Regionales | Osvaldo Leone | FPA | Sampacho

En plena misa, Leone habló del operativo de FPA y pidió denunciar para combatir la droga

Durante la celebración, el párroco del Santuario se refirió al procedimiento en el que se decomisaron más de 500 dosis de cocaína. Dijo que la acción de la fuerza es “esperanzadora” e instó a los vecinos a “no quedarse callados”

En la misa del último domingo, celebrada en el Santuario de la Consolata, el padre Osvaldo Leone abordó un tema que preocupa a la comunidad de Sampacho: el flagelo de las drogas. Ello se dio tras el importante operativo de la FPA el último jueves en el que se decomisaron más de 500 dosis de cocaína y terminó detenido un odontólogo. El sacerdote brindó un mensaje cargado de esperanza pero también de urgencia, en el que pidió a los vecinos unirse en la lucha contra el narcotráfico a través de la denuncia.

En este último procedimiento, las denuncias anónimas fueron fundamentales para que se llevaran a cabo los allanamientos y la investigación, según se resaltó desde la propia Fuerza Policial Antinarcotráfico, y de ello se hizo eco el religioso en la última celebración.

En diálogo con Puntal, Leone habló sobre la reflexión que vertió ante los fieles y no solo apuntó a la importancia de la denuncia, sino también a la necesidad de trabajar en conjunto como sociedad para prevenir y combatir la problemática del narcomenudeo. En este sentido, subrayó la responsabilidad de todas las instituciones, autoridades, familias y ciudadanos en general en la protección de los jóvenes y la construcción de un entorno seguro y saludable.

El sacerdote admitió que él mismo fue víctima de amedrentamientos y agravios por parte de quienes “intentan invisibilizar esta problemática solo para su beneficio”; no obstante, hizo un llamado a “no quedarse callados”. “Muchos tienen temor a las represalias”, reconoció pero insistió en que las denuncias son vitales para que las fuerzas de seguridad puedan llevar a cabo investigaciones y operativos efectivos.

-¿Cómo percibe usted esta problemática en la comunidad?

-Es un mal que nos entristece a todos. Afecta no solo a los jóvenes, sino a toda la sociedad. Es preocupante ver cómo el flagelo de las drogas afecta a las familias y a los propios traficantes, muchos de los cuales no son conscientes del daño que causan.

-¿Qué opinión tiene sobre el reciente operativo antidrogas?

“El silencio solo perpetúa el problema y pone en peligro la vida de nuestros jóvenes”.

-Estamos esperanzados en que el accionar de las fuerzas sea contundente. Es crucial que trabajemos juntos para evitar que este mal se enraíce en Sampacho y en cualquier otra localidad.

-Hizo un llamado a denunciar. ¿Por qué considera importante esta acción?

-Las denuncias son fundamentales para que las autoridades puedan actuar. Animamos a la comunidad a denunciar de forma anónima, ya que muchas veces hay miedo a las represalias. Debemos trabajar en conjunto para proteger a nuestros jóvenes y a nuestras familias. Es crucial que la gente se anime a denunciar. Con más denuncias, habrá más datos para investigar y lograr consecuencias. Hay teléfonos para denuncias anónimas y es importante utilizarlos. Debemos trabajar juntos y no dejar que el miedo nos detenga. Estamos hablando de la vida de nuestros jóvenes y el futuro de nuestra sociedad. El silencio solo perpetúa el problema y pone en peligro la vida de nuestros chicos. Es comprensible tener miedo, pero es aún más valiente actuar contra la injusticia y proteger a nuestra comunidad.

-¿Cómo ha visto usted el crecimiento del problema de las drogas en la sociedad?

-Lamentablemente, el consumo de drogas está en aumento en todas partes, no solo en Sampacho. Es importante estar atentos y brindar apoyo a nuestros jóvenes desde una edad temprana. Este es un mal que atraviesa todas las clases sociales y debemos combatirlo todos. Mi visión es que Sampacho se convierta en un lugar donde los jóvenes puedan crecer y desarrollarse en un ambiente seguro y libre de drogas. Esto requerirá un esfuerzo conjunto de todos los sectores de la sociedad, pero creo que es posible lograrlo con determinación y trabajo duro. Promover el deporte entre los jóvenes es una excelente manera de alejarlos de las adicciones y fomentar un estilo de vida saludable. En nuestra localidad, muchos chicos son deportistas y eso es algo muy positivo. Todos podemos colaborar siendo conscientes de la problemática y participando activamente en la prevención y denuncia de actividades relacionadas con las drogas. Es importante que nos unamos para enfrentar este desafío.