Río Cuarto | Rosa Sabena | Gonzalo Gambero | bebé sacudido

Rosa Sabena dijo que a Gambero le pedían "mucho dinero" para seguir libre

La abogada sostuvo que a su defendido le ofrecieron un acuerdo de prisión en suspenso, pero debía declararse culpable y pagar una cuantiosa suma. Indicó que se lo propuso el fiscal Miralles al padre del acusado en la causa

Rosa Sabena, abogada de Gonzalo Gambero en la causa por la muerte de su pequeño hijo en agosto de 2017, sostuvo que a su defendido le reclamaban “mucho dinero” a cambio de seguir en libertad. Gambero es el único imputado en lo que se presume sería un caso del “síndrome del bebé sacudido”, una causa que el fiscal de instrucción Daniel Miralles elevó recientemente a juicio. En línea con lo que el propio acusado expresó ayer a Puntal, la letrada detalló que ya puso en conocimiento del Fiscal General de la Provincia de lo que define como un episodio de extorsión, y reveló detalles que hasta ahora no habían trascendido. Sobre todo, el componente económico que habría como trasfondo.

“Ratifico cada una de las palabras que dijo Gonzalo Gambero. Es verdad, lamentablemente. Anoticié de esta situación al Fiscal General de la Provincia, antes de que esto saliera a los medios. Me parecía que debía tratarse desde la cúpula más alta de los fiscales, para que vieran lo que estaba sucediendo. Yo lo vengo sufriendo desde hace 14 años a todo este tipo de extorsiones, complicidades y demás”, manifestó Sabena.

Anoticié de esta situación al Fiscal General de la Provincia, antes de que esto saliera a los medios. Me parecía que debía tratarse desde la cúpula más alta de los fiscales, para que vieran lo que estaba sucediendo. Yo lo vengo sufriendo desde hace 14 años a todo este tipo de extorsiones, complicidades y demás Anoticié de esta situación al Fiscal General de la Provincia, antes de que esto saliera a los medios. Me parecía que debía tratarse desde la cúpula más alta de los fiscales, para que vieran lo que estaba sucediendo. Yo lo vengo sufriendo desde hace 14 años a todo este tipo de extorsiones, complicidades y demás

“El señor Gambero padre vino un día y me comentó que había recibido una llamada del exfiscal general de la Provincia, Darío Vezzaro, donde le dice que quiere comunicarse con él -y después lo hace. Al señor le llama la atención y lo graba”, agregó.

Apartar a la abogada

En el mismo sentido, Sabena detalló que “la propuesta es que me tiene que apartar a mí del caso, que se tiene que declarar culpable, que él le va a arreglar la situación de esa manera, que va a terminar siendo un homicidio culposo -es decir que va a seguir en libertad- y que se termina la causa. Pero que esto sale mucho dinero”.

¿Qué relación tiene su defendido con Vezzaro?

Vezzaro fue abogado, junto con Valdivieso, de Gambero. Entonces, quien pagaba era Claudio Gambero, el padre de Gonzalo, mi defendido, que no tiene tantos medios. Menos ahora, que está desempleado. Vienen y me comunican a mí, a lo cual yo les digo que no me parece justo. Primero porque Gonzalo es inocente, sino yo no estaría en esta causa, si no tuviera la certeza de su inocencia, habiendo un niño muerto. Ellos se mantuvieron firmes en que no lo iban a permitir de ninguna manera. Él me pide que vaya a Córdoba, que le habló el fiscal Miralles diciéndole que ésta era la solución para arreglarle la causa a Gonzalo Gambero. Yo les expliqué que no había que hacer ningún arreglo: el fiscal tiene que dictar el sobreseimiento o, si cree que hay pruebas, tiene que elevar la causa a juicio. En contra de las tres personas que estuvieron ese día con el niño; la madre, la niñera y Gambero. Como no prosperó, como él no fue, mandó a mi colega, la doctora Mabel Dagatti -amiga de Mirallles- a mi estudio. Aquí tengo cámaras que graban audio y video. Ella m dijo que venía de parte del doctor Miralles a hacerme la misma propuesta: que yo me tenía que apartar de la causa, para que lo nombraran nuevamente a Darío Vezzaro como abogado y que Gambero se tenía que declarar culpable para quedar en libertad. Pero que esto tenía un costo importante de dinero. Yo le dije que era una vergüenza.

¿Por qué quieren sacarla de la causa el fiscal?

La razón es muy sencilla, y es que yo siempre lucho por la verdad y no me presto a este tipo de arreglos. Si Gambero es culpable, que lo demuestren en el juicio. Y si es inocente, no hay motivo para que tenga que pagar y que le fabriquen un sobreseimiento o una prisión en suspenso.

¿Lo denunciaron? ¿Quién debe investigar?

Cuando vieron que no se dejaba extorsionar -porque esto es una extorsión- yo les dije que, como abogada y al tomar conocimiento de un delito, yo lo tengo que denunciar formalmente donde corresponde. Entonces, yo hablé a la Fiscalía General y pedí una audiencia con el fiscal Delgado. Y le anticipé qué se trataba. Yo le dije que esto se debía solucionar institucionalmente. Que debían actuar ellos, porque estaban sosteniendo a un fiscal -que decide sobre los destinos, la vida y la libertad de las personas- que está coaccionando y está extorsionando a las personas para sacarle dinero. Entonces, queda libre quien tiene dinero, y el que no lo tiene va a la cárcel. Nunca me contestaron, ni me dieron una audiencia. Y Gambero decidió hacer la denuncia. Y justo el fiscal Miralles hace la elevación a juicio de la causa, con la peor calificación, la originaria. Si él ponía mucho dinero, iba a tener un homicidio culposo, es decir que quedaba con prisión en suspenso.

Intermediación

Por su parte, la abogada Mabel Dagatti, que tenía una relación de amistad con Miralles, ratificó los dichos de su colega y dio algunos detalles de los términos en los que habló con el magistrado en aquella oportunidad.

“El fiscal consideraba que Rosa no era apta para la defensa. Como me conoce, me dijo que le diga a Rosa que hablara con Vezzaro, que era más avezado en derecho penal. No me animé a decírselo directamente, entonces busqué la manera y le dije que los empleados me comentaron que había un resultado adverso en contra de Gambero”.

El fiscal consideraba que Rosa no era apta para la defensa. Como me conoce, me dijo que le diga a Rosa que hablara con Vezzaro, que era más avezado en derecho penal. No me animé a decírselo directamente, entonces busqué la manera y le dije que los empleados me comentaron que había un resultado adverso en contra de Gambero El fiscal consideraba que Rosa no era apta para la defensa. Como me conoce, me dijo que le diga a Rosa que hablara con Vezzaro, que era más avezado en derecho penal. No me animé a decírselo directamente, entonces busqué la manera y le dije que los empleados me comentaron que había un resultado adverso en contra de Gambero

Y agregó: “Al otro día, Rosa me llamó. Se había dado cuenta que no eran los empleados los que habían hablado conmigo, sino Miralles. Después, ella me contó que Vezzaro habló con Claudio Gambero, porque lo habían llamado del Juzgado de Instrucción”.

Dagatti explicó que su único vínculo con Gambero es que se lo presentó a Rosa Sabena como cliente.