Río Cuarto | Kiev | embajada | contacto

Dos riocuartenses buscan refugio de los bombardeos en la estación del metro en Kiev

Gabriel Santomero y Rodolfo Rama Fistori se encuentran viviendo en el país europeo y contaron su experiencia ante la invasión de las fuerzas rusas. Están en contacto con la Embajada para coordinar la salida del lugar y viajar a Argentina para reencontrarse con sus familias

La situación en Ucrania es preocupante pero, más allá de lo que se pueda ver a través de los medios de comunicación y las imágenes que nos invaden minuto a minuto, con todos los supuestos de lo que es el avance ruso, lo clave es la realidad que están viviendo los habitantes de ciudades como Kiev en estos momentos.

Entre los no mucho más de 100 argentinos que están viviendo en el país europeo en la actualidad, se encuentran 5 cordobeses, dos de ellos de Río Cuarto, que por motivos laborales viajaron en los últimos años a Ucrania y están viendo de cerca los hechos que paralizaron al mundo.

Si bien destacan que la ciudadanía se mueve con tranquilidad y muy organizada, señalan que están esperando indicaciones de la Embajada para poder salir del país y volver a Argentina. Por el momento se encuentran refugiados en los profundos túneles del metro de la capital ucraniana.

Gabriel Santomero es un riocuartense que vive en Kiev, donde se desempeña como diseñador gráfico. Asegura que días previos a la declaración de la intención de invadir, por parte del presidente ruso Vladimir Putin, en las calles de la capital ucraniana se desarrollaba la actividad con total normalidad. Sin embargo, con el avance de las fuerzas, y el inicio de los bombardeos fuera de la ciudad, las autoridades recomendaron a los habitantes buscar refugio en sus hogares o en las estaciones del subterráneo, que se encuentran a más de 100 metros de profundidad.

“Nosotros estamos en el metro de Teatral'na, a unos 120 metros bajo tierra, por lo que no se escucha ni ve nada”, sostuvo Gabriel, quien indicó que no recibieron más indicaciones desde la Embajada que esperar: “Nos dijeron que planean acciones pero está peligroso cualquier movimiento”, dijo.

"Estamos esperando lo que nos diga la Embajada para que nos ayude, la situación fuera del metro es tranquila, desde aquí no se escuchan disparos o explosiones porque estamos muy abajo, pero la alarma suena constantemente", indicó a Puntal Santomero.

El riocuartense explicó que la ciudadanía se resguarda en sus hogares, pues cada casa tiene un pequeño búnker para enfrentar ataques aéreos. "Nosotros estamos en el metro de Teatral'na, es decir, Metro del Teatro, a unos 120 metros bajo tierra, por lo que no se escucha ni ve nada", sostuvo Gabriel, quien indicó que no recibieron más indicaciones desde la Embajada que esperar: "Nos dijeron que planean acciones pero está peligroso hacer cualquier movimiento", explicó.

En la estación comparten con cientos de personas, pero asegura que la gente está tranquila esperando. "No se sabe qué pasa arriba porque hay poca información, pero esperamos que haya alguna solución por parte de los políticos", comentó el riocuartense, quien explicó que están esperando la apertura de las puertas de Kiev, que por el momento se encuentra sitiada. "Ya han entrado las fuerzas rusas, pero esperamos saber qué pasa", completó.

- ¿Cómo hacen con la comida y lo que necesitan para vivir? ¿Reciben algún tipo de ayuda?

- No, nosotros compramos en los locales cuando salimos del metro, pero no nos entregan ayuda. Por el momento tenemos comida y bebida.

Justo en el metro de Kiev, Gabriel se encontró con Rodolfo Rama Fistori, también de Río Cuarto, y su esposa Jorgelina Carletta, que es de Canals. "En este momento estamos juntos cinco cordobeses, creo que los únicos en toda Ucrania", cuenta, se estima que en todo el país habrá poco más de 100 argentinos en este momento.

- ¿Cómo han hecho con sus trabajos?

- Por el momento está todo cortado, solamente funciona todavía lo esencial. De todas formas, la gente es muy ordenada y bastante tranquila, por lo que se puede estar bien.

- ¿Has mantenido contacto con tu familia?

- Sí, siempre estamos en contacto. A veces se nos dificulta hablar porque no tenemos cómo cargar los teléfonos.

- ¿Tu idea es venir a Argentina cuando abran las puertas?

- Sí, por el momento es ir con mi familia. Ya hace tiempo que estoy aquí.

Rio Cuarto en Kiev (2).jpg
El metro de Kiev, a 120 metros de profundidad, es el refugio de cientos de personas que esperan para abandonar la ciudad.

El metro de Kiev, a 120 metros de profundidad, es el refugio de cientos de personas que esperan para abandonar la ciudad.

"Estamos bien"

“Estamos bien. Estoy con mi mujer y otros 3 argentinos”. En un contacto breve con Puntal, intentando cuidar al máximo la batería de su teléfono porque en ése momento no disponía de fuentes de energía para su recarga, el riocuartense Rodolfo Nicolás Rama Fistori comentó desde Kiev que están en contacto con la Embajada argentina y se mantienen en la espera de un transporte que los lleve primero a Polonia y desde allí a otro destino.

Rama Fistori está con su esposa Jorgelina Carletta, quien es oriunda de Canals, refugiados en un metro a unos 120 metros de profundidad de la superficie.

“Estamos en contacto con la Embajada. Solamente queda esperar y lo mejor es hacerlo en los metros que están preparados para ataques aéreos”, cuenta vía chat el joven, quien reside desde inicios de febrero en la capital de Ucrania.

Horas después de ése primer contacto con Puntal, el joven volvió a comunicarse con este medio para ratificar que todos se encuentran bien y llevar así tranquilidad a sus seres queridos. A la vez, confirmó que estaban en contacto con la Embajada para concertar una salida segura del país.

Aclaró que siguen el protocolo recomendado para estas situaciones y que desde la Embajada se contactaron para indicarles qué hacer, al tiempo que se comprometieron a gestionarles un medio de transporte cuando las condiciones de seguridad lo garanticen. "En ningún momento nosotros le exigimos cosas a la Embajada, estamos en contacto y seguimos sus recomendaciones", dijo Rama Fistori.

Además, el joven agradeció los mensajes de apoyo que recibieron en las últimas horas y el cariño de los afectos que los acompañan a la distancia.

Junto con su esposa Jorgelina, Rodolfo integra la nómina de 103 argentinos que según Cancillería residen permanente o temporariamente en Ucrania.

Ambos estaban residiendo en Kiev desde hace casi un mes, destino que habían elegido para vivir después de haber estado un tiempo en España.

Según relató Carletta el jueves al portal informativo Eccos Multimedios, de Canals, durante el año pasado estuvo viviendo en España. A fin de año vinieron para Argentina de vacaciones y para pasar las fiestas y en ese lapso estaban viendo hacia qué país podían viajar en busca de nuevos horizontes.

“Un amigo que tenemos en Kiev nos invitó a esa ciudad y nos dijo que él nos ayudaba a buscar trabajo”, explicó. Tras esa invitación, el 2 de febrero llegaron a destino con la idea de quedarse durante tres meses con el permiso de turista y evaluar así si les gustaba el lugar.

Con respecto al conflicto desatado en la madrugada del jueves, Jorgelina añadió: “Hasta anoche nadie estaba preocupado por nada, nadie hablaba de que iba a haber una guerra. Nosotros habíamos conseguido un trabajo, en el que el miércoles estuvimos hasta las 9 de la noche, bajo una completa normalidad. El jueves nos despertamos con una llamada de nuestra jefa diciendo que no fuéramos a trabajar y que nos quedáramos en casa por hoy, como recomendación”.

Contó que tras ese aviso empezaron a revisar sus respectivos teléfonos y que habían recibido un correo de la Embajada argentina en el que les recomendaban quedarse en sus lugares de residencia. Encendieron la televisión para mirar las noticias y comenzaron a contactar a otros argentinos que también están residiendo en Kiev.

“En ese momento nos agarró la desesperación porque a la noche se habían escuchado unas explosiones cerca de Kiev”, relató la joven.

A partir de ese momento armaron las valijas. “Las valijas grandes, por si las podíamos llevar y unas más chicas con lo indispensable. Si podíamos llevar todo, genial y, si no, nos llevábamos las más chiquitas. Empezamos a hablar con unos amigos y todos los que se querían ir estaban atascados, dado que esta es una ciudad donde hay muchos estudiantes y todos se quieren ir a sus pueblos. Todos los extranjeros se querían ir a otro lado”.

Ante esta situación hablaron con un conductor afectado al servicio Uber para que los llevara y en el viaje, antes de subir a la ruta, recibieron un mensaje que avisaba respecto de que los viajes en ese servicio quedaban suspendidos.

Según su relato, por esas horas las rutas en Kiev estaban complicadas por las largas colas de vehículos que querían salir de la ciudad y que también se observaban atascamientos dentro de la misma ciudad.

“No tenía sentido pasar toda la noche arriba de un auto, así que volvimos a casa. La recomendación es quedarse en casa”, concluyó Jorgelina en un diálogo mantenido con Eccos Multimedios.

Javier Borghi y Luis Schlossberg. Redacción Puntal (e información del portal Eccos Multimedios)