Deportes | jugadores | entrenador | Alberdi

Martín Benavídez: "Sin la pelota en la mano es muy difícil motivarse"

El entrenador de Centro Cultural Aberdi manifestó que mientras más se extiende el parate, más difícil resulta captar el interés del jugador

El deporte no es sólo competencia, pero es muy difícil pensarlo sin ese componente. “Sin la pelota en la mano es muy difícil motivarse”, admite Martín Benavídez, entrenador de Centro Cultural Alberdi. Agrega que en la realidad del básquet del Mercedario, los entrenamientos virtuales van perdiendo su efecto.

Alberdi, al igual que todo el básquet de la Asociación Riocuartense, debió parar la americana a comienzos de mayo. La competencia duró menos de un mes. “Habíamos hecho una buena pretemporada, con la ilusión de poder volver. Después el comienzo no fue el mejor, pero estábamos entusiasmados”, comenta Benavídez. Remarca que el nuevo parate por las medidas sanitarias afectó mucho en el aspecto motivacional. “Muchos jugadores ya ven el año como perdido”, afirma.

De manera similar a lo que ocurre en otros clubes, los inconvenientes a la hora de trabajar de manera virtual y sin competencias se notan más en las divisiones mayores. “Es entendible la falta de interés. Los jugadores necesitan de la competencia y no se les puede exigir que estén entrenando de esta manera si no hay un horizonte”, explica el entrenador de Alberdi. Añade que hay una falta de entusiasmo palpable.

“En las divisiones menores también se siente, pero hay otros recursos para utilizar”, indica Benavídez respecto de lo que sucede con las categorías formativas. Explica que entre las U13 y las U17 se puede trabajar pasando rutinas físicas y con pelota y los jugadores responden un poco más. "Con los más pequeños uno apela a los juegos y otros recursos pedagógicos, que los entretienen”, comenta.

Como contrapartida, explica que a través de la modalidad virtual no se consigue el mismo desarrollo en la formación de jugadores. “Se pierden muchos detalles. Cuando vos trabajás presencialmente podés corregir cosas y tener otro feedback con el jugador. A través de la pantalla, eso no lo tenés”, explica el entrenador de Alberdi.

“Es lo que nos tocó vivir. Está claro que genera mucha incertidumbre, pero tenemos que seguir para adelante”, señala Benavídez respecto del futuro.