Lunes 27.- Firme respaldo del gobierno bonaerense a Mario Ishii.- Ya Axel Kicillof había deslizado alguna expresión solidaria hacia el emblemático intendente del poncho al hombro, pero es justo y necesario que su jefe de Gabinete haya salido a completar la reivindicación de "un hombre que le pone el cuerpo a los problemas" y "trabaja de sol a sol", injustamente vilipendiado por unas palabras “sacadas absolutamente de contexto en una situación de mucho estrés". En realidad, nosotros nunca tuvimos la menor duda acerca de la honorabilidad de nuestro hombre en José C. Paz, que hace más de veinte años viene poniéndoles el cuerpo a problemas tan arduos como la proliferación de traidores -que se comprometió a salir a “cazar” después de que le robaran una elección a Néstor con la artera maniobra de sacar más votos- o el desempleo, que tanto esfuerzo puso en combatir repartiendo cientos de credenciales entre “asesores”, de quienes “no sabía qué hacían en su vida privada”, según explicó cuando un narco detenido en Rosario chapeó ante la Policía con un carnet expedido por él. A quién no le pasa que después de trabajar de sol a sol y en una situación de mucho estrés se le escapa amenazar a un empleado levantisco con quitarle la cobertura de la venta de falopa si no muestra la debida contracción al laburo. Y nadie te reconoce, por ejemplo, que te hayas hecho cargo personalmente del área de salud del Municipio, cosa de tener bien cubierta la actividad de los choferes de ambulancias, que, por lo que se ve, en el conurbano no dan abasto. Como para no estar estresado.

Martes 28.- Patricia Bullrich: “Son muchas las posibilidades de ganar las próximas elecciones”.- Para que no digan que Patricia aparece únicamente para respaldar los gatillos sensibles (sean de policías o de jubilados, lo importante es la actitud) y evocar nostálgicamente lo seguros que nos sentíamos los argentinos cuando ella tenía cortitos a los delincuentes, ahí tienen esta extraordinariamente oportuna salida al ruedo que ejemplifica a la perfección el afinado criterio de nuestra dirigencia para captar el pulso social. Claro, entre tanto terror por el virus que parece haber empezado a voltear muñecos en serio, y la malaria resultante de la estrategia con que tan exitosamente se lo está controlando, a buena parte de quienes nos conducen hacia nuestro destino de grandeza podría escapárseles la verdad incuestionable de que lo que más preocupa a nuestra sociedad, hasta la obsesión diríamos, son las próximas elecciones. A qué argentino tipo, consciente y comprometido como es, no le corre la adrenalina por las venas cuando piensa en que dentro de apenas poco más de un año deberemos marchar nuevamente a las urnas para definir la composición del Congreso que acompañará a este Presidente entre diciembre de 2021 y diciembre de 2023. Bueno, tenemos algunos dirigentes que sí se dan cuenta, Patricia entre ellos, cuya perspicacia queda reflejada en algunas de las consignas con que salió a arengar a la militancia: “Debemos mostrar que tuvimos una política que buscaba la inclusión real y no otra que deja a la gente permanentemente en la informalidad", por ejemplo, es un recordatorio muy oportuno, porque aunque usted no lo crea hay abombados que no advirtieron lo realmente inclusivas que eran las políticas del gobierno de Mauricio. “Tenemos que decirle que aprendimos. Que planteamos un proyecto con la autocrítica ya hecha. Ir con nuestras verdades", no nos convence tanto, a ver si con toda esa autocrítica terminamos haciéndole creer a la gente que hicimos algo mal. Y lo fundamental: “No somos lo mismo que ellos”. Menos mal que esta la usan todos los partidos, porque se va haciendo cada vez más difícil recordarle al votante lo distintos que son.

Miércoles 29.- Alberto Fernández: “Es hora de tener una Justicia proba que haga respetar el Estado de derecho”.- Decí que el acto venía programado de antes, si no se iba a leer como la respuesta del Gobierno a la arenga de Patricia. Algo así como aclararle, a ella y al pueblo expectante, que nosotros también tenemos en claro cuáles son las prioridades de este momento histórico y que, a la hora de escuchar la clamorosa voz de la gente que demanda liderazgos firmes y avispados que traigan soluciones a sus más acuciantes tribulaciones, nuestros oídos son los más atentos y empáticos. Porque, si sacamos de contexto la salud, la recesión, la inseguridad, el desempleo, la inflación, la vuelta a clases y la vuelta del fútbol, ¿qué otra cosa obsesiona más a la sociedad que la reforma de la Justicia Federal? Y no cualquier reforma, ¿eh?, sino una que arranque con una atinada identificación de los problemas. A juzgar por el proyecto, el Gobierno ha advertido sagazmente que si la Justicia no funciona del todo bien es ¡porque los Juzgados son pocos! Así que vamos a duplicarlos, total qué nos puede costar, e igual una Justicia proba no tiene precio. Y de paso generamos un montón de puestos de trabajo para llenarlos con militantes que hagan respetar el Estado de derecho.

Jueves 30.- El Gobierno formalizó la creación del Consejo Asesor de la Reforma Judicial.- Un ejemplo de apertura y pluralismo el de Alberto, que a pesar de tener en claro qué es lo que hay que hacer con la Justicia Federal desde el primer día llama a un conjunto de notables del derecho para que le mejoren el proyecto; y no sólo eso, sino que a pesar de haber declarado en el pasado remoto (hace un par de meses o algo así) que la Corte Suprema debe sí o sí seguir con los cinco miembros actuales, mete en esa comisión a juristas que en su mayoría ya se sabe que quieren ampliarle el número de integrantes, para asegurar que voten bien cuando les toque revisar causas del lawfare. Eso sí, luego de meditar profundamente sobre la cuestión, ha perturbado nuestro ánimo la posibilidad de que la inclusión del abogado Beraldi, que tanto encomiamos la semana pasada quizá por haberla tomado fuera de contexto, termine operando como una maniobra para distraerlo de sus funciones como defensor de la vicepresidenta. Pero suponemos que Cristina le habrá dado su autorización y hasta lo habrá alentado a asumir el compromiso, aunque signifique poner en riesgo su situación judicial, por subordinar como siempre sus intereses personales al Bien Supremo de la Patria.

Viernes 31.- Máximo Kirchner: “Macri es mejor turista que presidente”.- La jornada de la Cámara de Diputados durante la cual se aprobó la moratoria impositiva que permitirá revitalizar a miles de empresas, y de paso sacarle de encima a la Justicia proba que se viene el laburo de hacer respetar los derechos de Cristóbal López, dejó muchos momentos memorables. Pero nos quedamos con esta intervención del Principito, cada vez más suelto e incisivo en sus aportes al debate. Claro, más de un observador mal llevado y predispuesto a sacar las cosas de contexto reprochará cierto facilismo en la figura retórica: también acertaría quien dijera que Macri es mejor orador que presidente, mejor futbolista que presidente, mejor domador de reposeras que presidente y, si nos apuran, mejor bailarín que presidente. Pero hay que reconocer el valor y la predisposición a asimilar las posibles respuestas de quienes lo quieren poco: Máximo es mejor hijo que diputado, mejor agente inmobiliario que diputado, mejor heredero que diputado y, ya que tiene la piel dura para bancarse el cruel estereotipo, mejor jugador de PlayStation que diputado. La conclusión sería que, en general, ver a la mayoría de los políticos hacer política es una invitación a soñar con un mundo en que todos se dediquen a hacer lo que hacen mejor.