Nacionales | Negociación | embajador |

El embajador en China, desplazado luego de apenas cinco meses

El presidente Alberto Fernández desplazó al embajador argentino en China, Luis María Kreckler, quien ocupaba el cargo desde agosto pasado, sin dar a conocer oficialmente los motivos, aunque trascendió que entre ellos estaría el empantanamiento en la negociación para la compra de una de las vacunas contra el Covid-19 elaborada por el gigante asiático.

Con esta medida, el responsable de la embajada será Sabino Vaca Narvaja, quien es hijo de Fernando -uno de los fundadores de Montoneros- y hermano de Camilo, expareja de Florencia Kirchner y padre de la nieta de la vicepresidenta.

En medio del hermetismo en la Cancillería y en la Casa Rosada, el exembajador argentino en China durante el gobierno de Cambiemos, Diego Guelar, consideró que el desplazamiento de Kreckler fue "para encontrar un chivo expiatorio del fracaso".

En diálogo con un programa radial, el exfuncionario macrista opinó que la decisión de separar a Kreckler de su cargo no obedece a una "mala gestión de una embajada", sino a "una inconsistencia del Poder Ejecutivo en política exterior", a la vez que puso en duda las versiones sobre la falta de eficacia de Kreckler para cerrar la negociación comercial con China a fin de comprar la vacuna contra el coronavirus que se fabrica en ese país.

Para Guelar, existe una "falta de rumbo" en la política interna del Gobierno, lo cual repercute en la política exterior.

Sobre el intento malogrado de negociación con China, señaló que "no es un hecho aislado” y recalcó: "El embajador llegó en agosto, se instala en un destino prioritario, y en diciembre se lo retira. No es un gesto de una política exterior con un principal socio comercial", cuestionó.

En este sentido, indicó que no debería descuidarse el vínculo diplomático con una potencia como China, al que calificó como un "socio muy importante".