Río Cuarto | Río Cuarto | Denuncias | causa

Chasqui: la mejor recopilación, con lo más picante de la semana

“Un silencio verdaderamente ensordecedor”

Los días en la Universidad Nacional de Río Cuarto vienen siendo verdaderamente turbulentos.

En medio de un proceso electoral para renovar a las máximas autoridades de nuestra casa de altos estudios que habría ingresado en una etapa judicial (después de idas y vueltas con las habilitaciones de alguna de las listas que se presentarán a los comicios), hay un problema que promete llevarse todo por delante.

Se trata de una serie de denuncias hacia un profesor de hockey de la Universidad, por parte de un grupo de alumnas y exalumnas, quienes se acercaron a la Justicia para denunciar haber sido abusadas por esta persona (quien era nada más y nada menos que su entrenador).

Estas denuncias, que ya habían revolucionado hace algunos meses al ambiente del hockey femenino riocuartense, tomaron estado público hace un par de semanas cuando se conoció que la Justicia (por intermedio del fiscal Daniel Miralles) imputó a este profesor de hockey por “abuso sexual simple agravado por la condición de educador”.

El propio fiscal de la causa manifestó que el imputado “se abstuvo de declarar y continúa en estado de libertad mientras se sustancia la investigación”.

Si bien desde la Universidad se manifestó que se tomaron medidas para que el denunciado no tuviera contacto con los estudiantes, es muy grande el malestar de la comunidad universitaria y de las jugadoras y familias del hockey del Verde, quienes reclaman no conocer de manera oficial cuáles fueron esas medidas y les piden de manera insistente a las autoridades de la casa de altos estudios que comuniquen oficialmente cuál es la situación de este docente.

“Nunca las autoridades de la Universidad fueron claras sobre las medidas tomadas en este caso”, le dijeron al Chasqui allegados a las víctimas.

Mientras que desde adentro de la propia Universidad fueron aun más lejos: “Habría que indagar un poco en la historia política dentro de la Universidad de este profesor para saber por qué lo cuidan tanto y mantienen este silencio que verdaderamente es ensordecedor”.

“Parece que los dirigentes radicales viven en otra realidad”

“Parece que los dirigentes radicales de Río Cuarto viven en otra realidad”, se le escuchó decir en una mesa de café a un correligionario de grandes batallas en la ciudad.

¿A qué se refería el antiguo dirigente? A que el presidente del partido local, Gonzalo Losada, salió a anunciar (luego de una reunión que mantuvo con dirigentes que quieren ser la opción de la UCR para ir por la intendencia de la ciudad) que en septiembre de este año se realizarán las internas abiertas para determinar entre 5 postulantes el ganador que se quedará con el lugar de candidato a intendente del partido para el próximo año.

casa radical.jpg

Sí, no leyó mal, en medio de cinco elecciones obligatorias que habrá en el país desde el 25 de junio hasta mediados de octubre, el radicalismo riocuartense no tuvo mejor idea que sumar al calendario una más para elegir al candidato a intendente a más de 15 meses para la elección del próximo año.

Llamativa la agenda de Losada y compañía, quienes, en vez de juntarse puertas adentro del partido para definir un modelo de ciudad y una propuesta de gestión que seduzca a los votantes del imperio para tratar de arrebatarle la intendencia al PJ, se juntaron para preguntar quiénes querían ser intendentes y fijar la fecha de elecciones internas.

Otro dato llamativo fue que a la hora de levantar la mano para postularse aparecieron 5 candidatos, de los cuales 4 no superan los dos puntos en intención de voto en ninguna de las numerosas encuestas que ya circulan en la ciudad.

“Con una inflación que ronda el 100% anual, con un país que cada vez tiene más pobres y una ciudad con problemas estructurales que hay que solucionar, en el radicalismo riocuartense se preocupan por votar rápido en las elecciones internas”, argumentó incrédulo el mismo dirigente en la mesa de café.

Rápidamente otro de los comensales le retrucó: “Lo que pasa es que necesitan tiempo para ver si alguno de los que se postularon empieza a ser conocido por el común de los votantes. Lo que falta es que empiecen a aparecer carteles en la ciudad promocionando las candidaturas para el 2024”...