Desde los últimos años la cadena cárnica ha incrementado su demanda mundial y lo seguirá haciendo. A partir de allí, el agregado de valor a las distintas matrices productivas es fundamental para enfrentar los mercados nacionales e internacionales. Es por esta principal razón que desde la Universidad Nacional de Río Cuarto (UNRC) y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) apelaron a la Ley Nacional de Recuperación de Ganadería Ovina (Ley 25.422) para financiar un proyecto hacia el desarrollo de valor agregado en la cadena cárnica ovina de Córdoba.

Daniel Agüero es docente de las cátedras ‘Economía’ y ‘Comercialización de productos agropecuarios’ de la carrera de Ingeniero Agrónomo de la universidad y en diálogo con Tranquera Abierta señaló que en gran parte del país, el producto principal de la cadena es el cordero liviano. “Se trata de un producto que tiene 10 kg de carne y con una producción estacional, generalmente a fin de año, para las fiestas. Solo tres o cuatro meses del año encontramos ese producto en el mercado, luego se consigue en muy pocas oportunidades” y explicó que esta es una de las mayores debilidades de la cadena. “Lo que estamos promoviendo es generar un nuevo producto produciendo un cordero pesado, dejar de tener ese animal liviano, para pasar a un animal que por tenga 18 kilos de res como mínimo”, dijo.

Los beneficios

Desde la entidad educativa, el docente apuntó que el principal desafío es que este protocolo pueda, en primer lugar, romper con la estacionalidad para lograr más meses productivos, buscando al mismo tiempo ampliar el consumo. Adicionalmente las entidades que trabajan en este proyecto tienen firmes alineamientos de transparentar el mercado ovino. “La cadena es bastante informal, porque el productor ovino faena él mismo en su campo en la mayoría de los casos, hicimos estudios en Córdoba y determinamos que 1 de cada 4 corderos que se produce en la provincia pasa por frigorífico, por lo tanto desde las instituciones que representamos debemos promover el ordenamiento de la cadena porque así contribuimos con su transparencia para que el consumidor tenga también garantías de calidad, inocuidad y otras características”, dijo Agüero.

Aproximadamente existen poco menos de 10 mil sistemas productivos ovinos en la provincia de Córdoba con un stock de cabezas que fue creciendo considerablemente desde 2002, cuando se registraban 150 mil y hoy se supera las 400 mil. “Otra particularidad en este proyecto es que se trata de producciones familiares, es decir que la mayoría tiene menos de 100 cabezas por lo que será importante para el entramado productivo pero también para la generación de nuevos empleos como así también para potenciar el sector comercial”, añadió el docente y recordó que no existe este protocolo en otras provincias por el cual logrando un animal de al menos 20 kilos se llegaría a la posibilidad de contar con cortes de cordero en las carnicerías a un precio que se estima entre 350 y 380 pesos el kilo.

Es claro que además de la región centro y la Mesopotamia, nuestro país cuenta con la Patagonia donde el cordero es carne habitual, sin embargo aquí se presenta una ventaja más y es la gran cantidad y calidad de alimento que la zona centro puede producir para la cadena ovina, algo que para el sur es una limitante.

El financiamiento ya ha sido aprobado, asciende a un monto de 1.582.500 millones de pesos y permitirá trabajar desde la producción y manejo de 10 sistemas productivos de la zona.

La propuesta

Según el documento el trabajo se relaciona con distintos eventos científicos y tecnológicos desarrollados en la Facultad de Agronomía y Veterinaria de Universidad Nacional de Río Cuarto y la Agencia de Extensión de Coronel Moldes perteneciente al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria. Asimismo, estas instituciones junto a otras organizaciones como Federación Agraria Argentina sucursal Río Cuarto, Cooperativa de productores y artesanas del Cuarto Río y la Agencia de Extensión de Río Cuarto (INTA), conforman la mesa ovina regional.

La propuesta se enmarca en el proyecto Estrategias para el Fortalecimiento de pequeños productores ovinos en el Departamento Río Cuarto, que es financiado por la Secretaria de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación. Las actividades comprendidas en el proyecto se orientan a investigar y hacer extensión sobre las características del diseño de estrategias de diversificación y agregado de valor para mejorar la sustentabilidad de los sistemas productivos regionales. Estas innovaciones incidirán en la matriz productiva e impulsarán una redefinición en la cadena ovina provincial para mejorar la sustentabilidad en el territorio en términos económicos, sociales y ambientales.