Río Cuarto |

Reclaman por la venta de lotes que debían usarse para bien público

Lo impulsa el partido Respeto, por una fracción de 4 hectáreas donadas en 1921 a la congregación San Vicente de Paul. Allí se debía construir un “hogar de mendigos” pero hoy en día hay un barrio privado

El partido Respeto pedirá informes al Municipio por la venta de terrenos que fueron donados a una congregación religiosa para un destino vinculado al bien público, pero que fueron utilizados para un barrio privado. En rigor, harán una presentación en la Fiscalía municipal para que ésta determine si el predio donde se ubica el emprendimiento inmobiliario Solariegas viola las disposiciones de la ordenanza de donación original, del año 1921. 

La herramienta legal fue aprobada el 21 de noviembre de 1921 y establecía que se le donaran 4 hectáreas de tierra a la Sociedad de San Vicente de Paul para construir un “hogar de mendigos”. 

En aquel momento, el intendente municipal era Vicente Mójica. 

Una vez transferida la propiedad, la congregación construyó la capilla San José y el asilo, utilizando para ello solamente una hectárea de terreno. 

“Presumiblemente -y por eso vamos a pedir informes a la Fiscalía Municipal- la Sociedad San Vicente de Paul vende el resto de esos terrenos, aproximadamente tres hectáreas. Una congregación de monjas compra parte de los terrenos de atrás y construyen un hogar que se llama San Carlos Borromeo, en México 250”, explicó el exconcejal Pablo Carrizo. 

Lo cierto es que, para esa operación, el dato clave es que se vendió parte de los terrenos donados a un privado. 

“Ahora, en medio de las 4 hectáreas está Solariegas, donde ya hay varias viviendas, alrededor de 60. Además, siguen construyendo. A todo esto lo administra la Sociedad San Vicente de Paul”, señaló el dirigente de Respeto. 

El exconcejal presume que el emprendimiento inmobiliario no cumple con las condiciones fijadas para la donación.

“Supongamos que Solariegas argumenta que el lucro que obtiene se utiliza para solventar el asilo y la capilla. De todos modos, aunque en la ordenanza de donación se habla de un destino específico, que es el de un hogar de mendigos, pero no se establece la posibilidad de que se usen para una actividad lucrativa”, sostuvo el edil. 

¿La ordenanza precisa el destino de esos lotes?

La ordenanza establece que la donación es concretamente para la construcción de un hogar para mendigos. Es todo lo que dice. Sin embargo, hoy en día existe un emprendimiento inmobiliario de clase media alta, porque es un barrio privado. 

Hoy en día, ¿cómo es la situación de las propiedades que están dentro de Solariegas?

Para quienes tienen casas en este barrio, todo esto también es un problema, porque la tierra sigue perteneciendo a la Sociedad San Vicente de Paul. Ellos son dueños de sus casas, pero formalmente no tienen la propiedad de la tierra. 

¿Qué tipo de presentación realizarán ante el Municipio por este caso en particular?

Queremos que la Fiscalía Municipal defina si el uso de estas tierras es o no legítimo, porque la titular de esas tierras es la Sociedad San Vicente de Paul, que es una entidad sin fines de lucro.