Policiales | pelea | ataque | fiscalía

Pelea por su vida el joven que fue baleado por su hermano

El herido, de 22 años, está internado con pronóstico reservado, luego de haber recibido un balazo en el abdomen. Imputaron al supuesto agresor por tentativa de homicidio calificado.

Recibió un balazo en el abdomen y ahora pelea por su vida. El acusado de herir a Jonatan Vera (22) es su hermano, quien fue detenido en el mismo instante en el que se produjo el ataque.

El acusado, de 25 años, permanece alojado en sede policial luego de haber sido imputado por directivas de la Fiscalía de Cuarta Nominación, confirmaron fuentes vinculadas con la investigación.

Al presunto agresor lo acusan de homicidio calificado en grado de tentativa. Los motivos que desencadenaron la pelea entre los hermanos seguían siendo una incógnita para los pesquisas.

Los jóvenes estaban solos en el momento del incidente, ocurrido en una vivienda de calle Oncativo, en barrio Alberdi.

Ni bien se escuchó el disparo con un arma de fuego, otros familiares que viven en las inmediaciones llegaron hasta el domicilio del violento episodio y dieron aviso a la Policía. Por un lado, los efectivos dispusieron la asistencia para el herido y, por el otro, detuvieron al sujeto sindicado como responsable del ataque.

Pronóstico reservado

El damnificado permanece internado con pronóstico reservado en terapia intensiva del Hospital San Antonio de Padua, a donde ingresó en las últimas horas del sábado.

Vera recibió la herida a la altura del abdomen, precisaron las fuentes consultadas.

Los mismos informantes señalaron que el joven se encuentra en coma farmacológico.

Sigue la pesquisa

En medio de la preocupación por el estado de salud del damnificado, continúa la pesquisa para determinar qué llevó al grave desenlace del fin de semana.

Entre las primeras directivas ordenadas por la Fiscalía, a través de la Unidad Judicial Nº 2, se tomó testimonio a las personas que llegaron al domicilio de la agresión inmediatamente después de haberse escuchado la detonación.

Si bien no hubo testigos presenciales del ataque, confían en que alguna de esas declaraciones puedan orientar a esclarecer el caso.

Por otra parte, durante el relevamiento de la escena en donde aconteció el hecho los sabuesos observaron 28 plantas de Cannabis sativa, las cuales procedieron a secuestrar. Sin embargo, no lograron encontrar el arma utilizada en la agresión, aunque seguían los operativos en busca de material probatorio.

Ante el hallazgo de las plantas de marihuana, le dieron participación a la Fiscalía de Lucha contra el Narcotráfico, que abrió un expediente paralelo, según lo establecido por la ley nacional 23.737, que reprime la tenencia o comercialización de estupefacientes.