Policiales |

Retoman la búsqueda de las dos hermanas presuntamente asesinadas

Ayer, efectivos del Departamento Unidades de Alto Riesgo (DUAR) hallaron en el pozo bolsones que contenían ropa, documentación y carcasas de celulares

La policía retomó esta mañana la excavación en el pozo de agua de una vivienda de la zona noreste de la capital provincial en busca de los cuerpos de dos hermanas que presuntamente fueron asesinadas, descuartizadas y enterradas por el hijo de una de ellas y otro joven que sería su primo, de 20 y 24 años, quienes están detenidos luego de que uno de ellos confesara que había cometido un doble crimen, informaron fuentes de la investigación.

Ayer, durante la búsqueda que se lleva adelante en la vivienda situada en la calle Oscar Cabalén al 6500, del barrio Autódromo, los efectivos del Departamento Unidades de Alto Riesgo (DUAR) hallaron en el pozo bolsones que contenían ropa, documentación y carcasas de celulares, mientras que en el interior de la vivienda encontraron palas, machetes, hachas y una maza que tendría manchas de sangre.

Todos los elementos fueron remitidos a una sede pericial para ser analizados y establecer si efectivamente están manchados con sangre humana y, en ese caso, si puede ser de Esther Castro (41) y Sara Castro (39), las hermanas desaparecidas desde hace una semana.

Los bomberos policiales continuaban esta mañana con la búsqueda iniciada el pasado domingo en el viejo pozo de agua de más de 50 metros de profundidad ubicado en los fondos del domicilio de las mujeres y donde también residían los ahora detenidos, identificados por las fuentes como Ismael Castro (20) y Esteban Castro (24).

Ambos se encuentran apresados desde el domingo, cuando uno de ellos confesó que había matado, descuartizado y enterrado los cuerpos de su madre y de su tía junto al otro joven, que sería su hermano o su primo, añadieron los informantes.

La fiscal de Violencia Familiar Andrea Martín, quien está a cargo de la causa, imputó a los muchachos el delito de “doble homicidio calificado” y también ordenó la detención de una adolescente de 17 años por supuesto “encubrimiento” del hecho.

La investigación se realiza con estricto hermetismo y, según lo que se conoce por fuente vinculadas al caso, se inició cuando el pasado sábado por la tarde los dos acusados fueron interceptados por una patrulla policial cuando caminaban por la ruta de la Altas Cumbres acompañados de cuatro menores de edad.

En esas circunstancias, según las fuentes, el menor de los Castro confesó que junto al otro joven había asesinado a su mamá y a su tía.

Vecinos del barrio contaron a la prensa local que en el domicilio investigado convivían "varias personas de una misma familia", a quienes describió como "muy raras", ya que "no mantenían contacto social, vivían encerrados y aparentemente practicaban algún rito religioso extraño".