Debe tratarse en Córdoba durante dos meses y necesitan ayuda para los gastos de estadía. Mauricio Knispel, su padre, relató que lo llevaron al médico por un dolor de garganta y allí le diagnosticaron la afección
Familiares y amigos de Tomás Knispel, un niño de 7 años al que le detectaron leucemia mielítica,  lanzaron una cruzada solidaria para ayudar a solventar los gastos relacionados con su tratamiento en una clínica de Córdoba. Está en aislamiento y debe quedarse internado por dos meses, mientras empieza con la quimioterapia. La familia busca ayuda para poder acompañarlo durante todo ese tiempo. 

Tomás Knispel, de 7 años, fue al médico la semana pasada por lo que creían era una infección de garganta, pero se encontraron con un diagnóstico mucho más grave: leucemia mielítica.

La familia Knispel recibe ayuda en su caja de ahorro del Banco de la Provincia de Córdoba nº: 30213775207

CBU: 0200302111000013775276 







“Lo llevamos al médico por unos ganglios inflamados que él tenía en la garganta. Pero le terminaron diagnosticando leucemia y en la clínica a la que lo llevamos no tratan esa enfermedad”, comentó Mauricio, el papá.

Estudios complementarios

De todas formas, le van a practicar estudios complementarios sobre el diagnóstico inicial de leucemia mielítica. 

Después de darles el diagnóstico, los médicos derivaron a  Tomás a Córdoba. Los padres relataron que en la ciudad no hay abordaje para la leucemia mielítica, considerada como uno de los tipos más graves. 

En diálogo con este matutino, Mauricio, el papá de Tomás, dio algunos detalles del tratamiento. En este sentido, puntualizó que, según los médicos, tiene un 60 por ciento de probabilidades de éxito.

Empezó la quimio

“Empezó con  una quimioterapia leve, porque el lunes le colocaron el catéter y sangró mucho. Por eso, le tuvieron que poner plaquetas. Una vez que se estabilice van a empezar con la quimioterapia más fuerte, que es relativamente más agresiva. Hasta ahora, sólo le han aplicado la quimio más suave y medicación vía oral”, precisó. 

¿Cómo sigue ahora el tratamiento?

Mi señora tiene que estar con Tomás sí o sí durante dos meses. Y él debe estar en una habitación aislada. Durante ese tiempo, no puede recibir visitas ni contacto con la gente. Los fines de semana yo viajo a Córdoba para que mi señora pueda descansar. 

¿Cómo se arreglan mientras tanto?

Mientras tanto, yo tengo que trabajar, porque en este contexto no lo puedo descuidar bajo ningún concepto. Además, tenemos un nene de 6 años, que ahora está al cuidado de su tía. De todas formas, la plata no nos alcanza, porque no estaba en los planes de nadie. Nos desequilibró desde lo emocional pero también desde lo económico. No era la idea pedir ayuda. Siempre hemos trabajado y, si bien nunca nos sobró dinero, tampoco nos faltó. Sabemos que la sociedad de Río Cuarto es muy solidaria cuando se trata de ayudar al otro.

“Él está muy bien”

¿Cómo está anímicamente Tomás?


Por suerte, él está muy bien de ánimo. Si lo ves no te imaginás que tiene leucemia, porque está fuerte y no parece decaído, ni mucho menos. En este sentido, él está bárbaro. 

Uno imagina que esto los tomó por sorpresa, con lo cual debieron asimilar la noticia y rearmarse.

Nunca nos imaginamos que Tomás podía tener este tipo de enfermedad. Lo llevamos al médico porque creíamos que era un dolor de garganta y la verdad es que el diagnóstico que nos dieron nos partió al medio. 

¿En ningún momento Tomás tuvo algún síntoma que los hizo sospechar?

Nada nos hacía pensar que podía tener esta enfermedad. Él ha tenido enfermedades leves, como cualquier chico de su edad, como por ejemplo gripe o bronquitis, pero nada más. Nunca tuvo nada grave. 

TEMAS: solidaridad
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas