Río Cuarto | Juntos por el Cambio | Luis-Juez |

"Que Macri me explique mirándome a los ojos por qué se juntó con Llaryora"

El senador y líder del Frente Cívico dijo que no va a firmar el reglamento interno con Juntos por el Cambio hasta que el expresidente exponga las razones de su reunión con el candidato del PJ. "Estamos en un compás de espera", manifestó sobre el frente opositor

“Después de la reunión de Macri con el enemigo nuestro, que nos cuenten si el peronismo no puede meterse en nuestra interna. Con lo cual nosotros, hasta que no tengamos una certeza definitiva, no vamos a suscribir ningún reglamento de nada”. Luis Juez, senador nacional y líder del Frente Cívico, sigue furioso con el expresidente de la Nación, que se reunió con Martín Llaryora, intendente de Córdoba y candidato a gobernador por Hacemos por Córdoba, y lo está esperando para pedirle explicaciones.

Mientras tanto, Juez decidió que Juntos por el Cambio en Córdoba quede en suspenso. Ni acuerdo por la interna, ni por las encuestas, ni por nada. Un compás de espera, dice.

Desde su estudio en Córdoba, el hombre que aspira a ser nuevamente candidato a gobernador contestó sobre la realidad nacional y provincial.

- ¿Cómo está viendo lo que ocurre a nivel nacional, principalmente con respecto al Consejo de la Magistratura? Diputados ofreció un escándalo que no se veía desde hacía mucho.

- Te diría, sin querer ser un agorero, que presupongo que se vienen momentos más complejos todavía, más delicados. Y lo digo sin querer quitarle a la oposición la responsabilidad por el rol que le corresponde, pero tengo la sospecha de que vamos a vivir momentos de mayor tensión social y política. Hay un sector del oficialismo que está dispuesto a tensar la cuerda como hacía muchos años no se veía en las instituciones. Lo que pasó en Diputados es muy complicado. La presidenta del cuerpo puedo entender que es una chica con poca experiencia política, pero no podés ser presidente de un cuerpo si no lográs un mínimo nivel de consenso. Entonces, no podés, queriendo quedar bien con tu jefe político, eliminar una resolución de la Cámara que ya fue comunicada a las autoridades administrativas, en este caso al Consejo de la Magistratura, y después pretender no tener consecuencias. Lo que hizo esta chica Moreau no tiene antecedentes. Para quedar bien con la línea política del espacio en que ella participa terminó anulando una resolución del cuerpo y eso ha tensionado enormemente. No sé cómo va a hacer ella para hacerse elegir de vuelta. Va a ser muy complicado.

- Lo dice por el fallo en la causa Vialidad.

- Eso va a contribuir enormemente para un lado o para otro pero ya Cristina tomó la decisión de que si no puede manejar el Consejo de la Magistratura lo va a tratar de paralizar. Ya lo hizo en el Senado y ahora con la orden de Diputados es casi la paralización absoluta del Consejo de la Magistratura. Porque, si no están los representantes de Diputados ni de Senadores, ahí claramente hay un desequilibrio de los estamentos que no va a permitir funcionar. Sin el control parlamentario el Consejo de la Magistratura no tiene razón de ser.

Entrevista con Luis Juez (parte 1)

- Lo traigo a la situación provincial, a lo político electoral. ¿Cómo está Juntos por el Cambio después de un elemento que pareció distorsionar todo como fue la reunión entre Mauricio Macri y Martín Llaryora?

- Nosotros, localmente, estamos bien. Juntos por el Cambio a nivel provincial está bien pero estamos sorprendidos, porque no hay justificativo para esa reunión. Estoy tratando de esperar que llegue el expresidente Macri para que me dé una explicación mirándome a los ojos, viste, porque, la verdad, que juntarte con nuestro rival ¿Cuál sería el motivo? ¿Cuál sería el objetivo? Aparte está totalmente advertida la dirigencia nacional de Juntos por el Cambio de que vamos por Córdoba, queremos gobernar Córdoba. No podemos tolerar 25 años más de Unión por Córdoba en la provincia. Con lo cual, ningún dirigente, ni Mauricio Macri, ni Patricia Bullrich, ni Horacio Rodríguez Larreta, ni Morales, ni Manes, ni Lousteau, por nombrar a los más conocidos, ni Carrió pueden decir que desconocen esto. Me encargué personalmente de hablar con cada uno de ellos y decirles que se acabó la relación con el peronismo de Córdoba. Nosotros vamos a gobernar Córdoba, vamos a hacer un esfuerzo descomunal. Les pregunté si estaban de acuerdo y todos me dijeron que sí. Es más, te voy a contar una cosa: cuando el presidente Macri vino a Córdoba la última vez me dijeron de tener una reunión y yo les dije que, la verdad, me gustaría que la reunión la tuviera con el presidente de nuestro partido, que es el exsenador Martínez. Macri fue al estudio del senador Martínez y Martínez, como presidente del Frente Cívico, le dijo: “Mire, presidente, tengo para formularle dos preguntas, nada más. La primera es si usted todavía mantiene con Schiaretti su relación, su vínculo político. La segunda es si usted está dispuesto a admitir, tolerar y convalidar la posibilidad de que Juntos por el Cambio gane la provincia de Córdoba”. En la primera respuesta dijo: “Ya está, yo con Schiaretti hice lo que tenía que hacer, fue de 2015 a 2019, para el 2023 no tengo ningún compromiso con el gobierno de la provincia de Córdoba”. Y la segunda, bueno, “organícense, establezcan la mecánica y métanle para adelante”. Bueno, nosotros hasta que no venga el expresidente Macri y podamos rectificar o ratificar esa decisión estamos en un compás de espera. La verdad, nos ha sorprendido ingratamente esa reunión, nos ha dolido enormemente porque no hay ningún justificativo para juntarse hoy con nuestros rivales, con la gente a la que queremos ganarle, con la gente a la que estamos confrontando. Así que te imaginarás, pero en términos locales estamos en un diálogo permanente con todos los dirigentes políticos del espacio: con el radicalismo, con la Coalición Cívica, con todos los dirigentes del Pro. Pero la actitud de Mauricio Macri ha caído como un balde de agua fría.

- ¿No cambió la relación con De Loredo, que es impulsado como candidato a gobernador por Macri?

- Bueno, si yo fuera Rodrigo estaría más que preocupado. Porque, en definitiva, si te alientan de un lado y después se juntan con tu enemigo, hay que ver hasta dónde verdaderamente quieren darte una mano. A mí en lo personal, no te voy a mentir, me parece bárbaro porque transparenta la cosa. Quiero saber, antes de salir a la cancha, quiénes van a jugar, quiénes tienen ganas de ganar el partido. Yo me voy a matar en este partido, voy a entregar hasta la última gota de transpiración, pero está bueno saber a quiénes no les interesa, dónde está cada uno, a qué intereses responde cada uno. Así que a mí en lo personal, como dirigente político, más allá del dolor que nos causó conocer de esa reunión y enterarnos de esa reunión, a mí en lo personal me parece gratificante saber con qué jugadores uno va a poder contar y hasta dónde están dispuestos a jugar. Pero claramente el conjunto de Juntos por el Cambio necesita una respuesta mucho más ordenada, mucho más orgánica.

- Yo tenía entendido que se estaba muy cerca de firmar el reglamento interno para establecer las reglas de juego y que, a partir de esto, se decidió quedar en stand by, hasta tanto se resuelva esta situación.

- Vengo diciendo que tenemos que ser muy cuidadosos, que tenemos que buscar un alto nivel de consenso porque si hay algo que no vamos a hacer es ir a una interna un domingo para que el peronismo se meta. Si nosotros vamos a una elección interna ese domingo el peronismo va a meter 200 mil planes sociales, 200 mil militantes a trabajar para decidir con quién quiere competir. Algunos me decían: “No sé si es tan así”. Bueno, ahora después de la reunión de Macri con el enemigo nuestro, que nos cuenten si esto es así o no es así. ¿Cuál es el interés? Con lo cual nosotros, hasta que no tengamos una certeza definitiva, no vamos a suscribir ningún reglamento de nada. Necesitamos tener la tranquilidad de que todos, absolutamente todos, quieren ganar la provincia de Córdoba, que no vamos a tener por debajo de la mesa ninguna sorpresa que nos incomode o nos perjudique. Así que vamos a esperar a que venga el expresidente Macri y nos aclare ese tipo de reuniones y a partir de ahí ya veremos qué decisión tomamos.

Entrevista con Luis Juez (PARTE 2)

- ¿Y si no? ¿Si no existe esa voluntad general?

- Pero, lo he hablado con el radicalismo, con el presidente del radicalismo, con Mario Negri, lo he hablado con el mismo Rodrigo. Nosotros no podemos dejar que desde afuera nos vengan a decir a nosotros qué tenemos que hacer. Sería un acto de sumisión inaceptable, inadmisible, intolerable. Por lo pronto, nosotros no lo vamos a hacer. Pero te repito: seguimos hablando, charlando, trabajando. Nosotros seguimos avanzando pero obviamente que las injerencias extrañas y los intereses foráneos que no tienen que ver con los intereses de los cordobeses nos preocupan. A mí me preocupan y me alarman; por eso, tengo la guardia levantada.

- ¿Cómo está viendo el momento del gobierno provincial? Hay varios conflictos que se han sucedido, con la salud en problemas y varios episodios complejos.

- Son señales inequívocas de que el ciclo llegó a su fin. Un gobierno que gasta millones de dólares en la circunvalación y no tiene para darles un salario digno a los médicos y les tira una limosna por decreto, como hizo el gobernador Schiaretti, habla a las claras de que ha perdido el concepto de humanidad de todo tipo que gobierna. Han destruido la salud, la educación, la seguridad, la independencia de la Justicia, todas las semanas tenemos un escándalo de proporciones, de esos que decís: “Che, son síntomas”. El destrato que ha tenido este gobierno con las áreas estratégicas que acabo de mencionar no tiene parangón. Vos me podés decir que estamos viviendo un momento de crisis. Sí, pero si yo te contara el sobreprecio de la obra pública... Millones y millones de dólares, que no los va a pagar este gobierno sino el que viene porque son todos con créditos, todavía no se pagó una moneda. Y resulta que si tenés plata para eso pero no para resolver el problema básico de la salud. Lo mismo pasa con educación: tenemos la peor jubilación docente del país. Lo mismo pasa con la seguridad. Estamos en una situación muy compleja. Hoy este gobierno se sostiene con la pauta publicitaria porque, si no, trascenderían un montón de situaciones que hoy se hace bastante complicado poner en evidencia. Hoy la pauta publicitaria es la que sostiene la candidatura de Llaryora en Córdoba, sin lugar a dudas. No habría forma de sostenerlo: están con un despliegue de recursos, de plata, de despilfarro en un momento terriblemente crítico y de mucha angustia social. Hay que aprovecharlo. Nosotros si no somos inteligentes y no aprovechamos este momento vamos a contribuir como contribuimos en 2019 a que esta gente se terminara quedando con el poder.

- Juntos por el Cambio tiene que construir una opción creíble.

- Y en eso estamos. Por eso duele cuando desde afuera te vienen a decir con quién te tenés que juntar. No lo voy a admitir. Te lo digo con claridad: no lo voy a admitir. A mí no me van a venir a decir qué tengo que hacer en Córdoba. Soy un tipo grande, hace mucho tiempo que hago política, he bajado la cabeza, he aceptado cada cosa que me han planteado en su momento para no romper pero no voy a aceptar que nadie me venga a decir a mí qué necesitamos en Córdoba. Que se llame como se llame, que haya sido lo que haya sido, tenga el poder que tenga, a mí no me atropella nadie. Lo he hablado claramente con la Unión Cívica Radical, lo he hablado con nuestros aliados y les he dicho: “Señores, esta es la posibilidad de tomar nosotros el toro por las astas. O nos paramos con firmeza a defender los intereses de Córdoba o terminamos haciendo el papelón que ya hicimos en reiteradas oportunidades en estos últimos 24 años”. Si no soy gobernador de Córdoba será porque los vecinos no me voten, no va a ser porque ningún porteño me ponga el pie en el hombro. A eso te lo puedo garantizar.

Entrevista con Luis Juez (parte 3)