

En ese sentido, la embajadora destacó que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas analizará el tema en las próximas horas. "Esperamos que la ONU haga algo para ayudar", afirmó.

https://twitter.com/CancilleriaARG/status/1392222700156956674

Además, desestimó las acusaciones del Gobierno respecto al "uso desproporcionado de la fuerza" por parte de las Fuerzas israelíes y aseguró: "Hamas es una organización terrorista que lanzó más de 800 cohetes contra Israel: tenemos el derecho de proteger a nuestra población civil. Hicimos todo el esfuerzo para no llegar a esto".

"Los palestinos también quieren vivir en paz, pero hay un interés de Hamas. La situación está difícil. Fallecieron 6 israelíes. La población civil está en refugios, se suspendieron las escuelas. Estoy muy preocupada", remarcó la diplomática. Y concluyó: "Hamas es una organización terrorista que lanzó cientos de misiles: ponen los cohetes dentro de la población civil palestina".

A través de un comunicado, la Cancillería, a cargo de Felipe Solá, había expresado el pasado martes su "honda preocupación por el dramático agravamiento de la situación en Israel y Palestina".

En el texto, el Palacio San Martín había criticado "el uso desproporcionado de la fuerza por parte de unidades de seguridad israelíes ante protestas por posibles desalojos de familias palestinas de sus hogares en los barrios de Sheikh Jarrah y Silwan, así como por la respuesta a través del lanzamiento de misiles y artefactos incendiarios desde la Franja de Gaza".