· · Crédito: Puntal.com.ar
El proyecto forestal fue lanzado ayer. En la oportunidad, las mamás con sus bebés concurrieron al predio donde se colocaron los primeros 23 ejemplares. El objetivo es, además, crear un nuevo pulmón verde para la ciudad.
“Un nacimiento, una nueva vida”, es el nombre del programa lanzado por la Municipalidad de Huinca Renancó, a partir del cual  por cada bebé nacido se planta un árbol.

La tarea comenzó ayer cuando un grupo de mamás con sus niños en brazos y familiares se dieron cita al encuentro pautado por la Municipalidad e iniciaron la colocación de nuevos ejemplares de árboles, que en total sumaron 23 nuevos árboles de distintas especies. Cada uno de ellos representa a un nuevo niño nacido en la ciudad entre el 1º de agosto y el 16 de octubre.

Junto a funcionarios municipales de Ambiente, se llevó a cabo la tarea en un predio ubicado al este de la localidad. 

La directora de Medio Ambiente, ingeniera Silvana Maggio, destacó la importancia de este proyecto y de la participación de los vecinos. “Fue una jornada hermosa y muy emotiva con la presencia de los bebés. Nosotros invitamos a las familias pero nunca pensamos que iban a venir también con los niños”, dijo gratamente sorprendida la funcionaria.

 En cuanto a los árboles elegidos para plantar, Maggio detalló que son especies que no se les cae la hoja y que, por su resistencia, sirven para la formación de una cortina forestal y un nuevo pulmón verde para la ciudad.

“Los papás se involucraron plantando”, precisó la directora y adelantó que ya está prevista una próxima plantación a realizarse a fines de febrero. En esa oportunidad, se contemplará a todos los niños nacidos a partir del 16 de octubre del corriente año hasta el segundo mes del año que viene.

Cabe agregar que las familias presentes también destacaron el programa y se mostraron predispuestas a este tipo de actividades tendientes a optimizar el medioambiente urbano.  

Iniciativa que se replica



Iniciativas similares se llevan a cabo en otras localidades de la provincia. Es el caso de Laguna Larga, Los Surgentes, Justiniano Posse.

Ante la destrucción de bosques autóctonos, las comunidades buscan aportar a la preservación de espacios verdes y encuentran en este tipo de iniciativas una buena alternativa, ya que además suma la voluntad de los vecinos.

Pero fue San Basilio hace más de dos décadas la pionera en esta acción, cuando desde la Municipalidad se lanzó un programa de forestación y se plantaron árboles por cada recién nacido.

Algunos de esos ejemplares aún permanecen en pie y son parte de una cortina forestal ubicada sobre ruta E86.

TEMAS:
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas