Río Cuarto | Justicia | edificio | riesgo

La Justicia investiga quién intimidó a trabajadores de salud en un edificio

Si identifican al autor del anónimo, podría ser prontuariado por amenazas. La Unidad Judicial 1 actuó de oficio cuando se viralizó la noticia. Citaron a declarar al portero y también testificará el adjunto de la Defensoría

La intimidación a los trabajadores del sistema sanitario que viven en un edificio céntrico de la ciudad ya quedó en manos de la Justicia.

El escrito anónimo que les exigía abandonar sus hogares con el pretexto de que estaban poniendo en riesgo a todos los vecinos por la pandemia generó una ola de indignación entre los ocupantes de los departamentos ubicados en la calle Belgrano al 400.

Tan rápido se viralizó el infame episodio que no fue necesario que alguien radicara una denuncia penal. Desde la Unidad Judicial número 1 decidieron actuar de oficio para investigar quién estaba hostigando a kinesiólogos y oftalmólogos que habitan esa propiedad común.

El manuscrito, que no llevaba ninguna identificación, describía la ocupación y la dirección exacta de cada una de las personas que se desempeñan en el área de la salud.

“Eso es lo más grave porque, poniendo dónde vivía cada uno y qué trabajo hacía, parecía que estaba instando a un linchamiento”, señaló el defensor del Pueblo adjunto, Fabián Rolandi.

Rolandi alquila un local en el mismo edificio y la mañana del martes, a primera hora, se topó con la nota . El primer instinto que tuvo, contó, fue sacarla de inmediato. “Me pareció algo tan espantoso que lo primero que pensé fue cómo iban a sentirse los médicos si llegaban a encontrarse con semejante cosa”, comentó.

Una de las personas aludidas en el anónimo, el kinesiólogo Miguel Danielo, hizo mención al desagradable episodio en Facebook y la noticia fue replicada en la web y en los medios de prensa, lo que puso sobreaviso a la Justicia.

La Fiscalía de Segundo Turno, a cargo de Javier Di Santo, confirmó a Puntal que la Unidad Judicial 1 estaba investigando el hecho intimidante.

Una de las primeras acciones de la pesquisa fue secuestrar la nota que había quedado en poder del defensor adjunto. Rolandi la había llevado a su despacho con la intención de poner en conocimiento del incidente al Inadi.

“El problema con el que nos topamos es que para hacer una presentación formal al Inadi necesitamos identificar a la persona que cometió un acto discriminatorio. Pero justamente eso es lo que no sabemos porque quien hizo todo esto actuó con la cobardía de un anónimo, lo que da la pauta de qué tipo de persona es”, dijo Rolandi.

Efecto bumerán

“Sabemos que está entrando gente de Córdoba a la ciudad y en cualquier momento vuelve a haber un foco de infección. Ustedes que atienden a esas personas pueden traer el virus al edificio y aquí viven familias, niños y adultos mayores que son población de riesgo”, mencionaba la nota y trascartón les exigía a las personas aludidas que abandonaran el lugar para no poner en riesgo de contagio al resto de los vecinos.

El mensaje anónimo avisaba que en caso de que hicieran caso omiso a esta demanda, serían denunciados.

Lo que el autor o la autora del escrito no sospechó es que iba a quedar en el centro de la escena y en serio riesgo de terminar prontuariado por un delito penal.

Ayer, el portero del edificio fue citado a prestar su testimonio y lo mismo sucederá con el defensor del Pueblo adjunto. “Como tomó intervención la Justicia estamos esperando que salga un responsable y, si eso sucede haremos la denuncia formal en el Inadi”, anticipó Rolandi.

Agregó que los ocupantes del edificio reaccionaron con un unánime respaldo a los trabajadores de la salud. “Lo tomaron como algo espantoso que partió de una persona que ni siquiera da la cara”, remarcó.

ATSA: “Son los verdaderos valientes de esta época”

“El motivo por el que salimos cada mañana de nuestras casas es para cuidar a la comunidad, por eso tomamos con preocupación el episodio ocurrido esta semana en un edificio del centro, donde hostigaron a trabajadores de la salud”.

Así respondió Darío Mansilla la consulta de Puntal. El secretario gremial de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina comentó que se habían registrado situaciones similares en otras localidades e incluso en Río Cuarto también había escuchado versiones. “Pero eran sólo eso, rumores, lo del martes es algo que se pudo constatar”, dijo.

“Muy lejos de nosotros está la intención de causar algún tipo de daño, sino todo lo contrario, por eso cuesta entender este tipo de cosas”.

Particularmente, Mansilla consideró que todos los trabajadores de la salud “son verdaderos valientes de esta época, que están poniendo el cuerpo, amor y sobre todo vocación de servicio”, recalcó.

En relación a sus afiliados comentó que están trabajando con salarios muy bajos, que se están pagando en forma desdoblada, y a eso se suma la incertidumbre de saber de qué manera van a cobrar el mes siguiente. “Esto nos obliga a ver qué servicio pagamos y qué servicio dejamos de pagar. Además, nos afecta especialmente el paro de transporte que estamos viviendo porque nos tenemos que movilizar por nuestra propia cuenta y de nuestros bolsillos”, remarcó. Mansilla reconoció que la Municipalidad puso algunos transportes escolares a disposición de trabajadores de la salud, pero aclaró que son insuficientes para movilizar a un volumen de mil trabajadores sólo en la faz privada. “Muchos van a trabajar caminando o en bicicleta, o tienen que pagarse un remís porque las patronales no están absorbiendo ese costo”, subrayó.