Nacionales | Justicia | pareja | hijo

"Perdóname hijo, no llegué a tiempo": las palabras del padre del niño asesinado en La Pampa

El papá del pequeño de cinco años asesinado a golpes, por cuyo crimen está detenida su madre y la pareja de ésta, utilizó su red social para expresar su profundo dolor.

El padre de Lucio Dupuy, el niño de cinco años asesinado a golpes y por cuyo crimen está detenida su madre y la pareja de ésta, le pidió perdón a su hijo "por no poder hacer nada" para evitar lo sucedido y señaló que las dos acusadas mantenían al nene "preso" de su "infancia e inocencia".

En tanto, por la tarde se desarrolló una movilización que contó con la presencia de la familia, en donde más de un centenar de personas pidieron “justicia por Lucio” y denunciaron el desempeño de la Justicia al no ser escuchados.

"Perdóname hijo, no llegué a tiempo (…) Te amo. Perdoname por no poder hacer nada", escribió Christian Dupuy, papá de Lucio, en una publicación realizada en su perfil de la red social Facebook.

El hombre escribió un texto acompañado de una foto del niño andando en bicicleta, a las pocas horas del entierro de su hijo, que falleció el pasado viernes de una hemorragia interna producto de varios golpes.

"Me dejás con el alma rota buscando 'el porqué' de tantas cosas y me doy cuenta ahora de lo que estabas sufriendo y yo sin saberlo y ahora es tarde, te tenían preso de tu infancia e inocencia", señaló.

Por la muerte de Lucio fue detenida su madre, Magdalena Esposito Valenti (24), y su pareja, Abigail Páez (27).

Dupuy padre recordó que cuando realizaba una videollamada con su hijo, y le preguntaba algo, lo que hacía el niño era "mirar para los costados para ver si alguna (por la madre y su pareja) te estaban escuchando".

"Por eso tardabas en contestarme cuando te preguntaba si eras feliz. Te tenían en silencio.... tenías miedo y yo no me di cuenta", se lamentó.

"Mi ´rusito´, mi ´gringo´, te amo tanto ya no puedo seguir más mi vida (…) dónde encuentro las fuerzas que me mandás hijo", finalizó el padre en su publicación.

En tanto, Ramón Dupuy, abuelo de niño aseguró a la prensa que lo que sucedió "no tiene explicación" para la familia y afirmó que había realizado varias exposiciones en la justicia contra la madre de la víctima.

"Hicimos exposiciones, pero nunca fuimos escuchados. Ella se junta con una mujer y ahí empieza todo el calvario. Cuando ella se deshizo del nene se lo dio a mi hijo mayor. Una vez me dijo ´antes de dártelo a vos, lo mató´, y lo mató", dijo en diálogo con Crónica TV.

El hombre explicó que la mujer, tras separarse del padre de Lucio, se fue a vivir a General Pico, en La Pampa, junto a su pareja, por lo que dejó el cuidado del menor a un tío, de nombre Maximiliano.

"Yo le rogaba que me lo dejara para criarlo. Venía golpeado. Una vez vino con un chichón en la cabeza enorme que nos dijo que justo se había caído en la terminal, pero eran de tres o cuatro días atrás", recordó el hombre.

Y añadió: "Hablé con un abogado, con un juez, les pedí que no me lo saquen, porque ese nene termina mal, muerto o vendiendo cosas en la calle, y me lo trajeron muerto."

El abuelo de Lucio sostuvo que su madre y la pareja "lo tenían encerrado dos o tres días y luego lo desnudaban y sacaban afuera" de la casa.

Entre lágrimas, recordó que cuando le entregaron el cuerpo, su nieto "tenía quemaduras de cigarrillos, pisaduras de zapatillas por todos lados y estaba todo desfigurado".

"Lucio era un ángel, era abrazos, besos, dulzura, besos. Que cambien las leyes, que no haya más chicos muertos", pidió Ramón.

Pasadas las 18, más de un centenar de personas se congregaron en la Plaza San Martín, en el centro de la ciudad de General Pico, para acompañar a la familia de Lucio en su pedido de justicia.

Visiblemente compungidos por la situación, Christian, su padre Ramón y su hermano Maximiliano encabezaron la movilización llevando una bandera que pedía “Justicia para Lucio” y una foto del niño.

Varios presentes portaban carteles son mensajes de “Justicia por Lucio”, “Los niños no se tocan”, “Magdalena Espósito – Abigail Páez Asesinas”, “Fuerza familia Dupuy”, y “Que las asesinas paguen”, entre otros.

“Quiero agradecerles a todos los presentes. Es un momento muy duro para nosotros. Quiere agradecerles porque todo esto nos da un poco de fuerza a nosotros. El alma rota nos va a quedar por el resto de nuestras vidas”, dijo Christian, que vestía una remera con una foto de su hijo sonriendo.

Con la voz entrecortada, el joven sostuvo que las dos imputadas por el crimen “se pudran en la cárcel” y que “no va a descansar hasta que se logre lo que se merecen”.

“Y todos lo que no se hicieron cargo, porque nosotros lo fuimos a buscar, me gustaría que estén acá, que den la cara”, al referirse a los funcionarios judiciales que le dieron la tenencia y guarda del menor a la madre.

Maximiliano, tío de Lucio, aseguró que mañana a las 12 irán a los Tribunales locales y apuntó directamente a la Secretaría de la Niñez y a la Comisaría Cuarta: “Niñez apoyó sus mentiras (de la madre), nunca comprobó nada. La ley la apoyó y la Justicia son los culpables de esto”.

“La justicia la amparaba. Nos quedamos quieto como familia porque la justicia amparaba a la madre, si nos llevábamos al nene, íbamos presos”, sostuvo.

Ramón, abuelo de Lucio, habló con consonancia con sus dos hijos.

La marca continuó hacía el playón municipal, luego hacia la comisaría Primera y finalizó en los Tribunales, donde la familia y los vecinos no dejaron de gritar “Justicia por Lucio”.