obra | arquitecto | espacios

Minimalista, de líneas continuas

Conocemos los pormenores del diseño de una vivienda construida en un barrio semipúblico del oeste de la ciudad de Río Cuarto.

Con la premisa de resguardar la intimidad de los espacios sociales de planta baja pero al mismo tiempo ganar las visuales que ofrece el espacio verde de una plaza colindante, fue resuelto el concepto de una vivienda con estilo minimalista en el barrio El Reparo, al oeste de Río Cuarto.

La obra del arquitecto riocuartense Lucas Cotsifis de 260 metros cuadrados cubiertos se resume en la combinación de volúmenes puros, reforzados por líneas continuas que otorgan protagonismo a planos bien definidos.

Casa minimalista 3.jpg

Tal es el caso de la fachada principal, donde un gran pórtico enmarca planta baja todo el ancho de la cochera doble, como así también realza el ingreso principal, al que se accede por una escalinata de tres niveles. De noche, tales componentes arquitectónicos se ven reforzados con artefactos lumínicos que aportan su propia impronta.

Un primer acento minimalista está marcado por la continuidad de la envolvente que integra al portón doble del garaje y la puerta de ingreso a casa bajo un mismo tratamiento: un entablonado de madera. “Con el carpintero estuvimos atentos a cada detalle para que todas las líneas marquen una única continuidad”, recuerda el profesional.

Casa minimalista 1.jpg

Las cuatro fachadas fueron pensadas bajo un mismo criterio de diseño y, en el caso del lateral que da hacia el oeste, se definió un sector de terrazas, considerando que allí se encuentra el espacio verde representado por una plaza pública. A la misma se accede desde un gran balcón que rodea todo el dormitorio principal en planta alta y que se abre al exterior a través de ventanas con doble orientación que ofrecen una importante vista panorámica.

En la obra se optimizó lo funcional y lo estético, además del aprovechamiento del entorno inmediato de acuerdo a los requerimientos previos. En la obra se optimizó lo funcional y lo estético, además del aprovechamiento del entorno inmediato de acuerdo a los requerimientos previos.

Otra particularidad en el diseño que se ve reforzado por líneas continuas está representada por la implementación de desagües pluviales exteriores que se embuten en los muros pero dejan una de sus caras a la vista. Pintados en negro y equidistantes entre sí, marcan un ritmo en el diseño conjunto a la obra.

Casa minimalista 2.jpg

“La fachada donde están insertos los desagües pluviales contiene cinco fajas de un mismo tamaño, donde tres son desagües embutidos y las dos restantes son de ladrillo de vidrio para la iluminación natural del garaje”, explica Cotsifis.

A la vez, en la fachada oeste se trazó un ingreso vehicular sobre el retiro lateral que permite acceder hasta el fondo del patio.

Casa minimalista 6.jpg

El uso del color

En el remate superior de la obra se advierte el volumen del tanque de agua pintado de negro, que, sumado a las chimeneas que ascienden desde el sector de asadores con esa misma tonalidad, se presentan como detalles estéticos en el exterior.

Los colores marrones adoptados en algunos muros y en el cerramiento de madera de la fachada contrastan con el blanco adoptado fundamentalmente en la planta alta de la obra. Las aberturas están construidas con perfilería de PVC y con terminación en símil madera y se integran así al diseño en su conjunto.

Casa minimalista 5.jpg

El área social, en intimidad

Tanto el living como el comedor y la cocina se pensaron con cierta intimidad respecto del exterior de la vivienda, pero comunicados con la galería que hace las veces de quincho y de espacio intermedio antes de salir al patio.

Una estufa a leña sirve de divisorio virtual entre los dos primeros espacios, mientras que una barra es el nexo de transición entre el comedor y la cocina.

Casa minimalista ABRE.jpg

Una pared de dos niveles de altura fue revestida en piedra natural de piso a techo para realzar el recorrido de la escalera que comunica el sector social con el sector privado, donde se ubican dos habitaciones (una con vestidor) y un baño compartido, que a la vez se encuentra sectorizado en tres zonas independientes.

La obra está avanzada. En el exterior sólo resta sumarle un enrejado a todo el frente, que tendrá el mismo lenguaje minimalista de líneas horizontales, mientras que en el interior falta instalar la escalera y culminar el amoblamiento interior.

Casa minimalista 4.jpg

Se estima que antes de fin de año la casa ya se encontrará lista para ser habitada.

Javier A. Borghi
jborghi@puntal.com.ar