Policiales | Mina Clavero | Policía |

Más de 30 imputados por una fiesta en Mina Clavero

Vecinos habían denunciado la realización de un festejo masivo, pese a las prohibiciones que rigen por la pandemia

Un total de 33 personas fueron imputadas por violar el aislamiento social, preventivo y obligatorio al participar en una fiesta en la localidad de Mina Clavero.

De acuerdo a la información suministrada por la Policía, ayer a la madrugada se realizó un procedimiento, a partir de un llamado anónimo, en una vivienda particular del barrio Maythe, donde advertían que unas 40 personas participaban de una fiesta privada.

La información oficial detalló que 33 de ellos, incluido el propietario de la vivienda, fueron identificados y notificados de la causa sumarial penal, en tanto que alrededor de una decena se fugó.

En todos los casos deberán responder ante la Unidad Fiscal de Emergencia Sanitaria por el delito contemplado en el artículo 205 del Código Penal, que establece penas de seis meses a dos años de prisión por violar medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia, en este caso la de coronavirus.

En Villa Dolores se registró una veintena de detenciones en el transcurso del fin de semana, relacionadas con los incumplimientos de las medidas sanitarias.

Cabe recordar que esta zona de Traslasierra presenta mayores restricciones que el resto de la provincia, a partir del brote de contagios registrado desde el 16 de junio.

Huinca Renancó

Como informó Puntal en la edición de ayer, en Huinca Renancó también hubo un operativo policial para frenar una fiesta clandestina en esa ciudad.

El procedimiento se realizó el sábado en una vivienda céntrica, en la que detuvieron a 40 jóvenes, 15 de ellos menores de edad.

A los mayores los imputaron por violar las normas establecidas para prevenir la propagación del coronavirus.

Por otra parte, en Del Campillo también desactivaron un encuentro de adolescentes. El hecho sucedió en la vivienda de un familiar de la intendenta Ana Zanotto, quien repudió la situación y aseguró que “no hay privilegios para nadie”.

Este tipo de actividades, con reuniones de amigos, causa preocupación en las autoridades. En Río Cuarto advierten que la Policía realiza múltiples intervenciones por denuncias de esa índole.