Provinciales | Río Cuarto | brote | Río

"Se analiza todo el tiempo cerrar o no la circulación de personas"

Diego Almada, coordinador sanitario del COE Central, dijo que la ciudad es el mayor desafío que tienen

La situación epidemiológica de Río Cuarto concentra hoy la atención sanitaria en la provincia por la cantidad de contagios y las características de la ciudad. Esa combinación de factores hace que para el COE Central, la contención del brote en la ciudad sea el mayor desafío al que se hayan enfrentado en el marco de la pandemia.

Así lo manifestó ayer Diego Almada, coordinador sanitario de ese organismo, quien destacó además que hay una batería de acciones que se están llevando adelante y que la posibilidad de paralizar más la actividad habilitada en Río Cuarto “está en constante consideración de las autoridades sanitarias”.

El especialista habló ayer con el programa Buen Día Río Cuarto, que se emite por el 91.9, y subrayó: “Nos preocupa la situación sanitaria y epidemiológica de la región. Es el brote más importante que está teniendo la provincia desde el inicio de la pandemia, con más de 1.500 personas afectadas en todo el corredor”.

Y agregó: “Redoblamos los esfuerzos y venimos a colaborar con un grupo de personas que tienen un ejercicio, una dinámica y una ‘expertise’ en el manejo de estas situaciones por su participación en los distintos brotes que venimos enfrentando. La particularidad de Río Cuarto es que es una ciudad mucho más grande que las que venimos viendo en el interior. Eran hasta aquí localidades de 20 o 30 mil habitantes, pero acá sabemos que es un escenario mucho más grande y con una fase de la enfermedad en la que está la mayoría de las actividades liberadas, hay mucha movilidad de gente y eso dificulta aún más la posibilidad de enfrentar con todos los recursos la pandemia”, señaló Almada.

-¿Pero se pueden cerrar las actividades por el brote?

-Lo manifestó el ministro Cardozo y la decisión de paralizar la actividad tiene que ver con una serie de aspectos que no solamente están relacionados con lo epidemiológico, sino también con lo social y la evolución de la enfermedad. En este momento se hacen evaluaciones, se aplica un plan para seguir los pacientes, se sistematizó la acción de búsqueda y evaluamos permanentemente; está en constante consideración de las autoridades sanitarias esa posibilidad. De hecho, cuando hizo falta una intervención en ese sentido lo hicimos, o se sugirió. Trabajamos con el Municipio y los equipos técnicos para evaluar esa posibilidad. Por el momento, estamos aplicando una serie de estrategias que tienen que ver con la integración sanitaria, con trabajar de manera conjunta con todos los actores sociales y de involucrar a la sociedad con todo lo relacionado a la responsabilidad individual y social.

-¿Qué implica Río Cuarto hoy?

-Este es un gran desafío porque eso lo hicimos en comunidades pequeñas. Incluso en algunos lugares con fases que incluían menor movilidad de gente. Hay que insistir a la gente con que no salga, salvo para cosas esenciales. No hay que subestimar a esta enfermedad. Y hay que mantener el distanciamiento social, el uso del barbijo y el lavado de manos.

-¿Cuánto puede durar el brote?

-En promedio tiene tres ciclos de enfermedad y cada uno dura unos 14 días. Hablamos de 6 semanas. El gran desafío es que no haya rebrotes dentro del mismo brote. Cuando uno tiene a la población identificada y se cumplen los aislamientos, difícilmente se prolongue la enfermedad. Pero muchas personas no cumplen con este aislamiento y eso complica la situación, sobre todo en una ciudad de la magnitud de Río Cuarto.

-¿Y en qué momento estamos de ese período?

-Estamos transitando la tercera semana de evolución y esperaría que el período más crítico de este brote se esté dando en esta semana, en que aparecen las complicaciones de las personas enfermas, y esperamos que en 21 días esto comience a superarse.