Internacionales | migración | Estados-Unidos | Honduras

Hondureños siguen camino hacia a EEUU a pesar de las medidas de Trump

El presidente norteamericano anunció que cortará la ayuda brindada a Guatemala, Honduras y El Salvador, para evitar el avance de la caravana. La ONU indicó que se movilizan más de 7 mil personas.

Nada detiene a los miles de hondureños que reanudaron este lunes su largo camino hacia Estados Unidos. Ni el agotamiento ni las nuevas amenazas del presidente Donald Trump, de cortar "a partir de ahora" la ayuda a Guatemala, Honduras y El Salvador, por no impedir que la caravana partiera de Centroamérica.

"Vamos a empezar a cortar, o reducir sustancialmente, la tremenda cantidad de ayuda externa que habitualmente les damos", indicó Trump en Twitter. En una nueva catarata de tuits, el presidente estadounidense se lamentó de que México no haya sido capaz de detener el avance de los migrantes, por lo que puso en alerta a las patrullas fronterizas y a los militares ante esta "emergencia nacional".

"Lamentablemente, parece que la policía y los militares de México son incapaces de detener la caravana que se dirige a la frontera sur de Estados Unidos. Criminales y personas de Medio Oriente no identificadas están mezclados", dijo Trump en Twitter.

Con sus escasas pertenencias encima y llevando niños y bebes a cuestas, más de 7.000 migrantes, según estimaciones de la ONU, reanudaron su marcha poco antes de mediodía hacia el norte de México desde Tapachula (estado de Chiapas), fronteriza con Guatemala.

Continúan su marcha hacia Huixtla, también en Chiapas, una segunda parada de muchas antes de llegar a Tijuana o Mexicali, fronterizas con Estados Unidos, su destino final a más de 3.000 kilómetros.

Una caravana de más de 7 mil personas

La "caravana" de migrantes centroamericanos que se dirigen a los Estados Unidos incluye a más de 7.000 personas, dijo este lunes el portavoz adjunto de la ONU, Farhan Aziz Haq, citando una estimación de la Organización Internacional para las Migraciones.

"La caravana incluye 7.233 personas, la mayoría de las cuales tienen la intención de continuar su marcha hacia el Norte", dijo el portavoz durante su conferencia de prensa diaria, subrayando la necesidad de que sean "tratados con respeto y dignidad".