Espectáculos música |

Guillermo Cides: "Mis matices artísticos están basados en la exploración continua"

El notable stickista argentino radicado en España, repasa su prolífica carrera y adelanta el concierto del próximo sábado 10 de diciembre en el C.C. Leonardo Favio junto a Gustavo Menéndez

Organizado por el Área de Música de la Agencia Córdoba Cultura, Delegación Río Cuarto, y la Asociación Civil Amigos por la Música (AMu), el próximo sábado 10 de diciembre a las 21hs. en el C.C. Leonardo Favio, se concretará la última fecha del año del ciclo de Conciertos de Música Popular Alternativa Matices, con la actuación del destacado stickista argentino, radica en España, Guillermo Cides, quien compartirá escenario con Gustavo Menéndez.

Guillermo Cides fue el primer músico en ofrecer conciertos de Stick en Argentina en 1992. Sus posteriores conciertos, giras, entrevistas y apariciones en TV nacional acercaron el Stick a un público ávido de nuevos sonidos. El Stick mezcla el bajo y la guitarra y se toca como un piano apretando las cuerdas con los dedos de ambas manos simultáneamente lo que genera un sonido también percusivo, uniendo así los 4 instrumentos básicos.

Incansable buscador de formas musicales, Cides creó dúos, tríos y ensambles de stickistas además de sus conciertos solistas. Fundó el primer Círculo de Stickistas en Argentina y España, donde se radicó. Desde entonces ha participado en festivales europeos, retornando siempre a Argentina para giras.

De aquél primer concierto en Argentina hasta participar de una gira sudamericana teloneando a Roger Hogson (Supertramp) donde 50.000 personas lo conocieron por primera vez, Cides también participó en los conciertos de Emmerson, Lake & Palmer, Fish (Marillion), John Wetton (Asia), Rick Wakeman (Yes), Ian Anderson (Jethro Tull), Trey Gunn (King Crimson) y tocó junto a California Guitar Trío, Emmett Chapman (inventor del Stick), Caravan, Jerry Marota (popular por sus 10 años con Peter Gabriel), además de los españoles Raimundo Amador y Pepe Bao, y los argentinos Lito Vitale, Celeste Carballo, Chango Farçias Gomez entre otros, y festivales internacionales en Francia, Italia, España, Usa, Inglaterra, Holanda, Suiza, Andorra, Mexico, Colombia, Costa Rica y la mayoría de países latinoamericanos.

Editó sus propios álbumes, el último fue CCA Project junto a la cantante americana Linda Cushma y Tim Alexander -batería del grupo Primus- con varios invitados como el stickista Tony Levin y Trey Gunn. También participó en las grabaciones de la United Progressive Fraternity junto a Jon Anderson (Yes) entre otros artistas. Sus proyectos musicales lo llevaron por el terreno de las Nuevas Músicas, Jazz, Rock Progresivo y New Age pero definitivamente el estilo de Cides está en su propia música llena de matices propios.

Cides retorna en 2022 con una nueva Gira Silenciosa Stick Tour de 30 conciertos por Argentina, con invitados que van desde la Sinfónica de Olavarría hasta músicos locales en cada ciudad.

Mucho más que una novedad técnica, el artista propone un concierto nunca visto repleto de armonías, sonidos jazzeros, atmósferas sonoras y composiciones que alcanzan a todos los públicos en cualquier parte del mundo.

Yo creo que el stick es popular, desde este punto de vista: es un instrumento hecho en un garaje de una casa de California, hace cuarenta y tantos años y ha trascendido la ciudad en la que fue construido y ha trascendido las fronteras, hay muchos músicos que tocan el stick en Rusia, Alemania, España, Francia, Argentina, Colombia. De hecho yo mismo edito compilados de stickistas, mostrando las diferentes posibilidades con el stick. Desde el punto de vista de un luthier que construye un instrumento en su propia casa, creo que es popular. Ahora si lo comparamos con una guitarra eléctrica, entonces no existe esa popularidad Yo creo que el stick es popular, desde este punto de vista: es un instrumento hecho en un garaje de una casa de California, hace cuarenta y tantos años y ha trascendido la ciudad en la que fue construido y ha trascendido las fronteras, hay muchos músicos que tocan el stick en Rusia, Alemania, España, Francia, Argentina, Colombia. De hecho yo mismo edito compilados de stickistas, mostrando las diferentes posibilidades con el stick. Desde el punto de vista de un luthier que construye un instrumento en su propia casa, creo que es popular. Ahora si lo comparamos con una guitarra eléctrica, entonces no existe esa popularidad

Hablamos con Guillermo:

-Volvés a Río Cuarto después de muchos años, una ciudad que visitabas cuando recién te iniciabas con el stick. ¿Qué recuerdos tenés de aquellos conciertos?

-Tengo grandes recuerdos de toda Córdoba, porque primero soy cordobés de nacimiento y Córdoba siempre fue un lugar obligado no solo familiar sino también musical, ya sea la ciudad de Córdoba como Río Cuarto, fueron lugares que formaron parte de mis inicios cuando era un chico joven soñador, con un instrumento nuevo, sin saber qué iba a pasar en el futuro. Entonces Córdoba formó parte de todo ese aprendizaje. Yo aprendí a tocar, tocando, básicamente. Fui autodidacta en el stick y entonces cada concierto para mí era un aprendizaje nuevo, no sólo en la parte técnica sino también emocional, aprendí a entender qué era un concierto, qué era un escenario, cuál era mi rol en un escenario, no solo el mío sino el de cualquier músico, así que Córdoba para mí, incluyendo Río Cuarto, Villa María y todos los lugares que siempre he visitado, son lugares de aprendizaje.

-Venís para presentarte en el marco del ciclo de Conciertos de Música Popular Alternativa “Matices”. ¿Cuáles son tus matices artísticos?

-Mis matices artísticos están basados en la exploración continua, incluso ahora, por ejemplo dentro de esta gira de 30 conciertos, en un par de ellos estoy tocando con una sinfónica, y esa exploración, esa aventura, ese riesgo musical, es lo que me propone el stick continuamente. Entonces yo busco en todas las músicas posibles, desde Led Zeppelin hasta Bach, que de hecho lo estamos haciendo ahora con la sinfónica, esas son mis búsquedas, esas son, no sé si llamarlos matices, pero esas son mis exploraciones. Y lo interesante de la exploración es que no es a nivel individual, sino que además esa exploración se abre al público y el público ve en tiempo real el resultado de esa búsqueda. Creo que por eso los conciertos tienen esa dosis de aventura y de riesgo, la gente está expectante de hacia dónde va a seguir la siguiente canción.

-¿Por qué denominaste al tour por Argentina, Gira silenciosa?

-Se llama Gira silenciosa porque está hecha por la gente. No es la primera Gira silenciosa, esta es la cuarta o la quinta en Argentina y son giras en las que yo pido ayuda a la gente por las redes sociales y entonces empiezan ellos a mandarme, en forma privada o pública, contactos, “acá está el mail de la subsecretaría de cultura de mi ciudad”, “este lugar está haciendo concierto de jazz”, “hay un festival en tal lado”, “yo tengo una sala”, etc. Entonces toda esa comunicación masiva de la gente de diferentes partes de Argentina, generó 30 conciertos y hubiera generado más, pero llegué hasta Navidad y termina el año. Por eso se llama silenciosa, en realidad una especie de ironía porque es una gira que va paralela a la estructura musical habitual de venta de conciertos. Es una gira que aunque no se quiera, existe y existe masivamente en cantidad de conciertos.

Guillermo Cides & Chus Gancedo · SPAIN · Live recording

-Vas a compartir escenario con el stikista Gustavo Menéndez. ¿Cómo surge la invitación?

-Gustavo fue un alumno que vive en Patagonia y que cuando era más chico, le gustó el stick y me vio tocar un par de veces y siempre su sueño fue tocar el stick y dar conciertos. Entonces yo lo ayudé, como ayudé a muchos músicos a tocar el stick. Al día de hoy Gustavo tiene dos discos editados, da conciertos solistas, y está embarcado en esta gira maravillosa de 30 conciertos que para él es una experiencia única, en la que hacemos versiones a dos stick y nos embarcamos juntos en esta aventura.

-¿Con los años el stick se convirtió en un instrumento popular o todavía falta?

-Yo creo que el stick es popular, desde este punto de vista: es un instrumento hecho en un garaje de una casa de California, hace cuarenta y tantos años y ha trascendido la ciudad en la que fue construido y ha trascendido las fronteras, hay muchos músicos que tocan el stick en Rusia, Alemania, España, Francia, Argentina, Colombia. De hecho yo mismo edito compilados de stickistas, mostrando las diferentes posibilidades con el stick. Desde el punto de vista de un luthier que construye un instrumento en su propia casa, creo que es popular. Ahora si lo comparamos con una guitarra eléctrica, entonces no existe esa popularidad.

-Sos reconocido a nivel internacional y considerado uno de los referentes del stick a nivel mundial. ¿Eso te crea presión extra o lo tomás como algo natural?

-No creo ser un referente, en realidad, yo uso una frase que un día sea la escuché a Paco De Lucía que me parece maravillosa: “Soy un trabajador especializado”. O sea, soy alguien que dedica tiempo a tocar lo mejor posible su instrumento y que su trabajo es subirse a un escenario, emocionarse y emocionar a la gente. Ese es mi trabajo, tener la visión sobre las emociones de la gente que veo, eso es lo que hacemos los músicos, traducir emociones en canciones. Luego si la gente cree que soy un referente o no, honestamente no es algo que me deba influir o que me preocupe mucho en realidad. Yo estoy preocupado por mis acordes en este caso. Y no, me crea ninguna presión porque es lo que digo, cuando levanto el volumen de mi instrumento en mi primera canción, en un escenario, lo que ocurre en ese círculo, es un mundo privado que es maravilloso, no puede haber una presión ahí.

-Hace poco leí un posteo tuyo en el que le agradecías al público por todos estos años, tanto a los que llenan tus conciertos o los 2 o 3 que asistían en tus inicios. Ampliame…

-Recién estaba hablando con un músico de La Plata, Pablo Rivas y hablábamos de esto casualmente y le contaba mi experiencia en uno de los conciertos de la gira al que fueron 2 personas, porque no teníamos concierto ese día y se armó espontáneamente. Yo di el concierto para 2 personas aunque la gente me decía “no, vamos a suspender”. No, no, 2 personas han venido, vamos a tocar. Y tocamos, y fue un concierto especial, donde explicamos cada una de las canciones, fue posiblemente uno de los mejores conciertos. Y yo lo que le agradezco, no solamente a esas 2 personas que se tomaron el trabajo de venir, sentarse y escuchar, también se lo agradezco a las 100, a las 200, a las 500 personas que pueden ir un día a un concierto, porque para mí es el mismo esfuerzo, por qué esas 2 personas serían menos importantes que las otras 98, sería la pregunta, ¿no?

-A la hora de componer ¿qué te inspira y en qué género te sentís más cómodo?

-El género que me siento más cómodo es el de la aventura musical, cualquiera sea. Tocar con músicos en cada ciudad, es un riesgo, es una aventura para mí y para mi instrumento. Me inspira aprender con ellos, por ejemplo, en el caso de Pablo Rivas, el toca y muy bien el vibráfono y yo tengo que seguirlo a él, entonces me pone en riesgo, me saca de mi lugar de confort y ese es mi género.

-Emmett Chapman, inventor del stick, dijo sobre vos: “Hizo realidad lo que imaginé al diseñarlo”. Imagino un enorme orgullo…

-Sí, más que nada una sorpresa y un honor porque yo era un chico en Argentina, en el sur del mundo que había descubierto un instrumento y que realmente lo tocaba espontáneamente y con un sentimiento propio. Entonces que el inventor de ese instrumento coincidiera con mi visión o coincidiéramos los dos en una visión única, fue un gran honor para mí en ese momento y después fue un gran honor ser su amigo porque fuimos amigos por muchos años, hasta que falleció el año pasado.

-Has tocado por todo el mundo. En general ¿qué te dejaron esas experiencias?

-Las experiencias son las de haber vivido en otras culturas. La música cuando se hace universal, te abre un ventanita a otras culturas y eso para un músico es fundamental, poder entender y nutrirse de otras culturas, no solo en cuanto a acordes o formas musicales, sino también en cuanto a la forma de entender el mundo. Entonces cuando hacés música la hacés desde un lugar diferente que cuando no habías visto esas culturas.

-Has compartido escenarios y grabaciones con una larga lista de artistas de diversos géneros. ¿Qué es lo más rico para un músico a la hora de compartir con colegas?

-A la hora de compartir con otros músicos, por lo menos las mejores experiencias que yo he tenido, es la falta de interés por ser el mejor. Cuando en la música eso ocurre, cuando no hay una competencia entre músicos y simplemente la música se hace por sí misma, por el hecho de hacerla, entonces la experiencia se transforma enriquecedora, pero eso implica una lucha contra el ego de cada uno. Es cierto también que nunca ha ocurrido eso y que he tenido experiencias que iban en contra de esto mismo. Pero los años te hacen un poco más sabio y elegir con quién tocar y quién no.

-¿Cuándo y por qué decidiste radicarte en España?

-Hace 20 años que vivo en España, más que nada por una cuestión estratégica porque a partir de allí empecé a viajar por Europa y a venir a Argentina a hacer estas giras silenciosas. Después tuve una hija que vive en España actualmente, es catalana, a la que traigo siempre a la Argentina, para que se influya con mi cultura también. Y básicamente la decisión de radicarme es familiar. Al final es lo único que hace que te quedes en un lugar, cuando empezás a tener hijos y te empezás a calmar un poco con los viajes.

-Por último, con tantos años de trayectoria, ¿cuál es, en general, el balance de lo vivido?

-El balance de lo vivido para mí es que lo mejor está por llegar.