Policiales | Policía | hermano | Morón

Una broma terminó en tragedia: un policía asesinó a su hermano en Morón al confundirlo con un ladrón

Un efectivo de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires mató de un balazo a su hermano de 20 años, en el partido bonaerense de Morón, al creer que se trataba de un asaltante luego de que la víctima le abriera la puerta del auto para hacerle una broma.

El crimen se registró alrededor de las 20.30 del viernes en el cruce de Hipólito Yrigoyen y Belgrano, en el mencionado distrito de la zona oeste del Gran Buenos Aires.

Fuentes policiales y judiciales informaron a Télam que el oficial mayor Pablo Facundo Cisneros (28), que desempeña sus tareas en la Superintendencia de Investigaciones de la Policía porteña, esperaba en su Peugeot 206 la luz verde del semáforo para pasar a buscar a su hermano cuando un joven le abrió la puerta trasera y le tocó su bolsillo, tras lo cual efectuó tres disparos con su arma reglamentaria, uno de los cuales dio sobre el lateral izquierdo del tórax que le provocó inmediatamente la muerte.

El policía se dirigía a la zona del cementerio local a buscar al hermano para llevarlo a su casa, en donde iban a festejar su cumpleaños junto con la familia, pero fue sorprendido en el camino por el gesto del muchacho que le abrió la puerta del auto y se le acercó.

Según las fuentes, aparentemente Cisneros creyó que era un delincuente que le quería robar sus pertenencias, pero luego se dio cuenta de que, en realidad, se trataba de su hermano, Ricardo Bulacios (20), que minutos antes había salido de su trabajo en Merlo.

El joven, vestido con una campera negra y un pantalón de jean azul, quedó tendido entre la vereda y el asfalto y falleció casi en el acto como consecuencia de las heridas sufridas por los disparos.

Personal de la comisaría 1ra de Morón fue alertado por lo sucedido y el médico legista comprobó su deceso.

A simple vista, el facultativo estableció que Bulacios, quien trabajaba en el Centro de Monitoreo de Merlo, recibió un disparo en el antebrazo izquierdo, con orificio de entrada y de salida, que le perforó el estómago.

En tanto, un joven que estaba como acompañante en un Fiat Cronos relató a la Policía que vio el momento en el que un muchacho cruzó la senda peatonal y abrió la puerta del Peugeot.

Una fuente con acceso al expediente dijo a Télam que, si bien es la principal hipótesis, todavía es "es muy prematuro" determinar que se haya tratado de un "crimen por error" porque se deberá esperar los informes de pericias y el resultado de la autopsia.