Nacionales | presidente | ministro | renuncia

El Presidente se toma unas horas para decidir quién reemplazará a Guzmán

Tras la renuncia del ministro de Economía, fuentes oficiales hicieron trascender que Fernández se propone mantener el actual programa económico. Versiones no descartan que se produzcan cambios en otras áreas

Con su Gobierno inmerso en una grave crisis por la renuncia del ministro de Economía, Martín Guzmán, el presidente Alberto Fernández comunicó anoche a sus colaboradores más cercanos que se tomará unas horas para pensar quién lo reemplazará.

“La definición pasa para mañana” (por hoy), aseguró un dirigente oficialista que tomó contacto con el primer mandatario. El Gobierno dejó trascender, en tanto, la decisión del Presidente de “mantener el programa económico” vigente, que incluye el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“No va a haber un giro brusco en la economía”, aseguraron fuentes oficiales.

Entre los candidatos para suceder a Guzmán se ubicaban los economistas Emmanuel Alvarez Agis, Marco Lavagna y Augusto Costa. En la danza de nombres también se incluía a dos funcionarias: Silvina Batakis y Cecilia Todesca, aunque las versiones que circulaban en el oficialismo no descartaban la posibilidad de que los cambios en el gabinete no se limitaran solamente a la cartera de Economía.

Según se supo, tras la dimisión de Guzmán, Alberto Fernández habló con el secretario general de la presidencia, Julio Vitobello; el canciller, Santiago Cafiero, y la portavoz, Gabriela Cerrutti, al tiempo que chateó con el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

Aunque las primeras versiones indicaban que Massa asistiría a la quinta de Olivos anoche, el presidente de la Cámara de Diputados se encontraba en su casa luego de haber asistido al partido de fútbol del club Tigre, informaron sus colaboradores. Fuentes del Gobierno indicaron, por su parte, que la reunión no se iba a realizar anoche.

En cambio, precisaron que el Presidente se encontraba en la sobremesa de un almuerzo familiar cuando Guzmán lo llamó para comunicarle la renuncia. También indicaron las fuentes oficiales que Fernández lamentaba “profundamente” la decisión, pero que la “respeta”; agregaron que “el programa económico se va a mantener”.

Junto con Guzmán, en tanto, renunciaron los secretarios de Estado que respondían directamente al ministro, menos Gregorio Chodos, representante ante el FMI. Tampoco se manifestó aún el secretario de Energía, Darío Martínez, con quien Guzmán había tenido un fuerte cortocircuito en los últimos días por su decisión de desentenderse de la segmentación energética.

Una fuente cercana al Presidente deslizó, a su vez, que Fernández analiza introducir cambios en el gabinete que no se limitarán al reemplazo de Guzmán en la cartera económica, sino que podrían ser más amplios. Desde hace semanas se especula con la posibilidad de una salida del jefe de Gabinete, Juan Manzur. Sin embargo, sus voceros aseguraron que el tucumano “sigue firme” en el cargo.

Sorpresa en el gabinete

La renuncia de Guzmán se hizo pública minutos antes de las 18, a través de una carta, sorprendiendo incluso a integrantes del gabinete, justo al mismo tiempo en que la vicepresidenta, Cristina Kirchner, brindaba un duro mensaje sobre la situación económica de la Argentina desde la localidad bonaerense de Ensenada y donde, además, respondía al discurso que el Presidente había pronunciado un día antes en la CGT, en el que dijo que “el poder no pasa por ver quién tiene la lapicera”.

Fuentes cercanas a la exprimera mandataria afirmaron a NA que se enteró de la renuncia de Guzmán luego de que terminó su discurso, precisamente en el momento en que se trasladaba desde el salón principal del Polideportivo Municipal de Ensenada hacia la calle para saludar a los militantes de las distintas agrupaciones.

En tanto, Massa, el tercer socio del Frente de Todos y presidente de Diputados, se encontraba en la cancha viendo el partido de Tigre.

"No tenía señal y cuando salió se enteró", puntualizaron desde el entorno del tigrense, quien sonaba como uno de los posibles ingresos en el gabinete nacional, ante la posibilidad de que el jefe de Estado decida realizar un rediseño de la estructura del Poder Ejecutivo.

Además, confiaron que el titular de la Cámara Baja no podría acercarse hasta la quinta presidencial de Olivos por temas personales, pero seguiría el tema vía comunicación telefónica con Alberto Fernández.

Desde el entorno de Guzmán no brindaron detalles puntuales respecto de su decisión, pero deslizaron la molestia del ministro saliente respecto de la falta de acuerdos políticos dentro de la coalición oficialista.

En la puerta de la quinta de Olivos, sobre la calle Villate, había anoche muy poco movimiento. Pero eso no le impidió a un vecino de la zona gritar: “¡Renuncien todos, chorros!”, enfatizó al observar que ingresaba a la residencia un automóvil particular.