Tranquera Abierta | México | Argentina | Exportaciones

En la balanza comercial, México nos gana por goleada

Las exportaciones están dominadas por aceites esenciales de limón y tabaco Virginia. Importamos autos y repuestos

Mientras los hinchas argentinos esperan con ansiedad el segundo partido de la selección en tierras qataríes para buscar una revancha que ponga al equipo nuevamente en carrera, luego del traspié con Arabia Saudita en el debut, hay interesantes puntos de comparación con los países que comparten el Grupo C de la cita mundialista: Arabia, México y Polonia.

Primero porque son naciones de distintos continentes y con culturas bien diferenciadas. Pero en segundo lugar, porque Argentina mantiene con los tres lazos comerciales; con algunos más y con otros menos. Y cuando se habla de comercio exterior y puntualmente de exportaciones, el campo y la agroindustria siempre están presentes. Y estos tres países no son la excepción ya que son compradores de alimentos producidos en diferentes provincias argentinas.

El intercambio comercial más relevante se da con México, rival de segundo turno mañana en Qatar desde las 16. Con “la Tri” hay numerosos cruces en instancias mundialistas, pero especialmente una gran relación comercial. De todos modos, es con el que más desequilibrio mantenemos en la balanza de los tres mencionados. Desde allí vienen muchos vehículos para el traslado de personas, pero también autopartes, accesorios de carrocería, entre otros ítems. Pero hacia aquel importante mercado enviamos productos como aceites esenciales de limón, tabaco desvenado en hojas secas en secadero de aire caliente del tipo Virginia, y también motores de émbolo diésel o semidiésel para vehículos automotores. De la región de América del Norte, México representó en octubre el 10% de las exportaciones argentinas y es uno de los 10 países más relevantes en el comercio mundial de nuestro país. Pero tomando los 10 primeros meses del año, la participación la participación alcanzó el 14,6%.

Si se toman los 10 primeros meses del año, que son los que se completaron y es el último registro oficial, exportamos a México por un total de 917,5 millones de dólares e importamos por 1.424,4 millones de dólares. Eso le dejó a la Argentina un déficit en la balanza comercial con ese país de 506 millones de dólares. En lo que va de 2022 el intercambio creció fuerte al sumar casi 2.400 millones de dólares. En el mismo período de 2021 la suma de importaciones y exportaciones había alcanzado los 1.600 millones de dólares con los aztecas.

Arabia Saudita, que nos amargó el martes desde bien temprano, logramos también un importante intercambio que este año, a diferencia del anterior, está dejando un saldo negativo también, aunque menor que el de México.

En este caso, la nación árabe le compra a la Argentina muchos productos del campo y la agroindustria como manteca, quesos frescos, miel, nabos y remolachas forrajeras, carne de gallina, harina de soja y maíz. En los primeros 10 meses del año los embarques sumaron 1.015 millones de dólares, pero las compras de Argentina a Arabia alcanzaron los 1.083 millones de dólares, por lo que queda, hasta octubre, un saldo negativo de 67,8 millones. El año pasado el saldo había sido muy favorable y había quedado casi en 550 millones de dólares. El costo de la energía en el mundo, fruto de la invasión rusa a Ucrania iniciada el 24 de febrero, hizo que ese esquema se rompiera.

Sin embargo, el peso de Arabia para el comercio argentino en Medio Oriente es muy importante. Junto con Yemen y Jordania sumaron en octubre el 59,8% de los envíos a esa región; pero puntualmente Arabia representó el 37,5%. A su vez, esa región aún tiene mucho para crecer en el comercio argentino ya que representó el mes pasado apenas el 3% del total de las exportaciones.

Por último, el país de Robert Lewandowski es el que deja a la Argentina mejor parada dentro de este grupo en materia de comercio exterior con un saldo favorable de 587,8 millones de dólares de acuerdo a los datos oficiales publicados por el Indec.

Eso es fruto de un buen nivel de exportaciones y de un magro volumen de importaciones. En los primeros 10 meses del año las ventas a Polonia alcanzaron los 787,8 millones de dólares, otra vez con fuerte protagonismo del campo y la agroindustria porque entre los rubros principales aparecen la harina y pellets de la extracción de aceite de soja, y maní sin tostar ni cocer, excluidos para siembra, sin cáscara, incluso quebrantados. Es decir que la economía regional de Córdoba está presenta también en el intercambio con uno de los rivales directos del Grupo C del Mundial de fútbol.

Tras la derrota contra Arabia, Bahillo se reunió con el embajador de ese país

Apenas 24 horas de haberse consumado la primera gran sorpresa en el mundial de fútbol, con la victoria de Arabia Saudita sobre la Argentina por 2 a 1, en el despacho principal de la Secretaría de Agricultura de la Nación, el titular de esa cartera, Juan José Bahillo, recibió al embajador de Arabia, Hussein Alassiri.

Por supuesto que el encuentro motivó los comentarios futbolísticos derivados del enfrentamiento en Qatar, aunque claramente ese no era el motivo de la reunión, sino la relación comercial de ambos países.

“Tras la fructífera misión realizada en el país, junto al embajador Hussein Alassiri repasamos las grandes oportunidades que tenemos de aprovechar la complementariedad de nuestras economías en beneficio de ambas naciones”, explicó el secretario de Agricultura de la Nación tras la reunión.

“En ese marco, reiteramos nuestro compromiso para contribuir al objetivo de seguridad alimentaria del Plan Visión 2030, ampliando y diversificando nuestras exportaciones de alimentos a Arabia Saudita”, señaló el funcionario entrerriano.

Luego, en un comunicado, la Secretaría remarcó que “más exportaciones significa más empleo y desarrollo para nuestra agroindustria”.

De acuerdo a las estimaciones oficiales, este año la Argentina exportará a Arabia productos agroindustriales por más de 918 millones de dólares, un 31% más que en 2021.

Por supuesto que allí pesa fuerte el agro con productos como manteca, quesos frescos, carne de gallina, harina de soja y maíz, entre otros.

Y en relación al agro, Casafe publicó una serie de datos asociados a la competencia mundialista y destacó que en el caso de Arabia, “aunque no hayamos conseguido un resultado favorable, sí nos consagramos ganadores de este partido de hectáreas cultivables con el 11,9% de nuestro territorio, frente al 1,6% del rival”, difundió en sus redes sociales.

El posteo se completó con una placa en la que se compara el potencial del campo en ambas naciones y claramente la balanza se inclina hacia la celeste y blanca. Es que con las 32,6 millones de hectáreas cultivables que tiene Argentina supera ampliamente las 3,4 millones de Arabia. Los datos corresponden a estudios del Banco Mundial y permiten conocer, con la excusa del mundial, el perfil de los distintos países.