Nacionales | Milei | Nayib Bukele | Gira

Milei dialogó con Bukele tras asistir a su asunción en la capital salvadoreña

El presidente centroamericano se mostró complacido de conocer personalmente a su colega argentino. Este le preguntó sobre su reelección y agregó: “Nosotros la estamos remando, pero afortunadamente está funcionando”

El presidente Javier Milei participó ayer de la reasunción del presidente Nayib Bukele, con quien se reunió tras el acto de juramento, en el que el mandatario centroamericano dijo: "Lo público debe ser mejor que lo privado". Esto se dio luego de su gira por Estados Unidos, donde se reunió con líderes tecnológicos.

“Estimado presidente”, saludó Milei a Bukele con un abrazo a quien, además, le expresó el placer de conocerlo en persona. Inmediatamente el mandatario argentino le preguntó: “¿Cómo es esto de ser reelecto?”. “Es necesario porque cuando uno emprende reformas no alcanza el tiempo. Cuando se empiezan a ver los frutos se termina el mandato y se necesita poder administrar los frutos”, respondió el salvadoreño.

Durante el encuentro, entre risas, el líder de La Libertad Avanza se refirió al caso de Argentina: “Nosotros también la estamos remando, pero afortunadamente está funcionando”.

El mandatario visitó El Salvador acompañado por Karina Milei, Luis Caputo y Demian Reibel, con quienes emprendió el regreso a la Argentina.

El Presidente arribó al aeropuerto principal de El Salvador, San Óscar Arnulfo Romero y Galdámez, procedente de Estados Unidos. Allí tuvo el recibimiento protocolar que se lleva a cabo con la llegada de mandatarios.

Fue la primera vez que Milei y Bukele se vieron en persona, ya que solo tuvieron interacciones a través de las redes sociales. A su vez, quien estuvo presente en el evento es Pedro Sánchez, el presidente de España, con quien viene protagonizando polémicos cruces.

Bukele inició su segundo período como presidente tras haber ganado los comicios en febrero con un respaldo electoral de más del 85%. El mandatario salvadoreño tiene afinidad ideológica con Milei, y si bien fue invitado a la asunción del libertario el 10 de diciembre del año pasado, canceló su viaje a último momento.

En su discurso, Bukele mantuvo una línea opuesta a la de Javier Milei en torno del rol del Estado en la sociedad: "Lo público debe ser mejor que lo privado, no hagan caso a voces que tratan de envenenar la mente de la gente cuando construimos algo bueno para el pueblo, algo que el pueblo utiliza".

Y agregó: "También es urgente que cambiemos algo más nosotros como pueblo: la idea de que solo nos merecemos lo malo y lo feo, de quejarnos cuando las cosas están cambiando para bien, cuando las cosas mejoran. Esa es la mentalidad del fracaso y debemos combatirla nosotros mismos. Para el pueblo, lo mejor".

Mensaje al pueblo

Tras prestar juramento, Bukele dirigió desde el balcón del Palacio unas palabras al pueblo. “Es un gobierno reconocido por el 100% de los países del mundo. Todos reconocen a este gobierno a pesar de lo que digan los opositores”, comenzó el mandatario.

Y continuó: “Este es el momento más importante de nuestra historia reciente. Por fin vencimos el miedo y somos un país libre. Logramos lo inimaginable y lo hemos hecho acá con la gloria de Dios".

El discurso de asunción también estuvo acompañado de elogios para su esposa Gabriela, quien lo acompañaba en el balcón: "Encuentra tiempo para ser la mejor primera dama que ha tenido nuestro país, trabajando incanzablemente por las mujeres, por la niñez y la cultura", dijo el mandatario e ironizó: "Además de todo eso, todavía tiene que encontrar fuerzas para soportarme a mí".

"Este es el camino que ustedes quieren para El Salvador, para salir adelante y cambiar para siempre", expresó Bukele ante miles de salvadoreños que celebraron su asunción presidencial en la plaza ubicada en el Centro histórico de San Salvador. "A partir de este 1° de junio tenemos una enorme tarea, la de proteger como un león nuestro legado", manifestó el presidente reelecto.

Cordialidad

En medio de la tensión entre Javier Milei y Pedro Sánchez -que se desató en las últimas semanas a partir de las declaraciones del libertario contra la esposa del mandatario español, provocando un importante conflicto diplomático entre ambos países-, el Presidente intercambió ayer un breve gesto de cordialidad con el rey de España durante la asunción de Nayib Bukele.

El encuentro entre el jefe de Estado y Felipe VI ocurrió al comienzo de la ceremonia. Ambos cruzaron miradas cuando el monarca se dirigía al asiento que le habían asignado para presenciar el acto. Al igual que Milei, su silla estaba ubicada en una primera fila.

Un político de gran popularidad y también cuestionado

Nayib Bukele es uno de los mandatarios que gozan de mayor popularidad en la región, sobre la base de su exitoso -y cuestionado por algunos sectores- modelo de seguridad, que con la premisa de la mano dura barrió con gran parte de los grupos de pandilleros que amenazaban a la población salvadoreña.

De 42 años y ascendencia árabe-palestina, lidera el partido Nuevas Ideas, que concentra a múltiples ideologías. Años atrás fue un empresario del sector de la publicidad.

El 3 de febrero del 2019 ganó la Presidencia por primera vez, convirtiéndose en el mandatario más joven de la historia del país y de toda América Latina, tras haber sido alcalde de la capital salvadoreña y de haber encarado una campaña "millenial" con eje en las redes sociales.

Su estilo de gobierno pronto acaparó la atención de todos los medios, especialmente de los internacionales. En sus primeras semanas, ordenó el despido de varios familiares de la cúpula del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), contratados de forma ilegal y con salarios exorbitantes.

Uno de sus grandes retos al frente de El Salvador era dar respuesta eficiente a la violencia desbordada por grupos terroristas, el narcotráfico y pandilleros, que aterrorizaban a la población.

En ese marco, fue lanzado el Plan de Control Territorial y con las primeras dos fases se logró reducir los homicidios, llegando al promedio más bajo desde los Acuerdos de Paz.

Luego, autorizó a la Policía y al ejército a matar a miembros de pandillas si fuera necesario, lo cual reflejó con un tuit: "El uso de la fuerza letal está autorizado para defensa propia o para la defensa de la vida de los salvadoreños", sostuvo Bukele.

Su Gobierno también aplicó una serie de medidas destinadas a castigar a los miembros de las pandillas que se encuentran encarcelados, al publicar fotos que muestran el duro trato que reciben por parte de las fuerzas de seguridad.

La megacárcel para 40 mil presos que inauguró el año pasado fue difundida por su gestión mediante imágenes que mostraban a cientos de presos amontonados en el suelo, semidesnudos, con las cabezas afeitadas presionadas una contra la otra, mientras los guardias los vigilaban con armas semiautomáticas.

Pese a su alto nivel de aprobación, reflejado claramente en su reelección, organizaciones de derechos humanos, nacionales e internacionales, advirtieron que Bukele se estaba inclinando hacia una dictadura.

Durante la cuarentena por el Covid, su gestión encerró a miles de personas durante semanas en centros de contención por no cumplir con el aislamiento. Luego, la Corte Suprema dictaminó que las detenciones eran inconstitucionales y le ordenó a Bukele que las suspendiera, pero él se negó.