Agro | Río Cuarto | maíz | soja

Efecto Covid-19: en Río Cuarto el valor de la producción de maíz cayó en US$ 124 millones

En el departamento San Martín, en cambio, el impacto es de apenas 19 millones de dólares. Es parte de un trabajo que realizó la Bolsa de Cereales de Córdoba para Tranquera Abierta. En el caso de la soja, el efecto de la pandemia es de 48 y 11 millones de dólares respectivamente

El paso del coronavirus podría dar la sensación de que no tuvo un impacto económico sobre el campo porque la actividad agropecuaria no sufrió la parálisis de otras ramas y además, más allá de las dificultades de logística y de tránsito que hubo en varios puntos del país, la cosecha gruesa siguió adelante con buen ritmo.

Sin embargo, un informe publicado en este suplemento la semana pasada mostró cómo el resultado económico final de los distintos planteos terminó siendo alcanzado también por la pandemia.

La Bolsa de Cereales de Córdoba hizo una comparación de cuánto iba a valer la cosechade soja y maíz cordobesa antes de la cuarentena y cuánto ahora. La diferencia fue de 660 millones de dólares. Pero a su vez, muchos departamentos de la provincia pasaron a tener rentabilidad negativa.

“La pandemia del COVID-19 ha afectado a la economía mundial y también ha dejado sus secuelas en el sector agrícola de Córdoba. Sumado a un contexto internacional que mantenía los precios de los granos en niveles relativamente bajos, esta pandemia no ha hecho más que profundizar dicha situación”, explicó el estudio.

En este contexto, se estima que la pérdida en el valor bruto de la producción de la provincia, ocasionada por la baja de los precios que causó la crisis, es de US$ 246 millones para la soja y US$ 414 millones para el maíz.

A nivel del productor, la rentabilidad promedio se redujo severamente. Frente a ese panorama general, la situación de los productores del departamento Río Cuarto y general San Martín no es mucho mejor, aunque en el primero de ellos el impacto es mucho más importante.

Según la misma Bolsa, el departamento Río Cuarto iba a tener antes de la llegada del Covid-19 un valor bruto de la producción de soja de 690 millones de dólares. Pero ahora esa cifra se recortó a 650 millones. Es decir que en apenas un puñado de meses al departamento se le escaparon ingresos por 40 millones de dólares sólo por la oleaginosa y manteniendo el mismo resultado productivo.

En el caso del maíz la diferencia es aún más dramática debido a que, según el mismo cálculo de la Bolsa, el valor bruto de la producción iba a ser de 1.037 millones de dólares debido a que Río Cuarto es el principal productor no sólo a nivel provincial sino también nacional. Ahora esa cifra se redujo a 912 millones de dólares, alcanzando una brecha de 124 millones de dólares.

Al tomar el ingreso bruto de los productores del departamento Río Cuarto en soja, el efecto coronavirus le significará una merma de 48 millones de dólares debido a que pasó de 470 a 422 millones. Para el maíz, es de 117 millones de dólares, debido a que se redujo desde los 880 a los 763 millones.

Para el departamento San Martín no se advierten cambios en la tendencia general, pero sí en la profundidad de la pérdida porque es mucho menor. Volviendo sobre el cálculo del valor bruto la producción de soja, pasó de 162 millones de dólares a 152 millones, lo que implica un recorte de “tan solo” US$ 10 millones.

Para el maíz, San Martín tenía previsto una producción de 169 millones de dólares y se redujo a 147 millones, concretando un retroceso de US$ 22 millones.

En el ingreso bruto de los productores pasó de 110 millones de dólares a US$ 99 millones, mientras que en el del maíz se recortó de 140 millones de dólares a US$ 121 millones.

De este modo, la diferencia en el valor bruto de la producción del departamento San Martín por el efecto del coronavirus alcanza los 30 millones de dólares, mientras que para Río Cuarto la cifra asciende a los US$ 164 millones. La brecha entre ambos departamentos reside básicamente en la relevancia productiva, especialmente en el caso del maíz, en donde además el retroceso de la cotización tomando lo esperado en enero y lo producido ahora fue más grande aún.

La Bolsa recordó que en la provincia se pasó de 4 departamentos con rentabilidad negativa a 12 departamentos en el caso de la soja de primera, y pasar de 8 departamentos con resultado negativo a 10 en el planteo combinado con trigo.