Nacionales | pachamama | Salta |

Entre ofrendas y rituales, cómo honran los salteños a la Pachamama

"Es una de las ciudades que más conserva este tipo de ceremonias", reconoció Katia Gibaja, presidenta de la Fundación Ecos de la Patria Grande. "Se le entrega una vez al año alimentos a la Madre Tierra por todo lo que ella nos da durante todo el año", explicó.

Siguiendo una tradición ancestral, cada 1 de agosto los hogares salteños se unen para honrar a la Pachamama, rituales que son comunes en distintos puntos del norte argentino.

"Todas las casas comenzaron a echar el humito clásico de los 1 de agosto", contó a Buen Día Río Cuarto, desde Salta, Katia Gibaja, presidenta de la Fundación Ecos de la Patria Grande. "Es una de las ciudades que más conserva este tipo de ceremonias, recordando de alguna manera a toda la población el amor y el respeto que debemos tener por nuestra tierra", expresó.

"Comenzó hace dos días con la limpieza profunda de los hogares para que no exista ningún foco infeccioso ya que nos preparamos para el mes de agosto", señaló Gibaja.

"En el mes de agosto como lo sabían nuestros ancestros generalmente había una disminución de la población porque tantos ancianos como bebés fallecían, sabían muy bien que venían los vientos zondas de otros climas trayendo virus y bacterias", recordó.

"Ellos eran tan científicos porque hacían una observación natural y explicaban que todas las comunidades deberíamos prepararnos haciendo una limpieza profunda de los hogares y luego sahumar con plantas desinfectantes este día, y tomar algunas bebidas que fortalezcan el cuerpo", explicó Gibaja. "Antiguamente se tomaba el qoymi en base a quinoa y ahora han cambiado por la ruda macho y la caña, pero ya es un invento del siglo pasado que ha quedado", añadió.

"El día de hoy la mayoría hace un ritual a la Madre Tierra, ese ritual se puede hacer los primeros quince días para recordar el aspecto filosófico del ayni; reciprocidad, trabajo compartido, hermandad y solidaridad que es típico de nuestra comunidad", comentó.

"Se le entrega una vez al año alimentos a la Madre Tierra por todo lo que ella nos da durante todo el año, del primero al quince nadie trabaja en la zona agraria y se hace una observación natural para ver cómo será el clima durante el año" compartió Gibaja.