Regionales | primario | Norma Cárdenas | Pablo Curtet

Pablo y Norma rindieron el examen libre y pudieron terminar el primario

En el Cenpa de Coronel Moldes estos dos alumnos de 49 y 58 años, respectivamente, se animaron a cerrar una etapa inconclusa de sus vidas. Ahora sueñan con hacer el secundario y hasta llegar a una carrera universitaria

Norma Cárdenas (58) y Pablo Curtet (49) pudieron hacer realidad un anhelo que por años tuvieron: culminar el colegio primario.

Y lo cumplieron en Coronel Moldes, tras animarse a volver a los cuadernos y libros en el Cenpa, y animados por compañeros y docentes rindieron libre para aprobar el nivel primario en la modalidad de jóvenes adultos.

Ambos con historias duras, de esfuerzo y necesidades más urgentes que les impidieron, siendo niños, ir al colegio regularmente, apenas concluyeron el tercer grado.

Este año en Coronel Moldes se reabrió el Cenpa y allí la posibilidad de retomar los estudios para Pablo y Norma comenzó a hacerse realidad. Así, primero fueron clases presenciales, pero ellos, mostrando que tenían mayores herramientas, se animaron al desafío que sus compañeros y hasta su docente, Sonia Bovio, les propuso: rendir el examen libre y terminar así el primario.

Ocurrió el miércoles por la noche en las instalaciones del Polo Educativo “René Favaloro”, donde funciona en Cenpa, que los dos alumnos se presentaron ante la mesa examinadora y defendieron un trabajo basado en el “Previaje” y que tenía contenido basado en todas las materias escolares, desde Ciencias Naturales, Matemática, Lengua, entre otros conceptos. Antes de eso, también debieron superar una prueba escrita, de un cuadernillo dado por la docente.

Son los primeros egresados del primario y de la modalidad libre. Y, tras superar esta instancia, ya sueñan con hacer el secundario y no descartan hasta animarse a elegir una carrera terciaria.

Sus historias

Pablo Curtet tiene un comercio en el barrio Alberdi junto con un socio. Tras pasar los nervios del examen, dialogó con Puntal y contó de su historia.

“Yo empecé la primaria cuando tenía 6 años, pero por el trabajo de mi familia anduve por varios lados. Hice primer grado en Mendoza, otros años en colegios rurales. Mis padres se cambiaban de campo e iba a la escuela y me hacían repetir el año por más que hubiese hecho más de la mitad. Entonces siempre arrancaba de cero y eso me atrasó en los estudios. Completé hasta tercer grado. Pasé a cuarto, pero no fui más a la escuela. Y ahora lo completé”.

Yo empecé la primaria cuando tenía 6 años, pero por el trabajo de mi familia anduve por varios lados. Hice primer grado en Mendoza, otros años en colegios rurales. Mis padres se cambiaban de campo e iba a la escuela y me hacían repetir el año por más que hubiese hecho más de la mitad Yo empecé la primaria cuando tenía 6 años, pero por el trabajo de mi familia anduve por varios lados. Hice primer grado en Mendoza, otros años en colegios rurales. Mis padres se cambiaban de campo e iba a la escuela y me hacían repetir el año por más que hubiese hecho más de la mitad

Transcurrió su vida trabajando en labores rurales. Con 49 años, hoy cuenta con orgullo su logro y lo comparte con su hija de 15 años, quien lo alentó a retomar los estudios.

Por tener conocimientos previos es que se le ofreció pasar por tutorías con la docente Sonia Bovio, y rendir libre. “A los dos nos fue rebién”, dice Pablo.

Asume que fue ver a algunos amigos y amigas que hacían el secundario, lo que despertó en él las ganas de volver a estudiar. Pero su mayor obstáculo era no haber terminado la primaria.

“Donde estoy trabajando, mi patrón, mi socio, me decían que terminara la primaria. Yo, la verdad, tenía mucho miedo de no poder. Al final tomé la decisión”.

“Después de que empecé, noté que no era tan difícil”.

Curtet resaltó que, tras superar esta meta, la siguiente es hacer el secundario en el Cenma. “Me voy a anotar. Lo voy a intentar. Es una oportunidad que tengo. Si lo termino, en una de esas sigo alguna carrera”.

Me voy a anotar. Lo voy a intentar. Es una oportunidad que tengo. Si lo termino, en una de esas sigo alguna carrera Me voy a anotar. Lo voy a intentar. Es una oportunidad que tengo. Si lo termino, en una de esas sigo alguna carrera

Finalizando, pidió dejar un mensaje para aquellos que aún no se animan a volver a los estudios. “Yo, que lo hice, les aconsejo a todos: no importa la edad, nunca es tarde. Es hermoso y me dio entusiasmo para seguir”.

Era una deuda pendiente

Norma Cárdenas es oriunda de Córdoba capital. Vivió un tiempo en Mackenna y hoy está radicada en Coronel Moldes. A sus 58 años también se animó a rendir libre el primario.

Mientras trabaja como cuidadora de una persona adulta, comparte su alegría por el logro obtenido.

“Cuando era chica hice hasta tercer grado y solo el primer trimestre. Por problemas económicos tuve que dejarlo”, contó.

Cuando era chica hice hasta tercer grado y solo el primer trimestre. Por problemas económicos tuve que dejarlo Cuando era chica hice hasta tercer grado y solo el primer trimestre. Por problemas económicos tuve que dejarlo

“Mientras iba criando a mis tres hijos, aprendía también con ellos. Yo siempre tenía ese sueño de estudiar”, agregó Norma, quien vive en Moldes desde el 2013.

En el 2019, y mientras hacía un curso de manualidades, surgió la inquietud de poder retomar el primario. “Fui a averiguar y me dijeron que el Cenpa se había suspendido porque no había profesores. Lo mismo me anotaron. Después, en el 2020, me volví a anotar y por la pandemia se suspendió. Yo ya había perdido las esperanzas. Pero este año me enteré de que se iba a empezar, entonces fui y me anoté sin decirle nada a nadie. Cuando empezamos fue una alegría muy grande”.

Recordó Norma que la posibilidad de rendir libre el primario surgió por una propuesta de la “seño” Sonia y de sus propios compañeros de curso. “En una ocasión estábamos haciendo una prueba y yo terminé antes y me crucé de brazos. Entonces mis compañeras le dijeron a la señorita Bovio: ‘Para qué viene esta mujer si es un bocho’. Y ahí me propuso hacer las tutorías y rendir libre”.

En una ocasión estábamos haciendo una prueba y yo terminé antes y me crucé de brazos. Entonces mis compañeras le dijeron a la señorita Bovio: ‘Para qué viene esta mujer si es un bocho’. Y ahí me propuso hacer las tutorías y rendir libre En una ocasión estábamos haciendo una prueba y yo terminé antes y me crucé de brazos. Entonces mis compañeras le dijeron a la señorita Bovio: ‘Para qué viene esta mujer si es un bocho’. Y ahí me propuso hacer las tutorías y rendir libre

Finalmente, el miércoles de esta semana tuvo su examen oral frente a la mesa examinadora. Ahora Norma se anima a más y ya piensa anotarse para el secundario.

Sonia Bovio es la docente del nivel primario y detalló que a mediados de este año se abrió el nivel primario adultos. Tiene modalidad presencial, pero además la posibilidad de rendir libre, modalidad elegida en el caso de Pablo y Norma.

La docente conformó la mesa examinadora junto con la directora, Silvia Canale, y el profesor Lucio Chalon Bendahan, del Cenma 243.

Bovio dijo estar orgullosa por el trabajo de estos dos alumnos, que supieron pasar el examen escrito y luego la defensa del trabajo de modo oral.

En Coronel Moldes son 25 las personas que están cursando el nivel primario en el Cenpa.