Nacionales | Kicillof | Milei | recursos

Kicillof: "Estamos ante un Presidente que se roba los recursos de las provincias"

El Estado nacional eliminó el Fondo de Fortalecimiento Fiscal del distrito de Buenos Aires, por lo que el gobernador anunció que acudirá a la Corte Suprema de Justicia para conseguir la devolución de esos recursos

El gobierno nacional dispuso ayer la eliminación del Fondo de Fortalecimiento Fiscal de la provincia de Buenos Aires (PBA) que había sido creado durante la administración de Alberto Fernández, por lo que el gobernador Axel Kicillof anunció que acudirá a la Corte Suprema de Justicia.

El Fondo de Fortalecimiento destinaba a la provincia de Buenos Aires un porcentaje de recursos coparticipables adicionales que la ciudad de Buenos Aires recibía por el traspaso de la Policía Federal.

En una conferencia de prensa realizada ayer por la tarde en la ciudad de La Plata, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, calificó la medida como “intempestiva y arbitraria” y reveló que instruyó al fiscal de Estado provincial “para que inicie acciones judiciales ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) y que cautelarmente restituyan” los fondos que les sacaron.

"Es un hecho de tal gravedad que hemos recibido acompañamientos de todas las fuerzas políticas de la PBA y de gobernadores del resto del país. El gobierno nacional se roba los recursos de las provincias, que no son de un gobierno sino del pueblo", agregó el mandatario.

La medida del gobierno nacional, publicada ayer en el Boletín Oficial mediante el decreto 192/2024, se justificó debido a que aquella decisión adoptada durante la pandemia "afectó los intereses generales de la Nación en su conjunto, privando al Estado nacional de recursos necesarios para el ordenamiento de las cuentas públicas".

En los considerandos, el Ejecutivo advierte que "ningún gobierno nacional ha recibido una herencia institucional, económica y social tan crítica como la que recibió la actual administración, por lo que es imprescindible adoptar medidas que permitan superar la situación de emergencia creada por las excepcionales condiciones económicas y sociales que la Nación padece, especialmente como consecuencia de un conjunto de decisiones intervencionistas".

“Es un hecho de tal gravedad que hemos recibido acompañamientos de todas las fuerzas políticas de la PBA y de gobernadores del resto del país”, declaró Kicillof.

En ese marco, añade que, "entre otras medidas y con el fin de solucionar la enorme cantidad de problemas derivados de la herencia que la administración saliente dejó a todos los argentinos, es necesario efectuar un ajuste fiscal en el sector público nacional de cinco puntos del PBI y, al mismo tiempo, resolver la situación de los pasivos remunerados del Banco Central de la República Argentina, los que son responsables de los diez puntos de su déficit".

"En consecuencia, no hay solución alternativa a un urgente ajuste fiscal que ordene las cuentas públicas, siendo ello una condición indispensable para la estabilización macroeconómica que requiere nuestro país", remarca luego.

Sobre el decreto

Asimismo, el decreto afirma que "la situación fiscal de las provincias y de la Ciudad de Autónoma de Buenos Aires ha sido menos restrictiva a costa de las transferencias discrecionales que ha realizado el gobierno nacional".

"En tal sentido, el mencionado Fondo de Fortalecimiento Fiscal de la provincia de Buenos Aires afectó los intereses generales de la Nación en su conjunto, privando al Estado nacional de recursos necesarios para el ordenamiento de las cuentas públicas, por lo que resulta necesario derogar el artículo 4° del Decreto N° 735 del 9 de septiembre de 2020", concluye la normativa, firmada por el presidente Javier Milei; el jefe de Gabinete, Nicolás Posse; y el ministro de Economía, Luis Caputo.

Semanas atrás el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, elevó un reclamo formal al ministro Caputo por el retraso en el envío de fondos a la provincia que superan los 15.000 millones de pesos y solicitó rediscutir una nueva ley de coparticipación, al sostener que "la provincia es discriminada y castigada desde hace décadas en el reparto de recursos".

En la conferencia de prensa de ayer por la tarde, Kicillof sostuvo: "Las provincias necesitamos previsibilidad. Es muy difícil diseñar respuestas en el marco de algo que se parece mucho a la locura. Se están estudiando muchísimas respuestas de diversa índole. No quiero y no me resigno a avanzar en una suerte de desintegración.

"Nos invitan al caos y hay que tratar de evitarlo por todos los medios. Por eso invoco a la unidad nacional y al trabajo con todos los gobernadores. Hay que buscar una solución institucional", agregó el mandatario bonaerense.

Y concluyó: "Hemos hablado con todas las fuerzas políticas y obviamente que a todas les afecta. Tendremos que seguir buscando acuerdos. Mañana (por hoy) conversaremos con los gobernadores sobre medidas a tomar y, llegado el caso, lo comunicaremos".