Río Cuarto | nafta | combustibles | Gobierno

Con el alza en los surtidores, la nafta premium quedó a un paso de $ 145

En Río Cuarto los combustibles premium se ubicaron por encima de los $ 140. Llenar un tanque de 50 litros cuesta unos 7.250 pesos. El Gobierno habilitó la segunda suba en 40 días y podría haber nuevos ajustes

El aumento habilitado por el Gobierno nacional a las petroleras, bajo la presión de la cotización internacional del petróleo, como consecuencia del conflicto del Mar Negro, llevó a que el litro de nafta premium quede a un paso de los $ 145 pesos en Río Cuarto. La brecha con la súper volvió a extenderse debido a que se aplicaron porcentajes de incrementos diferentes a ambos productos. Lo mismo ocurrió con el diésel.

La medida comenzó a tomar forma el domingo a la medianoche y la encargada de dar el puntapié inicial fue YPF, de clara posición dominante en el mercado y con mayoría accionaria en manos del Estado. La petrolera nacional avanzó con un incremento del 9,5% para la nafta súper y el diésel, mientras que aplicó un 11,% a los combustibles premium.

Con el correr de las horas del lunes, el resto de las petroleras fueron actualizando los valores, como generalmente ocurre ante cada incremento habilitado por el Gobierno.

El argumento central para este nuevo aumento fue el de la invasión rusa a Ucrania y el impacto de ese conflicto en los precios de la energía en general y del petróleo y el gas en particular. Esto impulsó los valores de producción de las destilerías y, finalmente, el reclamo de las petroleras fue atendido por el Gobierno nacional que permitió la segunda suba en poco más de 40 días. Las epresas comenzaron a ver complicado el horizonte tras la suba incontenible del barril de Brent, que en estos últimos días merodeó los 115 dólares. Frente a ese valor, internamente el barril criollo definido por el Gobierno cotiza a 60 dólares y quedó cerca de un 50% de lo que vale en el mundo. Esa brecha desajustó todas las ecuaciones para las petroleras, alentadas a exportar su producción.

El primero de febrero se habían incrementado en promedio otro 10 por ciento los combustibles.