Río Cuarto | lluvias | región | campo

Las últimas lluvias mejoraron la perspectiva para el campo en la zona

El déficit hídrico en la región llegó a ser de 300 milímetros con respecto a la marca histórica. Sin embargo, ese faltante se ha atenuado. Una buena noticia para la soja, el maíz y el maní que se sembraron tardíamente

La región llegó a tener un déficit hídrico de casi 300 milímetros con respecto a la media histórica. Ahora, si bien la situación no se ha normalizado, las últimas lluvias han mejorado la situación y la perspectiva para el campo aparece más alentadora.

“Estas lluvias están regularizando un poco la situación. Faltaría más lluvia para febrero para ayudar al maíz tardío, pero claramente los últimos registros hacen que la situación se acomode un poco”, manifestó Alejandra Canale, del Inta.

Canale agregó que las lluvias que se han producido y que atenuaron la gravísima sequía que atraviesa buena parte del país implican una mejora para la soja, el maíz y el maní tardíos. “Al no haber humedad no se sembró en época;todo lo tardío ahora al menos va a estar en buenas condiciones y se podrá alcanzar una cosecha mejor a la que se esperaba”, indicó.

David Tonello, presidente de la Sociedad Rural de Río Cuarto, manifestó que para la zona las últimas lluvias implican que se pueda alcanzar una cosecha promedio. “Se sembraron tan tarde la soja y el maíz que lo que está medianamente está todo bueno. Por supuesto no esperamos ni una cosecha récord ni rindes extraordinarios pero vamos a estar en el promedio. Por supuesto, todo tiene que seguir igual:con este registro de lluvias, con una lluvia cada dos o tres días. En esas condiciones pueden estar en el promedio los lotes que se salvaron. Tampoco tiene que haber ninguna helada tardía en marzo. Necesitamos que se estiren las heladas como mínimo hasta abril”, detalló Tonello.

Impacto económico

Por supuesto, como siempre, no sólo los productores siguen con atención los pronósticos del tiempo y los registros de lluvia. También el gobierno lo hace porque gran parte del ingreso de divisas, siempre tan escasas en el país, depende de la producción agropecuaria.

David Miazzo, economista jefe de la FundaciónFada, manifestó que las lluvias que se han producido en los últimos días hacen que el panorama de pérdida de ventas por exportaciones no se ubique en el peor de los pronósticos. “Se preveía una pérdida de entre 10 mil y 15 mil millones de dólares por la sequía. En un momento, como las lluvias no llegaban, se pensó que podía cumplirse el peor de los escenarios. Ahora no, podemos decir que nos encaminamos hacia el menos malo de los pronósticos”, indicó el economista de la FundaciónFada.

De todos modos, la perspectiva en el ingreso de divisas por las exportaciones agropecuarias es un dato preocupante para el gobierno de Alberto Fernández porque si en el 2022 el panorama fue crítico con exportaciones agropecuarias récord, las consecuencias de una merma en ese flujo de ingresos pueden ser complejas.